• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Sicad requiere incorporar a sector exportador no petrolero

Exportaciones / Raúl Romero

El tipo de cambio oficial de 6,30 bolívares por dólar no logra estimular las exportaciones no petroleras / Raúl Romero

El economista Víctor Álvarez propone que dólares que se ofrecen en la subasta no dependan sólo de los que vende Pdvsa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los exportadores no tradicionales prácticamente están fuera de participar en el Sistema Complementario de Administración de Divisas, salvo que hagan importaciones de insumos básicos que requieran en su proceso de producción. No obstante, según el economista Víctor Álvarez, investigador del Centro Internacional Miranda, las empresas exportadoras deberían ser incorporadas al Sicad para diversificar la oferta de divisas y no depender sólo de las que Petróleos de Venezuela le vende al Banco Central de Venezuela.
“Se debe activar una fuente de divisas distinta a la que proviene exclusivamente de la renta petrolera”, insistió Álvarez. “Si realmente queremos diversificar la fuente de divisas, un poderoso estímulo sería permitir que los exportadores venezolanos participen directamente en la subasta de divisas ofertando el equivalente al valor agregado que generan al tipo de cambio”, agregó.
El economista recordó que el Convenio Cambiario N° 14 permite a los exportadores retener hasta 40% del ingreso que perciben en divisas, pero advirtió que se trata de un mecanismo “engorroso y complicado”, debido a los requisitos que se exigen para justificar los gastos en el exterior. Afirmó que la tasa de cambio oficial de 6,30 bolívares por dólar no estimula el comercio exterior del sector no petrolero del país. “A todas luces el tipo de cambio de 6,30 bolívares por dólar luce poco competidito para propiciar las exportaciones no tradicionales”, reiteró.

Claridad. El economista del Centro Internacional Miranda consideró que es necesario conocer el tipo de cambio que rige en las subastas. “Mientras más información tengan los agentes económicos y sociales, se cierra el margen para la especulación y suposiciones de precios porque eso amplia más la brecha entre el tipo de cambio oficial y el mercado paralelo”, dijo Álvarez.
Indicó que el diferencial lo que hace es propiciar constantes mega y macrodevaluaciones.