• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Sectores prioritarios no pueden participar en subastas de Sicad

Cadivi | Foto: Nelson Castro

Los retrasos de Cadivi superan 200 días para algunos sectores | Foto: Nelson Castro

El control de precios en algunos rubros impide a las empresas costear una tasa de cambio variable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las necesidades de divisas de los sectores prioritarios se han convertido en un tema de urgencia para el Gobierno. Los retrasos de Cadivi para las áreas de salud y alimentos, así como en las de repuestos y productos químicos pueden superar los 200 días. Adicionalmente, la obtención de los permisos necesarios para realizar importaciones atrasa aún más los procesos y aumentan los costos operativos.

Desde el mes de septiembre tomaron fuerza las restricciones en la fluidez de divisas, con el constreñimiento de la oferta en el Sitme. Posteriormente este mecanismo alternativo se eliminó y, ante el vacío, se creó el Sistema Complementario de Asignación de Divisas, basado en un esquema de subastas.

Sin embargo, el control de precios limita la capacidad de las empresas de tener autonomía sobre sus costos, lo que les impide participar en una puja donde el valor del dólar supera la tasa oficial. "Los laboratorios no pudieron participar en el Sicad por varias razones", dijo Ángel Márquez, vicepresidente de la Cámara de la Industria Farmacéutica.

La primera corresponde a la fecha de la subasta. Márquez recordó que por el contrato colectivo la industria farmacéutica no trabaja en Semana Santa, por lo cual la convocatoria los tomó por sorpresa. En segundo lugar, la Sundecop mantiene regulados al menos 30% de los medicamentos, lo que les impide modificar sus estructuras de costos para poder adquirir un dólar más alto.

Tampoco se conocía de antemano cuánto sería el monto aprobado para cada empresa. "Existe lo que se llama lotes mínimos, si uno cuesta 100.000 dólares y te aprueban 10.000, no lo puedes importar", explicó.

Lo mismo ocurre con algunas empresas del sector de alimentos y de consumo masivo. El retraso en la revisión de precios de productos básicos ha hecho que su planificación sea muy rígida.

Fuentes de la industria química informaron que para las compañías que fabrican productos regulados, cuyos precios llevan 17 meses controlados, participar en el Sicad es perjudicial. El vocero añadió que además existe una desconfianza por parte de los proveedores sobre el sistema de pago a través de las cartas de crédito, ya que no se tiene certeza sobre la fecha exacta de la cancelación.

Aunque el Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario aseguró que las prioridades de asignación serían los sectores salud, alimentos, industria y comercio, muchos de ellos estuvieron ausentes en la primera y única subasta de divisas realizada por el Sicad.

Sin salida. Ante la desaparición del Sitme y la imposibilidad de participar en el Sicad los industriales dependen de Cadivi, organismo que presenta importantes retrasos en la liquidación de divisas.

Representantes del sector de medicamentos denunciaron demoras durante todo el año 2012, y afirman que el problema mostró sus primeros síntomas a partir del último trimestre de 2011. Cifar, que agrupa 30 laboratorios y casas de representación, informó que los retrasos promedian 180 días y la deuda total alcanza 463 millones de dólares. Fuentes de la industria aseguran que los compromisos totales del sector con proveedores internacionales rondan 2 millardos de dólares.

El de alimentos mostró una reducción en la asignación de divisas de 11%, de acuerdo con Pablo Baraybar, presidente de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos. Cadivi le debe al sector entre 895 millones y 1 millardo de dólares. Los atrasos superan 200 días.

La situación de los importadores de los equipos médicos también es crítica y ha llevado a la paralización de máquinas de diagnóstico por falta de repuestos. La Asociación Venezolana de Distribuidores de Equipos Médicos, Odontológicos de Laboratorios y Afines afirma que las demoras llegan a 270 días y la deuda se acerca a 300 millones de dólares.

Empresarios de la industria química han señalado que las liquidaciones comenzaron a retrasarse en junio del año pasado y ahora demoran 170 días, aproximadamente. La deuda acumulada está entre 400 y 500 millones de dólares. Las restricciones los han obligado a reducir la producción de los artículos de menor demanda, porque algunas empresas quedaron excluidas del acceso a las divisas cuando fue eliminado el Sitme.

Al sistema también acudía 50% de los importadores de autopartes. Cadivi mantiene una deuda de 186 millones de dólares con las empresas de producción nacional, afectadas por la falta de materia prima. El retraso para obtener dólares es de 180 días promedio.

Desabastecimiento

Las más recientes cifras oficiales indican que la escasez de alimentos y bienes alcanzó en marzo 20%. En algunos rubros, incluso, está por encima de 80%. El gremio atribuye el problema a la falta de divisas para importar insumos, entre otras causas como el control de precios.

La combinación ha generado desabastecimiento en casi todos los sectores que requieren de materia prima importada. Las fallas de distribución en los medicamentos superan 40%, de acuerdo con empresarios del sector que prefirieron permanecer en el anonimato.

La producción nacional de autopartes no alcanza para satisfacer la demanda, dijo José Cinnirella, vicepresidente de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes. Añadió que los inventarios están en niveles muy bajos y que en 2012 apenas ingresaron cuatro container por importador.

El dato

Expertos aseguran que las empresas que fabrican productos controlados no pueden ajustar sus estructuras de costos para pagar un dólar con un valor superior a 7 bolívares. De hecho, la industria farmacéutica y los importadores de equipos médicos solicitaron a Cadivi la cancelación de la deuda anterior al 15 de octubre a la tasa de 4,30 bolívares. Las pérdidas cambiarias amenazan con paralizar las empresas más pequeñas.