• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Sindicato siderúrgico: El primer saboteador es el Gobierno de Maduro

Instalaciones de Sidor / Saúl Rondón

Instalaciones de Sidor / Saúl Rondón

Los trabajadores de Sidor retomaron la huelga indefinida al no obtener respuestas del Ejecutivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los trabajadores de la mayor siderúrgica del país, la nacionalizada Siderúrgica del Orinoco (Sidor), indicaron hoy que retomaron la huelga que habían dado por finalizada el lunes pasado debido a que al Gobierno no se comprometió a cumplir con las reivindicaciones salariales exigidas.

"Tuvimos que recurrir nuevamente al llamado a paro indefinido", dijo a Efe Yunis Hernández, presidente del sindicato Unidad Matancera, corriente que integra el más amplio Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss).

Hernández aseguró que el presidente de la estatal Corporación Venezolana de Guayana (CVG) que controla Sidor se había comprometido con los trabajadores a través de un acta a resolver "los puntos álgidos" del conflicto pero después negó que hubiera acuerdo alguno con los empleados pues solo se trataba de una propuesta para analizar.

"Inmediatamente se activaron los trabajadores y ordenamos nuevamente el paro indefinido hasta tanto el Gobierno defina esto", señaló, y aseguró que desde ayer la huelga es "absoluta" en la planta siderúrgica y que los empleados se mantienen en "asamblea permanente".

Hernández también rechazó que el Gobierno de Nicolás Maduro quiera atribuir a un sabotaje las fallas en el funcionamiento de las empresas básicas.

"Si a mi me preguntaran quien cree uno que es el saboteador de las empresas de Guayana yo no tendría ninguna duda en decir que el primer saboteador es el gobierno de Nicolás porque le ha negado las inversiones a las empresas, le ha negado el dinero para comprar insumos, repuestos", dijo.

Los trabajadores de Sidor habían suspendido la huelga el lunes pasado tras quince días de paralización tras haber anunciado que el Gobierno se había comprometido a honrar las exigencias de los sindicatos, como el pago de aumentos con carácter retroactivo y otros complementos salariales.

Hernández señaló que por la huelga se interrumpió la producción de barras y placas de acero y se dejaron de facturar unos 250 millones de dólares al quedar suspendida la producción y los despachos.

Los trabajadores exigen al Gobierno un nuevo cálculo para el pago de utilidades, participación salarial en base a los beneficios de la empresa, la cancelación de sumas retroactivas al 2008, el pago de una prima diurna por trabajador y una nueva fórmula para establecer las escalas salariales.

Según el sitio web de la empresa, Sidor es el cuarto productor de acero integrado de América Latina y el principal de la región andina con una capacidad en torno a los 4 millones de toneladas de acero líquido por año, aunque sectores de la oposición cuestionan esa cifra y la gestión estatal de la compañía.