• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Simadi cerró primera jornada de operaciones en Bs 170 por dólar

Dólares

Dólares

Las transacciones por montos altos comenzaron ayer. Las del mercado de menudeo serán después de Carnaval 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Sistema Marginal de Divisas que comenzó a operar ayer a través de la banca pública y privada y los operadores de bolsa cerró con un tipo de cambio promedio ponderado de 170,03 bolívares por dólar, publicó el Banco Central de Venezuela en su página web. La tasa es alrededor de 20 bolívares menos que el precio en el que se vendía ayer el llamado dólar paralelo.

La publicación del convenio cambiario N° 33 el miércoles generó confusión entre el público, pues se pensó que todos los intermediarios comenzarían a operar después de Carnaval. Sin embargo, ayer comenzaron las transacciones por altos montos. El jueves 19 de febrero empezará a operar el mercado de menudeo, compra-venta de pequeños montos, a través de casas de cambio y bancos.

En las entidades que comenzaron a transar ayer, los participantes tienen permitido adquirir montos de 3.000 dólares en adelante o su equivalente en otras divisas, de acuerdo con el convenio cambiario. Mientras que en las casas de cambio, por el menudeo, las personas naturales pueden comprar 200 dólares en efectivo por día (o su equivalente en otras divisas) o 300 dólares si el monto se deposita directamente en una cuenta en dólares en la banca nacional.

La cotización del Simadi al cierre de la primera jornada supone un diferencial de 2.598% en comparación con la tasa de cambio preferencial del Centro Nacional de Comercio Exterior de 6,30 bolívares por dólar, que quedó solo para importación de materia prima y bienes terminados para el sector alimentos y salud.

A su vez, la tasa de cambio de 170 bolívares por dólar es 1.316% mayor que el tipo de cambio del segundo mercado que funcionará a través de subastas para importación de los sectores no prioritarios y que se ubica actualmente en 12 bolívares por dólar (el monto que resultó de la última subasta del Sistema Complementario de Administración de Divisas)

Para participar es obligatorio declarar el origen y destino de los fondos con el fin de evitar ilícitos. Además, se debe cumplir con las regulaciones que dicten el Banco Central de Venezuela y la normativa que emane la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario.

Los extranjeros que lleguen al país por las vías formales podrán vender sus dólares en el menudeo a la tasa que resulte de las operaciones del Simadi y cuando se vayan pueden comprar hasta 25% del monto resultante de las operaciones cambiarias de venta realizadas durante su estadía en el país.

El tipo de cambio aplicable a los consumos que se hagan en establecimientos comerciales por personas naturales con tarjetas de débito y crédito giradas contra cuentas o líneas de crédito en moneda extranjera y los avances en efectivo será también a la tasa que resulte del Simadi, reducido en un 0,25%.    

No tan libre. El ministro de Economía, Finanzas y Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, dijo el martes, cuando realizaron la rueda de prensa, que el Simadi es un mecanismo libre, sin embargo, para los economistas Pedro Palma y Orlando Ochoa  este es otro mecanismo de control sobre las divisas a las que pueden acceder personas naturales y jurídicas.

“Este no es un mercado de libre convertibilidad, hay una serie de restricciones. Además, es un sistema monitoreado. Sigue siendo un control de cambio que deja una tasa más de 20 veces por encima de la preferncial”, dijo Ochoa.

Los especialistas sostienen que las restricciones que rondan el sistema, así como la lista de requisitos que deben presentar los participantes, hará que muchas personas decidan continuar transando a través del llamado mercado paralelo. “Si alguien quiere más dólares de los que puede comprar, va a ir al paralelo”, afirmó Palma.

Aseguró que además de la gran liquidez que hay por la impresión de dinero sin respaldo, el hecho de que las tasas de interés estén por debajo de la inflación hace que los venezolanos soliciten créditos para adquirir divisas, con lo que aumentará la cotización de la moneda extranjera.