• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Sindicatos alertan sobre colapso en producción de vehículos

Venta de vehículos / Leonardo Noguera

Venta de vehículos / Leonardo Noguera

El presidente de la Central Socialista de Trabajadores, Wills Rangel, señaló que el sector automotriz está en una situación crítica tras reunirse con representantes laborales de Toyota, General Motors, Chrysler y MMC

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


 
Los representantes de las organizaciones sindicales de las ensambladoras se reunieron con el presidente de la Central Socialista de Trabajadores, Wills Rangel, para plantearle los problemas que afronta el sector debido al retraso en la liquidación de divisas para la importación de piezas.

A la reunión acudieron directivos de los sindicatos de General Motors, Toyota y MMC, quienes advirtieron que la respuesta que han recibido de las empresas es la imposibilidad de continuar ensamblando en el país y que los inventarios que tienen, en el mejor de los casos, les garantiza la operación hasta mayo.

“El patrono ha informado a los trabajadores por grupos, a través de supervisores y gerentes, que la situación del país y de la empresa es muy débil. No tiene para cubrir la convención colectiva que se venció hace dos meses y que necesita darle unos paquetes voluntarios a los trabajadores se vayan”, dijo Fidel Ampueda, secretario de reclamos del sindicato de General Motors. “La producción ha bajado bastante porque de 260 unidades diarias sólo se están produciendo 30 unidades al día. La empresa dice que eso está ocurriendo porque hay poco material y que eso le permitirá ensamblar solo 1.590 unidades hasta el 30 de mayo. Después suspenderá sus operaciones”, acotó.

Ampueda pone en duda el argumento de la empresa y más bien la atribuye a un intento de los directivos de esa compañía a oponerse al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En el caso de Toyota la situación es más crítica, al punto que se ha señalado la intención de la compañía de cerrar operaciones en Venezuela después de casi 30 años operando.

“El pasado viernes se produjo el último vehículo y la planta se cerró. En la empresa nos dicen que es por falta de materiales porque el gobierno no ha entregado las divisas”, dijo José Marcano, secretario general de Sintra-Toyota. “Eso está generando problemas a las 2.000 personas que trabajamos en esa planta y afecta la situación económica de Cumaná”; acotó.
Marcano señaló que el año pasado la meta de Toyota en Venezuela era producir 25.000 vehículos y sólo se fabricaron 9.000 unidades. Agregó que el comentario que predomina en la capital del estado Sucre es el cierre definitivo de esta planta sin que exista una respuesta definitiva por parte de la compañía ni del Ejecutivo, de allí la gestión que hicieron ante la Central Socialista y el Ejecutivo nacional. “Queremos que el presidente Nicolás nos escuche”, indicó.  

La situación en la ensambladora MMC, que produce los vehículos Mitsubishi en su planta en Barcelona, no escapa de la misma situación. Sin embargo, el dirigente sindical Tulio Velarde considera que se debe “a que se está gestando un intento de golpe de Estado por parte de las ensambladoras” y pone en duda el argumento de que hay problemas por la falta de divisas.

“Nuestra producción es para 70 vehículos diarios y se ha venido reduciendo a 45 en diciembre y en enero fueron 35. Nos han dicho que puede bajar a 25”, dijo Velarde.

Una vez que los dirigentes sindicales hicieron sus planteamientos, el presidente de la Central Socialista se comprometió a interceder para que el Ejecutivo agilice la solución de los problemas que afrontan las ensambladoras por la falta de liquidación de divisas. “Vamos a servir como interlocutores con el ministro de Industrias, Willmer Barrientos, a quien le hacemos un llamado para que oiga a los trabajadores de las ensambladoras”, dijo Rangel.