• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Transparencia propone que nueva Asamblea apruebe otro presupuesto

Mercedes De Freitas afirmó que un presupuesto transparente debe incluir los fondos extrapresupuestarios | Foto Archivo El Nacional

Mercedes De Freitas afirmó que un presupuesto transparente debe incluir los fondos extrapresupuestarios | Foto Archivo El Nacional

Asegura que la ley es confusa y crea desconfianza por las dificultades para hacerle seguimiento al uso de los recursos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Transparencia Venezuela propuso que la nueva Asamblea Nacional, que se juramentará en enero de 2016, apruebe un nuevo presupuesto para la nación, ya que el proyecto de ley actual no contempla las prioridades del país ni la dirección en el manejo de recursos para superar la crisis.

Mercedes de Freitas, directora de la organización, señaló que el presupuesto presentando por el ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, “crea desconfianza por las dificultades que tiene para hacerle seguimiento al uso de los recursos en procura de la transparencia y evitar corrupción”.

Indicó que el presupuesto es confuso y desordenado. “Dividen ministerios o crean corporaciones y fundaciones y distribuyen las responsabilidades sin un orden aparente año a año. Es muy difícil conocer si realmente cada ente está cumpliendo con las metas con las que se ha comprometido”. Agregó que los supuestos económicos en el proyecto de ley no reflejan la realidad del país, especialmente con el cálculo inflacionario proyectado en 60%.

Según el estudio elaborado por Transparencia, en el presupuesto 2016 se solicitaron 70,7 millardos de bolívares para las empresas públicas, una cifra que es 85% menos que lo requerido en 2015, cuando llegó a 162,5 millardos de bolívares (incluido créditos adicionales). Esos recursos no están destinados a inversión sino a pago de gastos y nómina, y no se especifica para cuáles empresas del Estados irán, dijo. “Necesitamos que se presente toda la información de estas empresas como número de empleados, cuál es el aporte a la República y por cual tipo de impuesto se realiza tal aporte”.

También se refirió  a los recursos destinados a los servicios de agua  aprobados para Hidroven, Hidrollanos, Hidroandes, Hidropaez y que para el próximo año experimentaron una caída de 75%, al pasar de 1,2 millardos de bolívares en 2015 a 1,8 millardos en 2016.

En el caso del sector eléctrico el monto presupuestado para 2016 baja 88%, al variar de 41,4 millardos a 14,5 millardos de bolívares.

Opacidad. Transparencia Venezuela presentó otros elementos que muestran la opacidad en el manejo de los recursos. Mencionó que en el proyecto de ley aparece la Fundación Barrio Nuevo, Barrio Tricolor, pero los principales constructores de la Misión Vivienda son la Corporación Barrio Nuevo, Barrio Tricolor y la Inmobiliaria Nacional que no aparecen en el presupuesto (son empresas del Estado).

Apuntó que el Fondo Simón Bolívar se nutre de la banca, pero la ejecución de sus recursos es discrecional por ser una sociedad mercantil, por lo que no figura en el proyecto de ley de presupuesto. Añadió que los cambios de nombres y el uso de otros similares para instituciones diferentes confunden a los ciudadanos.

De Freitas señaló que la manera de construir un presupuesto transparente requiere incorporar los fondos extrapresupuestarios. “Ejemplo de ello son los gastos por pagos de nóminas. Si se sabe la cantidad de funcionarios públicos que existen por qué no se aprueba la partida de sueldos y salarios y así se tiene menos incertidumbre”.

EL DATO
La ley de presupuesto dispone de 212,8 millardos de bolívares para educación, monto que representa una caída de 123,7% con respecto a 2015, cuando sumó 330,04 millardos de bolívares, sin contar los créditos adicionales. En salud se disponen de 109,03 millardos de bolívares que significa una reducción de 8,45% con respecto a los 119,1 millardos de bolívares de este año. En seguridad social, el monto presupuestado es de 237,4 millardos de bolívares, 161,7% más si se compara con los 90,7 millardos de bolívares que fueron aprobados en la ley de 2015.