• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Subieron los precios de las reparaciones de zapatos

De 20 pares de zapatos que arreglaban a la semana, los zapateros pasaron a realizar entre 35 y 40 desde octubre | Foto Jesús Navas

De 20 pares de zapatos que arreglaban a la semana, los zapateros pasaron a realizar entre 35 y 40 desde octubre | Foto Jesús Navas

Zapateros afirman que los clientes llevan a arreglar más calzados por el elevado costo de los nuevos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Manuel Díaz relató que en diciembre le cambió las suelas a unos zapatos y el servicio le costó 280 bolívares y ahora le están cobrando 400 bolívares. Otro cliente, Adriana Batista, indicó “una tapita costaba 35 bolívares en diciembre, ahora cuesta 50 bolívares. En promedio los precios aumentaron 42%.

Durante un recorrido por 6 establecimientos en los que reparan calzados, sus propietarios coincidieron en afirmar que el costo de los materiales se ha incrementado 50% y aunque no pueden trasladarlo totalmente al servicio, han tenido que subir los precios para no perder. “El precio de la pega, de las diferentes gomas para relleno o suelas y los hilos, se ha duplicado”, señaló Gustavo Rivera, zapatero artesanal con 50 años de experiencia.

Aseguró que a pesar del incremento en los precios los clientes optan por reparar sus zapatos para no pagar el alto costo de un par nuevo. Un calzado de dama o caballero está en 3.000 bolívares o más, a menos que sean chinos. Los asiáticos oscilan entre 400 y 700 bolívares, pero se rompen o despegan después de un mes de uso, indicó Rivera. “La demanda de arreglos de zapatos se ha incrementado 100%”, aseguró.

De 20 pares de zapatos que arreglaban a la semana pasaron a realizar entre 35 y 40 desde octubre del año pasado. Los que más reciben son los de damas, quienes acuden para que les cambien las tapitas, pongan tacones o suelas, los cosan o pinten. Antes dejaban uno o dos pares, ahora mandan a reparar hasta tres de una vez, comentó.

Laura Fernández, cliente, fue a retirar unas sandalias que dejó para pintar y coser hace una semana y le respondieron que regresara el lunes, porque no estaban listas. Comentó que ahora hay que cuidar los zapatos y repararlos, porque los nuevos están muy caros y no duran nada, “la calidad ha desmejorado mucho”, afirmó.

Materia prima. En los mayoristas de El Silencio o Catia se consigue variedad de materiales, pero cuestan 50% más que en diciembre, dijo Manuel Restom, zapatero de origen árabe. Aseveró que cada tres meses adquiere los insumos y le queda algo de diciembre, pero otros los tuvo que reponer este mes. Para lograrlo recorrió más proveedores que de costumbre, pero encontró lo que buscaba.

Alí Wanis, zapatero, afirmó que han desaparecido del mercado algunos tonos de pintura para teñir la piel, también las ceras líquidas y en pasta. Otros productos que son difíciles de conseguir son el hilo encerado y los clavos. Agregó que las láminas de balatá (gomas) para la reposición de partes de calzado deportivo e informal se hacen en el país. Sin embargo, la única fábrica existente no puede suministrarlas por falta de materia prima que es importada, expresó el artesano.

“Yo pido un abono del 50% del costo del arreglo del calzado porque la gente se tarda en retirarlos, pero a los tres días el trabajo está listo”, aseguró Wanis. Contó que algunos clientes van apurados y piden el arreglo para el momento, pero no le es posible ofrecer el servicio de inmediato porque trabaja solo y atiende por orden de llegada.