• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Teniente acusado deextorsión investigaba presunta corrupción

Néstor Arturo Nieves habría recibido 300.000 bolívares para la campaña presidencial de Nicolás Maduro 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Néstor Arturo Nieves, teniente detenido el viernes 23 de agosto, trabajaba en inteligencia bajo las órdenes del coronel de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, Juan Carlos Álvarez Dionisi, uno de los primeros imputados por el caso de extorsión en Ferrominera Orinoco.

Nieves, acusado de los delitos de legitimación de capitales, extorsión agravada, incremento patrimonial y asociación para delinquir el lunes pasado, llegó a Ciudad Guayana en 2011 y es señalado de haber actuado con Álvarez en la extorsión a clientes y gerentes de Ferrominera, a quienes presuntamente amenazaban con involucrarlos en un expediente titulado la "Mafia del hierro”.

En su testimonio a la Dirección de Contrainteligencia el 10 de mayo, y según el expediente  Nº 47C- 16.156-13, revela que sirvió de intermediario para el traslado de dinero en efectivo, entrega de equipos electrónicos y transferencias de dinero a la esposa del coronel, recibidos de clientes de la empresa en la última campaña. Declaró que recibió 300.000 bolívares para la elaboración de bigotes alusivos a la campaña presidencial de Nicolás Maduro.

“A raíz de estas investigaciones (caso Sidor) mi mayor (Álvarez Dionisi) se dio a conocer por el caso de las cabillas, debido a que Luis Velásquez era una persona muy poderosa y logramos practicar su detención”, dice el documento.

El primer informe que elaboraron en Ferrominera Orinoco se trataba de irregularidades que involucraban al presidente de la empresa y a dueños de compañías intermediarias en la venta de mineral de hierro, “responsables de desfalcos y pérdidas millonarias al Estado". "Nunca supe qué sucedió con esos informes, yo me limitaba a hacerlos y entregarlos a mi coronel”, indicó Nieves. De acuerdo con el ex presidente de Ferrominera Radwan Sabbagh, Álvarez pidió 20 millones de dólares por su silencio.