• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Transnacionales piden tasa del Sicad II para tarjetas de crédito extranjeras

A los turistas extranjeros les resulta costoso utilizar la tarjeta de sus países en Venezuela y hay retraso en permitir transacciones en efectivo | Foto Archivo El Nacional

A los turistas extranjeros les resulta costoso utilizar la tarjeta de sus países en Venezuela y hay retraso en permitir transacciones en efectivo | Foto Archivo El Nacional

La paridad de 6,30 bolívares por dólar resulta costosa para funcionario de embajadas y consulados en Venezuela, y hay retraso en abrir nueva paridad a turistas foráneos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los representantes de empresas transnacionales, al igual que miembros de embajadas y consulados establecidos en el país, les han planteado a funcionarios del Ministerio de Petróleo y Minería y de la Cancillería que les resulta costoso seguir funcionando con la tasa de cambio de 6,30 bolívares por dólar, por lo que han solicitado una revisión sobre lo oneroso de las tarjetas de crédito extranjeras en el país.

El planteamiento también se ha hecho por razones de inseguridad porque en muchos casos hay gerentes de transnacionales que vienen por pocos días a Venezuela y optan por hacer transacciones en el mercado paralelo o negro para ahorrarse gastos, pero con un alto riesgo al momento de realizar la operación.

La propuesta en concreto ha sido que esas transacciones se puedan realizar a la tasa del Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, el Sicad II, y de esa manera tener un registro legal que permita justificarlo ante sus respectivos gobiernos o empresas.

En algunos casos la normativa legal, o de las empresas, restringe que algunos gastos de representación, como el pago de un restaurante, hotel o reparación de un vehículo de alguna dependencia diplomática, se coticen a la tasa del Sicad II, sobre todo cuando se utiliza la tarjeta de crédito emitida por un banco extranjero.

La apreciación de la tasa oficial ha obligado a ejecutivos que vienen por poco tiempo al país, e incluso extranjeros, a tener que recurrir al mercado paralelo para obtener bolívares en efectivo y de esa manera no incurrir en elevados gastos cuando la transacción se calcula a dólares o euros.

Igual ocurre con los turistas extranjeros que les resulta costoso utilizar la tarjeta de sus países en Venezuela y hay retraso en permitir transacciones en efectivo.

Un estudio reciente de la Unidad de Inteligencia de la revista The Economist señalaba que Caracas podía ser la ciudad más cara y más barata del mundo al mismo tiempo. Para un extranjero una cena a la tasa de 6,30 bolívares por dólar puede hacer que una cena en cualquier restaurante venezolano sea más elevada que la factura de uno de los restaurantes más lujosos en Nueva York, París o Tokio. En cambio, si se utiliza la paridad que marca el Sicad II y mucho más el mercado paralelo, esa misma cena en Venezuela pasa a ser bastante económica cuando se calcula en dólares o euros.