• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Trabajadores azucareros denuncian trabas para impedir reenganches

No hubo acuerdo en mesa de diálogo del viernes reunida en Barquisimeto para devolver sus empleos y pagar salarios caídos a 780 despedidos, dijeron afectados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por tercera vez en un mes, 400 de 780 trabajadores despedidos entre diciembre y febrero pasados de nueve centrales azucareras del país se trasladaron ayer a Caracas para protestar a las puertas del Ministerio del Trabajo y de la Asamblea Nacional para exigir el reenganche y el pago de los salarios caídos.

“Las autoridades han reconocido que cometieron un error, pero no terminan de resolver la situación”, informó Martín González, dirigente sindical de la central de Cojedes. Explicó que el general retirado Wilfredo Silva, encargado por el Ejecutivo de la liquidación de la Corporación Venezolana del Azúcar admitió que los despidió ilegalmente porque estaba designada entonces la junta liquidadora de la CVA.

Reinaldo Bastidas de la central Pío Tamayo de Lara señaló que en el marco de las entrevistas con los ministros del Trabajo y de Agricultura y Tierras hace dos semanas se concretó celebrar el viernes una mesa de diálogo en Barquisimeto, pero ambos titulares no acudieron a la cita y luego de cuatro horas de conversación con funcionarios sin poder de decisión se fueron con las manos vacías.

Denunció que a la salida de la reunión un grupo de personas, algunas armadas, que vinieron en un autobús los amenazaron y acusaron de desestabilizadores. Jhonny Guerra, de la central Cariaco, Sucre, manifestó que permanecerá la vigilia en Caracas hasta que “se cumpla la orden de reenganche con el pago de los salarios caídos para todos los despedidos”.

Guerra refirió que no creen la versión del general Silva de que el presidente Nicolás Maduro dio la orden para adoptar la medida de despedir al personal. Asimismo, indicó que “los trabajadores están cansados de que los vapuleen de un lado para otro. Ahora mismo, estamos en los portones del Ministerio del Trabajo y la Asamblea sin que nos hayan atendido”.