• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Socios de Pdvsa piden revisión de régimen cambiario para invertir

 Los proyectos de la faja del Orinoco afrontan problemas en infraestructura pública y vialidad | Cortesía Pdvsa

Los proyectos de la faja del Orinoco afrontan problemas en infraestructura pública y vialidad | Cortesía Pdvsa

El representante de ENI solicitó flexibilizar paridad del bolívar y el de Repsol un modelo predecible u operar con dólares  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los representantes de las transnacionales socias de Petróleos de Venezuela elogiaron la oportunidad de invertir en el sector de hidrocarburos del país. Sin embargo, advierten que el modelo de empresa mixta requiere de más autonomía, celeridad en la ejecución, definición del financiamiento, solución de las fallas en la vialidad e infraestructura pública y revisión del esquema cambiario.

Las observaciones provinieron de ejecutivos de Chevron, ENI y Repsol en las conferencias expuestas en el Seminario Internacional Faja Petrolífera del Orinoco,  realizada en la sede de Pdvsa. Indicaron que los proyectos se están haciendo más costosos, entre otras razones, por los pagos que deben efectuarse en bolívares.

“Se debe reducir el riesgo de sorpresa que hay con incremento de costos que son significativos”, dijo Federico Arisi Rota, director de la división de exploración y producción de la empresa italiana ENI. “Importa mucho la escalada de costos relacionados con la inflación y podría ser bueno evaluar la flexibilización del sistema cambiario, con pago en bolívar a una tasa competitiva”, refirió.

El directivo de la empresa española Repsol, Nemesio Fernández, aclaró que sus propuestas son sólo sugerencias. “En modo alguno se trata de que se haga lo que decimos, pero en un seminario de trabajo es importante aportar ideas”, señaló el director general de negocios de la compañía.

“Hay un tema que nos preocupa y lo inserto en la producción temprana como es la flexibilidad cambiaria. El presidente nos explicó muy bien cuando nos habló de electrodomésticos de línea blanca, pero no podemos estar lidiando con el costo de reposición en dólares de nuestros proveedores a la hora de planificar nuestras inversiones”, expresó Fernández en su presentación. “Hay muchas ideas. Desde un tipo de cambio preferencial, que ha sido mencionado, hasta que podamos cobrar y trabajar en dólares. Nos da lo mismo cualquier solución, no es nuestro papel pero es importante una predictibilidad cambiaria, que nos permitirá tranquilamente poner un financiamiento, reducir los costos y acometer los proyectos”, añadió.

El presidente de Chevron para América Latina y África, Ali Moshiri, habló de “tener un ambiente más propicio para ejecutar los proyectos”, y manifestó su preocupación por el alza que registran los proyectos en la faja del Orinoco.

“El costo de bienes y servicios aumenta día a día y eso nos preocupa. Hay un alto costo de operación y no se puede llegar allí con pequeños pasos”, agregó Moshiri en su intervención. Mencionó que un dólar en el año 2000, ahora equivale a 2,5 dólares, lo que implica que un proyecto que hace 13 años costaba 5 millardos de dólares ahora se necesita de no menos de 12 millardos de dólares.  

Al referirse al financiamiento que requieren los nuevos proyectos de la faja señaló que después de la crisis financiera mundial de 2008 las opciones de obtención de recursos se han reducido dentro del mercado de capitales.

Fallas de personal

Una de las preocupaciones en la que coincidieron Ali Moshiri (Chevron), Federico Arisi Rota (ENI) y Nemesio Fernández (Repsol) se refiere a los requerimiento de personal que se necesita en la faja del Orinoco.

* “El problema no es la ingeniería ni la técnica. Más bien tenemos que dedicar tiempo para hablar de las 35.000 personas que se deben trasladar para allá”, dijo Moshiri.

* “Los retos logísticos en un área tan grande y no desarrollada son varios”, señaló Arisi Rota. “Estamos de acuerdo con que todo el personal gerencial y operativo esté presente en el área de la operación, pero se debe crear infraestructuras que permitan la presencia de las familias”, expresó.  

* “No solo son 100.000 comidas o el alojamiento de las familias. Es un plan inmenso, nunca se ha hecho en la industria un esfuerzo  semejante en términos de personas, recordó el ejecutivo de Repsol.