• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Trabajadores de Cervecería Polar rechazan politización y chantaje de dirigencia sindical

Darwin Sánchez. Trabajador de la planta Los Cortijos | Foto: Archivo

Darwin Sánchez. Trabajador de la planta Los Cortijos | Foto: Cortesía

El sindicato no quiere que los trabajadores estén informados de los beneficios reales que ofrece Empresas Polar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Trabajadores de Planta Los Cortijos y el área comercial de Cervecería Polar se expresaron en contra de la actuación del sindicalista Frank Quijada, por considerar que van en contra de sus intereses laborales y ponen en peligro sus puestos de trabajo.

Diógenes Vargas, Jhan Bello, Jean López, Franklin Marapacuto y Darwin Sánchez, explicaron las reazones por las que se desafiliaron de Sintracerliv, la organización sindical dirigida por Quijada, y denunciaron la situación de amenazas y amedrentamiento que sufren los afiliados a ese sindicato.

“Es lamentable que Frank Quijada utilice a los trabajadores para resolver sus problemas personales y políticos. No queremos que nos sigan obligando a ir a marchas oficialistas o a paralizar las operaciones de la planta, y menos por temas políticos o personales de él”, señaló Darwin Sánchez, mecánico de envasado de Planta Los Cortijos.

Relataron cómo Quijada obligó en varias ocasiones a paralizar las operaciones de la planta para que los trabajadores lo acompañaran a presentarse a un tribunal donde se le sigue juicio penal por difamación agravada, en el que además se han ventilado acusaciones de violencia contra la mujer.

“Estamos cansados del irrespeto y de que seamos mal vistos por expresar nuestro desacuerdo sobre cómo está manejando las cosas este sindicato. Nosotros somos padres de familia que nos dedicamos sólo a trabajar y esto nos está afectando”. Manifestó Sánchez.


Diógenes Vargas, Operario de Distribución de la agencia Guarenas, señaló que en muchas oportunidades el sindicato obliga a los trabajadores a asistir a marchas o actividades que nada tienen que ver con los derechos de los trabajadores. “Nos obligaron a asistir a la marcha del Primero de mayo pero con consignas de apoyo político. Además llevan a personas que no son trabajadoras y les ponen franelas del sindicato, para hacerlos pasar por gente que trabaja en Polar, cuando no es así”.

Jean López, electricista de envasado en Planta Los Cortijos, señala que en su instalación se siembra miedo para limitar las condiciones de trabajo. “El sindicato no quiere que los trabajadores estén informados de los beneficios reales que ofrece Empresas Polar, y usan estos beneficios como bandera política personal. El que quiera hacer política que lo haga de la puerta para afuera, pero no en el trabajo”, afirmó.

Jhan Bello, electricista de Planta Los Cortijos, explicó que aunque hay muchos trabajadores que no están de acuerdo con estos abusos, no hablan porque tienen miedo, ya que el sindicato ha amenazado con limitarles sus beneficios o dejarlos sin sus puestos de trabajo. “Eso es falso, porque el sindicato no tiene esa potestad. No podemos seguir permitiendo que incurran en chantaje si no asistimos a algo que ellos nos imponen hacer, te condenan, te señalan, te vetan, no te dan préstamos establecidos en contrato colectivo, si cualquiera revisa, podrá evidenciar que siempre se los dan sólo a su grupo de amigos”.

Franklin Marapacuto, operario de distribución de agencia Tacarigua, relató que es lamentable que un sindicato que tiene como objetivo velar y promover el bienestar de los trabajadores, obligue a no asistir a los eventos organizados por la empresa. “Les dicen que no vayan a las entrega de botones de reconocimiento, celebraciones de fin de año y hasta las actividades deportivas que ofrece la organización para el disfrute del trabajador y sus familiares”.

“Queremos trabajar y seguir produciendo, ahora más que nunca tenemos que estar unidos para seguir construyendo país, sin miedo y dando a conocer nuestros puntos de vista. Ya basta de la anarquía sindical” afirmó Bello.

Los trabajadores instaron a sus compañeros a no tener miedo, a levantar su voz para hacer respetar su derecho al trabajo, y dar la espalda a quienes buscan paralizar la producción y la politizar el espacio de trabajo.