• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Turbinas de Guri operarán en 2016

Represa de Guri | Foto: Saúl Rondón

Represa de Guri | Foto: Saúl Rondón

Las fallas en Corpoelec han frenado los desembolsos del préstamo que otorgó el BID para la rehabilitación de los equipos de generación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Banco Interamericano de Desarrollo en su informe de diciembre de 2012 advierte sobre el préstamo otorgado al Gobierno para la rehabilitación de seis unidades de la represa de Gurí, que el proyecto será completado en el año 2016.
El reporte financiero del BID al 31 de enero de 2013 señala que no se ha realizado ningún desembolso del préstamo de 700 millones de dólares que el organismo aprobó en octubre de 2010, pero en cambio el Ejecutivo venezolano ha debido erogar 3,1 millones de dólares por concepto de intereses.
Fuentes vinculadas a la Corporación Eléctrica Nacional dijeron que parte del retraso está vinculado a las propias demoras que tiene la compañía en cumplimiento con la parte que le corresponde para la rehabilitación de las turbinas, y también por la indefinición del Ministerio de Planificación y Finanzas en lo que respecta a los recursos que debe aportar directamente el Gobierno, que alcanzan 609 millones de dólares.
El nuevo cronograma indica que será en 2014 cuando se ponga en marcha una de las unidades de las seis previstas para rehabilitar, en 2015 entrarían otras dos y finalmente dentro de tres años se pondrán en funcionamiento las tres restantes.
Esto implica 1.215 megavatios que no están operativos. Técnicos de Corpoelec temen que el actual cronograma se tenga que alargar por más años si la empresa no agiliza las obras que le corresponde antes del próximo monitoreo que realicen técnicos del BID.
Otro aspecto que genera temor sobre el proyecto se refiere a que la parte en bolívares, relacionada con la mano de obra y compra de insumos nacionales, se incremente porque los cálculos se hicieron a una tasa de cambio inferior a la vigente desde el pasado miércoles de 6,30 bolívares por dólar y por las presiones inflacionarias que genera en el país la reciente devaluación.