• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Créditos hipotecarios solo cubren viviendas populares

 Se ha observado un incremento en las operaciones de contado en el mercado secundario | Foto: Leonardo Guzmán

Se ha observado un incremento en las operaciones de contado en el mercado secundario | Foto: Leonardo Guzmán

Con 15 salarios mínimos se opta por un préstamo de 1,4 millones de bolívares, que es el valor de una casa popular 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para obtener un préstamo hipotecario a la tasa de interés que establece la Ley de Régimen Prestacional de Vivienda y Hábitat, el ingreso de la persona interesada no puede exceder 15 salarios mínimos (43.500 bolívares) al mes. Sin embargo, la cantidad permite al banco otorgar un máximo de 1,4 millones de bolívares de financiamiento, monto que, a los precios actuales, solo cubre el costo de los apartamentos en zonas populares.

Las mensualidades quedarían en 13.500 bolívares. “Si se consigue el crédito a la tasa comercial para completar y llegar a 2 millones de bolívares, los giros serían de 15.000 bolívares adicionales”, dijo Aquiles Martini Pietri, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela.

De todas maneras los compradores deberán esperar hasta el año próximo para acceder a un crédito hipotecario debido a que la cartera está copada, informaron corredores inmobiliarios. “Este financiamiento se agota muy rápido”, afirmó Pablo González, de Century 21, y recordó que las cuotas no pueden exceder 30% de los ingresos mensuales del solicitante.

“Con los precios actuales, el ingreso de una persona debe ser muy alto para poder mantener las cuotas. Si supera 30% de lo que devenga al mes, el banco no aprueba el crédito”, explicó González.

Otro problema al momento de obtener financiamiento son los intempestivos cambios en el mercado. González destacó que con la volatilidad de los precios actuales, es muy difícil calcular el ingreso necesario para optar por un crédito hipotecario. “Los precios varían de un momento a otro, debido a que tenemos una realidad económica que no es aceptada por las autoridades”, agregó.

La razón de la volatilidad subyace en el crecimiento del dólar paralelo. “Las personas quieren revalorizar el inmueble a la misma velocidad con la que aumenta la tasa de la divisa no oficial”, explicó Martini. En condiciones normales, el ajuste de los precios por la inflación se toma más tiempo.

La situación genera un incremento en las operaciones de contado, añadió Martini. “Al problema de los precios está unido el de los tiempos que demoran en salir los créditos. Puede pasar más de tres meses”, indicó.

Un factor adicional que inhibe las ventas del mercado secundario a través de créditos hipotecarios es la decisión del Tribunal Supremo de Justicia que considera la opción de compra como un documento de compraventa. “Esto implica que una vez formada la opción, el comprador no lo puede echar para atrás si el crédito no es aprobado”, expresó.

Temor en el mercado. Las expectativas de que el mercado secundario será regulado por el gobierno son cada vez más latentes y están influyendo en los precios, de acuerdo con González.

“Las personas no van a vender a precios controlados y se creará un mercado paralelo de viviendas”, puntualizó. Los inmuebles se han convertido en un mecanismo que utilizan las empresas y personas para proteger su capital, ante la pérdida de valor de la moneda venezolana. “Los que no pueden acceder a los dólares compran inmuebles”, dijo.

Señaló que la baja oferta de viviendas nuevas y la disminución de los alquileres, como consecuencia del marco legal, también ejercen presión sobre los precios del mercado secundario, lo cual podría motivar mayores controles del gobierno.

Culpas

Mientras el sector privado culpa de las distorsiones en los precios a la baja oferta, producto de leyes restrictivas, el gobierno insiste en que se trata de una especulación de los privados a través de las páginas web. Esta semana, el ministro Ricardo Molina expresó en una entrevista televisiva que los portales contribuyen a crear una referencia que es adoptada por algunas personas “de manera inocente” y contribuye así a la guerra económica.

También señaló que no se explican los costos de construcción y los precios de venta en algunos sectores, considerando que la Misión Vivienda puede levantar apartamentos en 360.000 bolívares.

El Banco Central de Venezuela reveló que los insumos de la construcción han subido 54,1% en un año y acumulan en 2013 un incremento de 46,3%, lo que supera la inflación general. Fuentes del sector han afirmado que la escasez es el principal marcador en los precios de los materiales y que algunos de los más básicos, como la cabilla y el cemento, se consiguen al triple del precio regulado.