• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

El Sucre falla como medio de pago

Exportadores de Ecuador se quejan del retraso y del exceso de permisos, y piden mejorar el sistema

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos, Sucre, fue creado como un mecanismo para agilizar el intercambio comercial con otros países y eliminar los obstáculos para el pago de los bienes. En sus inicios fue adoptado por Venezuela, Cuba y Ecuador y tuvo como principal objetivo que los importadores no necesitarían adquirir divisas directamente, cancelarían con la moneda nacional y los bancos centrales de los Estados involucrados realizarían la compensación del intercambio y el pago a los involucrados. Participan en el sistema Bolivia y recientemente se incorporó Nicaragua.

Para los exportadores de Ecuador fue una oportunidad para incrementar las ventas de alimentos, vehículos, bienes de capital y otros productos a Venezuela, y reactivar el intercambio comercial.

En 2012, el número de transacciones por el sistema Sucre entre Ecuador y Venezuela llegó a 2.077 y benefició las ventas con 2.064 operaciones. El monto en dólares de las exportaciones ecuatorianas a Venezuela fue de 834,70 millones de dólares, equivalentes a 667,28 millones de sucres. Mientras que las ventas de Venezuela a ese país alcanzaron 75,68 millones de dólares (60,50 millones de sucres) en sólo 13 transacciones. En comparación con 2011, las exportaciones ecuatorianas a Venezuela por este mecanismo de compensación subieron 281,01%, al pasar de 219,07 millones de dólares a 834,70 millones de dólares el año pasado. Las ventas venezolanas al mercado ecuatoriano también repuntaron, pero en menor proporción. De 43,15 millones de dólares a 75,68 millones de 2011 a 2012, y la mayoría de los productos transados por el Estado era urea granulada, y muy poco del sector privado.

Obstáculos en el camino

Pese al impulso que ha dado el Sucre al comercio binacional, desde el segundo semestre del año pasado, el pago por este sistema también se ha visto afectado por los retrasos en la liquidación de divisas. Igualmente los bancos centrales se tardan en realizar las compensaciones y, además, las empresas padecen las trabas con las solicitudes de certificados de no producción o producción insuficiente.

Incluso, hay quienes se aprovecharon para sobrefacturar, lo que también generó dificultades en el proceso y empañó a quienes hacen un comercio transparente.

Roberto Aspiazu Estrada, director ejecutivo del Comité Empresarial Ecuatoriano, que estuvo en la Asamblea Anual de Consecomercio, dijo que el crecimiento sostenido del comercio a través del Sucre comenzó a tener dificultades a partir de septiembre de 2012.

“A principios de 2013 las transacciones y operaciones ya han repuntado a cerca de 1.000, lo que indica que el Sucre está funcionando y crece. Pero no deja de tener sus dificultades, vinculadas al cuello de botella que es Cadivi, en cuanto a la asignación de divisas y aprobación de los certificados de no producción o producción insuficiente”, señaló.

Agregó que los certificados de no producción o insuficiente producción además de que se demoran 30 días en ser emitidos, a veces no se entregan por la totalidad de lo requerido.

Aunque el pago se hace en moneda local, las empresas importadoras igual que las venezolanas deben acudir a Cadivi y al Banco Central de Venezuela para solicitar las autorizaciones y liquidaciones que se pagan por la compensación entre los bancos centrales, afirmó. Es decir, las empresas no reciben los dólares porque se paga entre los bancos, pero si deben solicitarlos. Dijo que este proceso al igual que en una importación normal, se tarda 150 días o más.

“Si Cadivi no autoriza, el BCV no puede hacer la compensación y pagar al banco central ecuatoriano y este a su vez a los empresarios de ecuador”.
Aspiazu comprende que Cadivi ahora está muy rigurosa con la verificación de todas las transacciones incluyendo las que se hacen con el sistema de moneda virtual, Sucre. “Abusos cometidos estarían detrás de la mayor cautela de Cadivi, por lo que se estaría verificando monto y volúmenes de lo importado, versus lo efectivamente recibido”, expresó en la exposición en Consecomercio.

El representante empresarial no duda de la efectividad del Sucre como sistema, pero consideró que debe mejorar el proceso de verificación y del pago y que se acorten los tiempos. Cree que, por ejemplo, los bancos centrales deben reducir el tiempo en que se hace el cruce de las cuentas, que actualmente es cada semestre. Recomendó que se haga cada trimestre por lo menos.

Otro de los problemas es que los exportadores de Ecuador, principalmente del sector automotor, se quejan de la demora en el otorgamiento de las licencias de importación de vehículos de Venezuela, lo que dificulta el comercio y retrasa la comercialización.

Aspiazu indicó que existe la voluntad de los gobiernos de Caracas y Quito de simplificar los trámites y reducir el tiempo de expedición de los certificados de no producción o producción insuficiente de 30 a 5 días laborables y en algunos casos no pedirlo, pero como una excepción.

“Nos parece muy bien la identidad ideológica de los gobiernos y el hermanamiento que hay entre Ecuador y Venezuela, pero los empresarios tenemos legítimamente el derecho de hacer negocios y para hacerlo se requiere que las negociaciones mejoren porque sigue habiendo mucha traba”, dijo. Indicó que en 2012 el comercio con el Sucre ha debido llegar a más de 1 millardo de dólares, y hay exportadores venezolanos que no tienen necesidad de ir al sistema porque en Ecuador no hay restricciones para pagarles, por lo que el comercio pudo ser superior por otras vías para totalizar más de 1,2 millardos de dólares.

El representante empresarial destacó que este año, solamente en enero, el comercio comenzó en más de 441 millones de dólares de las ventas de Ecuador a Venezuela por medio del Sucre. “Hay un desequilibrio comercial favorable a Ecuador y la recomendación a los gobiernos es que continúen agilizando los acuerdos para flexibilizar reglas de origen y acortar las barreras paraarancelarias”, agregó.

Recordó que en 2010 había una deuda pendiente de Venezuela con exportadores de Ecuador que llegó a estar en 300 millones de dólares, que se ha reducido considerablemente gracias al Sucre.

El dirigente es optimista y sostiene que pese a las dificultades el comercio seguirá desarrollándose este año en más de 10%, luego de haber crecido 8% en 2011 y 9% en 2012. “Venezuela tiene déficit de producción en muchas áreas en las que Ecuador tiene superávit, como alimentos, maquinaria agrícola, medicinas, equipos y repuestos, vehículos y otros rubros”.

Problemas logísticos

A la par de los problemas por el control de cambio y el pago, los empresarios ecuatorianos indican las dificultades logísticas que se agregan, principalmente con el transporte.

El director ejecutivo explicó que con regularidad el cruce transfronterizo de transporte de carga pesada que viene de Ecuador y pasa por Colombia con dirección a Venezuela tiene dificultades, debido a que en territorio colombiano obligan al cambio de camión, lo que demora el proceso. “Los colombianos ponen la traba, básicamente es la protesta de los transportistas de ese país por razones de costos. Venezuela tiene combustible subsidiado al igual que Ecuador, entonces eso hace la diferencia”.

En 2012 se autorizó el cupo de 4.000 vehículos de Ecuador a Venezuela y se emplearon en el traslado de mercancía 3.300, pero usualmente se llega sólo a Cúcuta. La propuesta es que se permita a empresas de Ecuador ofrecer el servicio también y llegar hasta Venezuela.

En el caso del comercio marítimo, Aspiazu dijo que con el trasbordo por Panamá el tiempo de traslado de la carga se tarda entre mes y mes y medio en llegar, por ejemplo, a Puerto Cabello. Y con relación a la vía aérea hay mucho interés de exportadores por reactivar el envío de la carga desde el aeropuerto de Latacunga a 75 kilómetros al sur de Quito, lo cual facilitaría el proceso.

Simplificar los trámites

Los empresarios ecuatorianos proponen que el cruce de cuentas entre los bancos centrales se efectúe cada trimestre y no cada semestre como se hace actualmente. “Esto contribuiría a una mayor agilidad de los pagos y el comercio relacionado”, señaló Roberto Aspiazu Estrada.

Agregó que en suplís, aunque hay más de 10 bancos acreditados, para transar con el Sucre, las demoras están determinando que la mayoría se inhiba de operar. El Banco del Pacifico que es estatal mantiene una línea de crédito rotativa de 140 millones de dólares, lo cual puede ser una opción.

Insistió en que se reduzcan los tiempos de aprobación y liquidación de divisas y de los certificados. “Hay mucho espacio para el joint venture ecuatoriano-venezolano dentro del creciente intercambio comercial que se prevé vuelva a repuntar luego de las elecciones de abril”, expresó al incentivar la participación de los empresarios venezolanos.

Hay que minimizar algunos impactos que encarecen el comercio, como la intervención de excesivos intermediarios comerciales que puede afectar el costo de los productos al consumidor final, sugirió.