• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Uso mis dones para ganar más y mejorar mi calidad de vida”

Leonardo Briceño afirma que si se dedicara solo tarología y a la astrología ganaría más que con su trabajo formal | Foto Leonardo Guzmán

Leonardo Briceño afirma que si se dedicara solo tarología y a la astrología ganaría más que con su trabajo formal | Foto Leonardo Guzmán

Leonardo Briceño es diseñador gráfico en una empresa y se dedica a interpretar las cartas del tarot  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Leonardo Briceño ha podido incrementar sus ingresos mensuales, gracias a la facultad para interpretar las 22 cartas míticas del tarot. Tiene 26 años de edad, es soltero y se desempeña como diseñador gráfico. Devenga un poco más de un salario mínimo en la empresa privada para la que trabaja durante 6 horas todos los días.

“Sumo el salario mínimo que gano más el ticket de alimentación y me da 5.602,78 bolívares. Aunque trabajo un fin de semana al mes, este pago adicional no incrementa de forma significativa mi salario”, señaló

Este ingreso no le alcanza para cubrir sus necesidades, ni para pensar en comprar un vehículo o emanciparse. “No me queda otra opción que rebuscarme para mejorar mi calidad de vida y alcanzar metas”, dijo.

Relató que comenzó a realizar la actividad para poner en práctica sus dones y como un ejercicio para su creatividad, con el fin de ayudar a quien lo necesitaba. Poco a poco su talento para la adivinación y su formación en psicología es lo que le ha permitido ofrecer una visión más amplia de la información que está interpretando. Hizo que el número de consultas personales se incrementara hasta convertirse en una fuente de ingresos que le ayuda a pagar sus teléfonos, la televisión por cable, la luz y algún antojo.

Leonardo vive con sus padres porque sus posibilidades de adquirir una vivienda propia son inexistentes en el corto plazo. Ejerce la adivinación en un consultorio improvisado en la sala de su casa. Durante las horas de la mañana atiende a los consultantes, previa cita, antes de partir a su trabajo formal. En casos especiales, visita a la persona interesada durante la noche para no ausentarse de la oficina que sigue representando su principal salario.

Los sábados recibe hasta 10 personas en sesiones de una hora. “Gano aproximadamente 2.500 bolívares al mes, es decir 40% del salario que percibo por el ejercicio de mi profesión formal”, aseguró.

Leonardo difunde información a través de las redes sociales para darse a conocer. “El boca a boca y las buenas referencias de mis clientes también me han sumado consultantes”, aseguró.


Cierta estabilidad. El joven profesional del diseño ya pertenece a una asociación sin fines de lucro llamada Cátedra Miguelino Celestialista, que tiene más de 70 años de trayectoria.

Trimestralmente organiza junto con su maestro guía una convivencia en la que el interesado paga 600 bolívares por el costo del boleto del viaje. Durante un día le proveen techo, cama y la oportunidad de consultar sus dudas espirituales. Asisten entre 100 y 150 personas.

Los Miguelinos cuentan con  6 maestros y cada uno tiene 300 personas con dones y de ellos 25 atienden a los participantes, según su disponibilidad.

Esta convivencia les genera contacto con numerosas personas que se convierten en potenciales clientes particulares. Leonardo expresó que se prepara durante una semana para la convivencia. “Tengo que comer sano y orar, es una suerte de retiro espiritual”, declaró.

Contó que desea estudiar una especialización en Diseño Gráfico, pero no puede pagar el costo de la matrícula y el semestre en la institución educativa privada.

También le gusta asistir a un gimnasio reconocido para mantenerse en forma y saludable. Sin embargo, tuvo que retirarse e inscribirse en uno más modesto que sí podía costear.

Para este joven el trabajo formal representa cierta estabilidad, la certeza de un ingreso quincenal, contar con un seguro en caso de algún percance de salud y además tener un ticket de alimentación que en algo alivia la carga. Además gana experiencia profesional y fortalece su currículum vitae. 

No obstante, esto no es suficiente para vivir con la alta inflación que hay en el país.

Reveló que si se dedicara de lleno a la tarología y a la astrología ganaría más que con su trabajo formal, pero desea crecer y desarrollarse en su profesión.


Aumentan las consultas
Al diseñador gráfico, Leonardo Briceño, también lo buscan para que a través de la carta astral le diga a los interesados la suerte que le deparan los astros en el amor, los negocios o la salud.

Otra actividad a través de la cual suma consultantes e ingresos son los viajes semestrales que organiza a la montaña de Sorte en Yaracuy. Relató que las personas pagan una colaboración por el monto que deseen y los ingresos se invierten en la compras de velas, cuya búsqueda requiere de mucho tiempo, ramas, esencias e incienso.

“La semana siguiente al viaje el número de consultas se incrementa de forma exponencial con la gente que capto en la convivencia. Los ingresos aumentan 50% en relación a un mes regular. La gente quiere hacerse limpiezas, baños y consultas de cierre o inicio de año”, aseguró.