• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Trabajadores llegan a noviembre con utilidades comprometidas

El dinero se va muy rápido de los bolsillos |Foto vía: 3.bp.blogspot

El dinero se va muy rápido de los bolsillos |Foto vía: 3.bp.blogspot

Incurren en altas deudas durante el año y dedican la bonificación a bajar los compromisos. Expertos consideran que el consumo en diciembre será más irracional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La elevada inflación y el rezago en los aumentos de sueldo de los profesionales y empleados medios han reducido el poder de compra de las utilidades. Este año, un asalariado que devengue aproximadamente 10.000 bolívares y reciba 3 meses de bonificación percibirá alrededor de 30.000 bolívares para el fin de año. “Eso se te va en un teléfono”, dijo Henkel García, especialista en finanzas personales de la firma Econométrica.

Anteriormente, la gente esperaba las utilidades para hacer remodelaciones, equipar la casa o emprender algún proyecto, que siguen siendo buenas opciones pero el problema es que las distorsiones en los precios agotan las posibilidades de inversión de los salarios medios. “Para que las utilidades rindan para algo se debe ganar más de 20.000 bolívares al mes”.

Muchos trabajadores ya tienen su bonificación apartada para el pago de deudas, renovación de pólizas de seguro o las cuotas de los colegios de los niños. “Llegan a noviembre con las utilidades comprometidas”, indicó Asdrúbal Rivas, economista de Kapital Consultores.

García afirmó que los asalariados han sido los más perjudicados por la situación económica. Además del efecto de la inflación que probablemente supere 50% este año, el ritmo de aumento de los sueldos medios no ha sido igual que el del salario básico.

“Quienes antes ganaban 7 u 8 veces el sueldo mínimo, ahora ganan entre 2 y 3 veces ese monto teniendo el mismo cargo”, dijo. Añadió que desde 1998 los profesionales han visto su poder de compra caer un acumulado de 30%.

Endeudarse para ahorrar. Si en algo coinciden los especialistas es en que no es un buen negocio dejar las utilidades en bolívares, y la gente lo sabe. García señaló que las personas que decidieron guardar sus utilidades el año pasado, hoy perdieron 25% de su valor.

Rivas indicó que ante una economía tan inflacionaria como la venezolana, contraer altas deudas con la banca, amigos o familiares no es mal visto. Por el contrario, es considerado un mecanismo de ahorro. “Si una persona ahorra para hacer remodelaciones, para cuando tenga el dinero ya todo subió de precio, por lo que decide comprometerse a principios de año para adelantarse. Entonces, la porción del ingreso que se dedica al ahorro se destina al pago de deudas”.

Es un fenómeno atípico en finanzas personales. Endeudamientos que representan alrededor de 60% del ingreso no son negativos siempre y cuando se haya acudido a él para adquirir bienes productivos o que contribuyan a mantener el poder adquisitivo. La teoría recomienda dirigir al pago de compromisos 30% del ingreso. Los asalariados optan por invertir sus utilidades en bajar el nivel de deuda, apuntó.

Consumo agresivo. El economista y profesor universitario Domingo Sifontes refirió que las condiciones económicas, motivadas por tasas de interés negativas, crean un terreno fértil para el consumo desenfrenado por lo que avizora que la gente saldrá a la calle en diciembre a gastar su dinero en “cualquier cosa”.

“Este año en particular el consumo probablemente sea más impulsivo. La gente irá a comprar cosas porque no sabe a qué precio las conseguirá después. El poder adquisitivo viene descendiendo desde hace décadas, pero en 2013 caerá aún con más fuerza”, sostuvo.

Debido a la inyección de las utilidades a la economía y el alza en el consumo, el especialista prevé que en el presente mes se elevará la inflación. “Anteriormente, la planificación del gasto era más racional, la gente no gastaba todo en regalos sino que guardaba una parte para proyectos del año entrante. El asunto es que la planificación ahora se ha vuelto cuesta arriba y una porción mayor de esta previsión se dedica al consumo”, expresó.

RECOMENDACIONES

“Hay tres recomendaciones básicas para el destino de las utilidades; bajar las deudas es una de ellas. La segunda es poner al día los gastos pendientes, por ejemplo, seguros, salud, colegios. Tercera, dedicarlo al ahorro o la inversión de activos productivos. La realidad actual le pasa por encima a estos puntos debido a la inflación”, dijo Asdrúbal Rivas, consultor en finanzas personales.

La situación implica que debe inculcarse el consumo y el endeudamiento racional. Si una porción de las utilidades salió ilesa de los compromisos decembrinos, es aconsejable seguir las siguientes sugerencias:

·       No endeudarse para gastos corrientes. “A pesar de que estamos pagando tasa de interés por debajo de la inflación se debe tener cuidado de no caer en una espiral de endeudamiento, no es bueno para gastos comunes”, indicó Henkel García de la firma Econométrica.

·       Invertir en electrodomésticos y bienes necesarios. A pesar de que la inflación para productos no prioritarios puede ser mucho mayor que la promedio, es conveniente gastar en artículos que aporten bienestar y faciliten la vida, agregó.

·       Destinar el dinero a viajes y experiencias. García señaló que hay estudios científicos que demuestran que el bienestar de gastar dinero en experiencias es mayor que el que produce comprar cosas.

·       Endeudarse a tasas fijas para emprender. Rivas indicó que las carencias en bienes y servicios existentes en Venezuela abren una ventana para los emprendedores creativos. Obtener un microcrédito o un préstamo turístico para iniciar algún proyecto es una buena decisión.

·       Aprovechar cualquier mecanismo legal para adquirir divisas, aconsejó García.

·       Comprar activos que se revaloricen en el tiempo, como vehículos e inmuebles, de ser posible. Hoy, esta es la opción más complicada debido a la escasa oferta de ambos tipos de bienes.

TESTIMONIOS

Rosa Amelia Losada

Empleada pública

“Antes ganaba menos y las utilidades me rendían más. Cuando estaba soltera ayudaba a mi mamá, les compraba los estrenos a mis sobrinos, remodelé los dos baños. Después de que tuve mi hija las he invertido en su educación. Pero a partir de 2000 la cosa se puso más crítica y las utilidades se me fueron acortando. Dejé de regalarle a mis amigos y participar en amigos secretos. El año pasado pensé que podría comprar un juego de comedor y no pude. Ahora todo se me irá en medicinas y gastos médicos”.


Miriam Yánez

Profesora jubilada

“Este año no sé que hacer con mis utilidades, quiero esperar a ver qué pasa. Uno en diciembre se llena de ganas de hacer cosas, pero no se puede salir a comprar cualquier cosa porque también hay cierta especulación con los precios. Hace 15 años yo remodelaba la casa, la pintaba, hacía fiestas con platos navideños. Pero ahora uno se llena de necesidades en el año y sale a comprar cosas como electrodomésticos porque dicen que van a subir después. Se acabaron hasta los estrenos. La Navidad era un motivo de celebración y ahora hay que gastar para comer y no para adornar”.


Yubelis Pérez

Médico especialista

“Tengo 14 años de experiencia y 2 hijos. Mis utilidades las invertiré en pagar deudas, sobre todo las de las tarjetas de crédito. Antes las destinaba a remodelación y arreglos del hogar, así como compras de algún mueble o artefacto electrodoméstico. Siento que desde hace 4 años aproximadamente las utilidades no me alcanzan”.


Luis García

Director de una empresa privada

“Inicialmente mis utilidades las destinaré a ponerme al día con la educación de mis hijos. Hay quienes aprovechan el remanente para hacer algún viaje, pero si tienes esposa y dos niños es muy cuesta arriba hacer un viaje fuera del país. Hace 4 años podía reemplazar los equipos electrodomésticos y compraba los estrenos. Antes, cuando no tenía hijos, me ponía al día con las deudas y viajaba. Ahora no puedo pagar las deudas y cancelar los gastos de los niños al mismo tiempo. Cuando era soltero, hace 12 años, gastaba mis utilidades viajando”.


El Dato

Entidades bancarias ofrecen en la época decembrina opciones para hacer rendir las utilidades. Existen planes de financiamiento que permiten cancelar la deuda de las tarjetas de crédito, a través de un préstamo con tasas de interés muy por debajo de las comerciales.

Asdrúbal Rivas, consultor, explicó que estas opciones hay que aprovecharlas pero con cuidado. “El problema es que la tarjeta quedará vacía y si no se tiene disciplina puede usarse en gastos irresponsables”, añadió.