• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

“Siempre hemos hecho críticas cuando se hacen las cosas mal”

Corpoelec / Eleonora Delgado/El Nacional

Corpoelec / Eleonora Delgado/El Nacional

El trabajador Gionvanni Rinaldi, quien se ha identificado como opositor, fue despedido de Corpoelec

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El 10 de abril, cuatro días antes de las elecciones presidenciales, una comisión de Talento Humano de la Corporación Eléctrica Nacional, acompañada por funcionarios de la Dirección de Inteligencia Militar, se presentó en las oficinas de Telemática en la Central Hidroeléctrica Antonio José de Sucre, en Macagua, para hacerle entrega de una carta de despido al trabajador Giovanni Rinaldi.

El documento se fundamentó, según el Sindicato de Trabajadores de Edelca, en el artículo 37 de la Ley Orgánica del Trabajo sobre la libre remoción del personal de dirección, pese a que es parte del personal de base amparado por el contrato colectivo.

Hasta la fecha Rinaldi está convencido de que se trata de una retaliación política, pues desde hace meses a través de Twitter ha sido acusado de opositor y saboteador del sistema eléctrico por una cuenta anónima llamada @EdelcaRoja y ahora @CorpoelecRoja. “Escuálido de Corpoelec Guayana ==> @Rinaldera <== metido en la conspiración. Si te atreves serás barrido”, escribieron el 8 de abril en la cuenta de Twitter, entre otros comentarios.

Rinaldi es técnico superior en comunicaciones electrónicas, con 15 años de servicio, y antes de su despido se encargaba del manejo de las consolas de audio y equipos electrónicos en eventos institucionales en Macagua.

Como otros tantos venezolanos, respaldó el proyecto del presidente Hugo Chávez. “Comencé apoyando al proceso, me gustó el proyecto como muchos venezolanos. Con el tiempo te vas dando cuenta que las cosas no eran como las pintaban y ¿qué vas a hacer? Empiezas a decepcionarte, pero a decepcionarte de manera crítica”.

Rinaldi, con el apoyo del sindicato, tramita su reenganchepor la Inspectoría del Trabajo y ha introducido una denuncia en Fiscalía por los delitos informáticos cometidos contra él.

-¿Desde cuándo comenzó la persecución laboral?

-Todo el problema comenzó por Twitter un mes antes de las elecciones. Empecé a denunciar que no cumplían con el contrato, que usaban los carros para hacer propaganda política, coloqué fotos y por allí comenzó el ataque. Me llamaban saboteador y me colocaron en listas. Yo no estaba pendiente, pero empezaron a regarlo en las cuentas de Cabello y de Maduro. Yo ni siquiera tengo acceso a planta.

-Su perfil en las redes sociales es abiertamente opositor, muchos trabajadores del sector público se cohíben. ¿Qué lo llevo a hacer pública su posición política?

-Por todas las irregularidades que había. No se justifica que aseguren que aprueban tantos recursos y nosotros tengamos que poner de nuestro dinero para reparar los carros. Uno lo justifica porque está apoyando, pero esos vehículos que nosotros reparamos los utilizan para una campaña electoral. Yo no voy a mantener un vehículo para que luego lo usen para la campaña.

-¿La crítica siempre fue cuestionada dentro de la antigua Edelca?

-Siempre hemos hecho críticas cuando se hacen las cosas mal, que ahora les moleste es otra cosa. Lo hacíamos antes en voz baja. Ahora todo el mundo lo hace en voz alta. Antes había cierto miedo porque no querías ser tan evidente y evitarte problemas, pero todo llega como a un límite.  

-¿Después de su despido ha habido intimaciones al resto de los trabajadores?

-Claro, hay miedo.

-¿Cuál es su mensaje a los trabajadores que se sienten intimidados por su pensamiento político?

-Denunciar.