• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Tarjetahabientes se endeudarán aún más

Los pagos mensuales se incrementarán y la cancelación total de la deuda tardará más tiempo, afirman analistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La devaluación del bolívar tiene un impacto inmediato sobre el ingreso de la clase media porque es el estrato de la población que suele tener un déficit en su ingreso mensual de por lo menos 3%. La diferencia entre sus ingresos y egresos se cubre en la mayoría de los casos con el uso de las tarjetas de crédito, afirma el analista financiero Francisco Faraco. En consecuencia, las deudas aumentarán aún más y los bancos registrarán una morosidad más alta.

Las vías de ahorro en dólares para la clase media se cerraron hace 10 años, cuando fue instaurado el control cambiario, pues las transacciones en divisas quedaron prohibidas. Aunado con esta medida, el control de tasas de interés y la alta inflación –que para el cierre de enero promedió 22,2% anualizado– conducen a que cualquier cantidad de dinero que se deposite en instrumentos de ahorro pierda valor, en vista de que la tasa promedio que pagan las instituciones financieras es 12%; mientras que el alza de los precios promedio en los últimos años ha estado por encima de 25%, agrega Faraco.

El analista se refiere a un estudio del economista Sebastián Edwards en el que se señala que en Venezuela por cada 10 puntos de devaluación se generan 7 puntos de inflación. “Pero esto tiene un agravante y es que en la época en que el estudio se hizo el componente de importaciones sobre la oferta global del país era 18% y hoy es 37%, lo que quiere decir que la inflación puede llegar incluso a 40%”, señala.

Añade que en Venezuela la clase media utiliza la tarjeta de crédito para pago de alimentos y medicamentos, pues en la mayoría de los casos el ingreso mensual no es suficiente para cubrir el gasto corriente.

El también analista financiero José Grasso Vecchio asegura que los venezolanos tienden a ser buenos pagadores de sus deudas, pero que sin duda alguna la devaluación lleva a una caída en el poder adquisitivo por el aumento de la inflación.

La situación se traduce en una mayor tendencia a endeudarse con tarjeta y a que los límites de crédito se hagan insuficientes. “Un punto positivo es que en este momento hay mucha liquidez en el sistema financiero y las tasas de interés para este instrumento –aunque es la más alta– siga estable y los bancos compiten entre sí para comprar las deudas y para ofrecer quizá unos puntos más bajos y beneficiar al tarjetahabiente”, dice Grasso Vecchio.

Otro impacto del ajuste del tipo de cambio es –según el analista– que para poder llegar a cubrir el cupo de 3.000 dólares anuales, muchos bancos pudieran modificar los límites a los tarjetahabientes para que tengan la posibilidad de gastar su asignación de divisas anuales. Sin embargo, reconoce que esto conducirá a que las personas naturales tardarán mucho más tiempo pagando la deuda de sus tarjetas de crédito.