• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Utilizan personas armadas contra los trabajadores

El Ministerio de Ciencia y Tecnología prohibió las protestas laborales en todas sus dependencias, dijo el dirigente Servando Carbone

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los sindicatos del Ministerio de Ciencia y Tecnología y los 60 órganos adscritos denunciaron la persecución laboral que llegó a su máxima expresión el martes, cuando tres personas armadas impidieron el acceso al despacho de la dirigencia sindical y de los trabajadores que intentaban entregar un escrito con los reclamos sobre incumplimientos laborales.

En la asamblea de empleados, realizada ayer en la sede del organismo en Caracas, Servando Carbone, dirigente del sindicato del Instituto de Ingeniería, informó que el personal de seguridad de la institución mostró también armas de fuego en otra actividad pacífica de los trabajadores para exigir el respeto de los compromisos contractuales.

“Rechazamos esta acción fascista para amedrentar a los trabajadores en su justa lucha”, dijo el también coordinador de la central obrera oficialista Unión Nacional de Trabajadores, Unete. Agregó que las autoridades del despacho de Ciencia y Tecnología amenazaron, además, con enviarles “brigadas de choque con los círculos bolivarianos y otros colectivos como los Tupamaros y Redes”.

Carbone pidió al presidente Hugo Chávez que intervenga contra este tipo de hechos y exigió la destitución del jefe de seguridad y de la directora de Recursos Humanos del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

El dirigente de la Unete informó que la Inspectoría del Ministerio del Trabajo objetó ha ce un mes la introducción del pliego de peticiones, en el cual los representantes sindicales plantean la discusión del contrato colectivo y la cancelación de beneficios socioeconómicos pendientes.

“El inspector indicó que sería difícil porque el ministro Jorge Arreaza es el yerno del presidente Chávez”, dijo Carbone, que acusa a los “tecnoburócratas contrarrevolucionarios” de aplicar el terrorismo laboral a 12.500 trabajadores, que demandan respeto para las condiciones y el medio ambiente de trabajo.

 “A tres semanas de las elecciones presidenciales cambiaron la empresa expendedora del ticket alimentación sin consultar con la dirigencia sindical ni los trabajadores”, agregó. También aseguró que los actuales directivos del despacho de Ciencia y Tecnología modificaron la visión del ministerio de desarrollar la ciencia y la tecnología en beneficio del pueblo por la de “hacer negocios para lucrarse”.

El sindicalista responsabiliza a la “tecnoburocracia” de los numerosos conflictos obreros que hay en el país entre los que mencionó Petrocasa, cuyos trabajadores fueron agredidos por la Guardia Nacional en una protesta hace un par de meses, Monaca, Agropatria y Café de Venezuela.

También señaló las situaciones conflictivas en Sidetur, Ferrominera del Orinoco, Carbones del Guasare y la Guajira, Hospital Coromoto, los aeropuertos nacionales, los peajes, ministerio de Relaciones Interiores, el sector salud y farmacéutico, Cantv, Mitsubishi y CVG Venalum.