• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Sequía y menos importaciones afectaron abastecimiento de carne

De 80.000 reses que se trajeron en diciembre de 2013 se pasó a 25.000 reses en junio, un descenso de 68,75% / Foto Archivo-Humberto Matheuz

De 80.000 reses que se trajeron en diciembre de 2013 se pasó a 25.000 reses en junio, un descenso de 68,75% / Foto Archivo-Humberto Matheuz

Los frigorificos reportan que la matanza de reses se redujo en más de 50%. Hay mataderos que sólo operan 2 y 3 días a la semana por falta de ganado 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La falta de carne de res en supermercados, abastos, mercados municipales y carnicerías se atribuye a varios factores: La sequía que afectó al rebaño nacional, control de precios desfasado con respecto a los costos de producción, caída de las importaciones por falta de divisas y consecuencia de la desinversión por las expropiaciones de fincas ganaderas y lecheras.

Cifras del sector cárnico indican que las importaciones de ganado vivo y carne congelada de Brasil y otros países se redujo en más de 60% en el último semestre.

"Muchas licencias de importación estaban en manos de personas que no eran los compradores tradicionales de carne, y el proceso se retrasó. Se suma la entrega de divisas que fue lenta", dijo un empresario del área.

Agregó que de 80.000 reses que se trajeron en diciembre de 2013 se pasó a 25.000 reses en junio, un descenso de 68,75%. También la disponibilidad de ganado nacional disminuyó, al punto de que hay salas de matanza que solo trabajan 2 veces a la semana porque no consiguen ganado, cuando antes la jornada era diaria. La matanza varió de 140.000 reses beneficiadas diariamente a la mitad.

Carlos Odoardo Albornoz, vicepresidente de Fedenaga, señaló que la sequía, la falta de planes para elevar la producción y el control de precios afectan el mercado cárnico. Mientras que el presidente de Confagan, José Agustín Campos, afirmó que el desabastecimiento es coyuntural.

El ministro de Agricultura y Tierras, Yván Gil, dijo que han muerto 35.000 reses y que la situación no representa una epidemia. "Esto es alrededor de 0,25% del rebaño nacional. Hasta ahora estamos en los términos normales de mortalidad de lo que es un rebaño de las dimensiones que tenemos".