• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Rubén Barboza: No somos latifundistas, somos productores

Rubén Darío Barboza cree que el gobierno rectificará su política de intervenciones de fincas | Foto: Antonio Rodríguez

Rubén Darío Barboza cree que el gobierno rectificará su política de intervenciones de fincas | Foto: Antonio Rodríguez

El nuevo presidente de Fedenaga confía en que el gobierno rectifique y no siga interviniendo fincas productivas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La nueva junta directiva de la Federación Nacional de Ganaderos, presidida por el productor, Rubén Darío Barboza Carroz, se propone tender puentes con el gobierno y las autoridades agrícolas para diseñar un plan que permita recuperar la producción de carne y leche y sustituir paulatinamente las importaciones.

“Venimos a tender puentes. Hay una gran confusión nos tratan como políticos y no somos políticos. Para lograr la soberanía agroalimentaria, tenemos que trabajar juntos, gobierno y productores, es tiempo de dialogar”, dijo Barboza Carroz.

–¿Cuál es el objetivo de su gestión?
–Para producir suficiente carne y leche y lograr la tan anhelada soberanía agroalimentaria, necesitamos engranarnos con el Gobierno.
Aunque haya habido errores, tanto el gobierno como nosotros podemos cometer errores y tenemos derecho a la rectificación. Podemos
incrementar el rebaño nacional a través de un programa de contingentamiento, es decir que por cada importación de leche, se traiga también ganado y vientres.

Fedenaga debe rectificar en su estilo. Esta es una organización gremial que se debe a los productores y como tal debe presentar un plan al gobierno para garantizar el incremento de la producción. La historia narra que fueron los ganaderos los que alimentaron los ejércitos libertadores. Vamos a incrementar la producción.

–¿Cómo pretender producir más con una economía cada vez más controlada y con ganancias rígidas?

–Se anuncian regulaciones de las ganancias, hasta 30%, nuestra actividad ganadera nos permite tener unos márgenes de 16% sobre el costo de producción, pedimos que se sinceren los costos y nos garanticen mejores ingresos. Actualmente no ganamos eso, nuestra actividad se ha ido deteriorando, no hay nuevas inversiones y la maquinaria está obsoleta. Estamos es subsistiendo, porque no tenemos rentabilidad. Hay que  hacer magia para ser productor agropecuario y agrícola. Por eso me dirijo al gobierno, para que nos asociemos para producir alimentos y dejemos los complejos de un lado.

–El gobierno califica a los ganaderos de latifundistas y de oligarcas

–No somos los malos de la película. Nuestra meta como Fedenaga es demostrarle al gobierno, que no somos oligarcas, no somos burgueses,
ni latifundistas, somos productores. Y a las pruebas me remito, una finca como la hacienda Bolívar, fue intervenida, y antes producía entre 5.000 y 7.000 litros de leche diario y enviaba 500 reses al matadero y mantenía 300 hectáreas de maíz y se mantenían 1.500 animales en ceba, pero ahora esta finca produce es lástima. Los comederos fueron destechados. Lanzaron un grupo de personas a la buena de Dios y ahí están, la finca está totalmente deteriorada porque no produce ni leche ni carne.

–El INTI tiene la meta de seguir con el rescate de tierras. ¿Qué opinan de esto?

–Hay que usar la metodología. Si el gobierno dice que necesita una finca por causa de utilidad pública, lo primero que debe hacer es negociar con el propietario y pagarle la finca. Se debe crear una cultura agrícola, que los campesinos puedan aprender a manejar la tierra y a cultivar, no como ahora que los colocan en unas tierras, construyen unos ranchos y no hay ningún tipo de producción. Se destruye una finca y no se genera ninguna producción.

– ¿Creen que el gobierno vaya a rectificar la forma de intervenir fincas?

–Claro que si lo creo. Con voluntad política y mutuo acuerdo se puede hacer. Este es un momento beneficioso, porque el ministro es un profesional en agronomía y él entiende el mensaje que enviamos. Espero comunicarme con él porque tenemos mucho que aportar. Estamos
desarrollando un plan por regiones, para que se aproveche el potencial de cada zona del país. Que cada región de acuerdo a su realidad pueda
desarrollar su potencial, esa propuesta que remos dársela a cada gobernador.

Tenemos una propuesta para demostrarle al gobierno porque puede dejar de intervenir fincas y devolverla la paz al campo. Creemos que aplicando la tecnología de punta que existe, podemos garantizar que las unidades de producción, medianas y pequeñas, incluso cooperativas,
puedan trabajar en el campo para garantizar el alimento para la ganadería y multiplicarlo por 10.

– ¿Por qué cree que el INTI respetará la propiedad de las fincas productivas, luego de 14 años con 11 millones de hectáreas afectadas?

–Yo si creo porque lo viví en carne propia cuando la intervención de la finca El Chao que es una unidad modelo en Encontrados. Tiene ordeño de vacas y búfalas, fabrican queso, tienen cultivo de tilapia rosada, producen carne y palma aceitera. Y esa finca fue invadida y el INTI le dijo a la gente que saliera, porque esa finca estaba productiva y era necesaria para la seguridad alimentaria del país. Esa finca fue devuelta a sus dueños. Y el INTI dijo que no iba a permitir que se intervinieran fincas productivas. Entonces vamos a observar y a evaluar esto. Los ganaderos debemos estar alerta y ante invasiones llamar al INTI y documentar con fotos nuestra productividad. Yo llamo a los ganaderos a dar un voto de confianza a las autoridades y que canalicemos cualquier denuncia a través de Fedenaga.

–¿Qué opina de que se aplique un impuesto a las tierras ociosas e improductivas?

–Se deben fijar los parámetros de lo que es una tierra ociosa, para no caer en la discrecional de cualquier funcionario. Los ganaderos tenemos que tener bien documentada la producción de las fincas, porque una finca no está en las mismas condiciones en invierno que en verano.
El impuesto es positivo porque obligaría a las personas a trabajar la tierra y poner productivas sus fincas o venderla a alguien que si quiera trabajar. El gobierno también debe hacer estudios socioeconómicos a los productores para que puedan poner a producir sus fincas. Elías Jaua, cuando fue ministro aterrizó en mi finca, cuando yo era presidente de Fegalago, y pudo constatar la productividad de la finca, pese a haber recibido una denuncia de finca ociosa, hecha por personas de forma errada. El consejo que le doy al gobierno es que nos sentemos a trabajar para mejorar la producción y también para recuperar la seguridad en el campo.

El nuevo presidente deFedenaga confía en que el gobierno rectifique y
no siga interviniendo fincas productivas

Katiuska Hernández
Khernandez@el-nacional.com
 
La nueva junta directiva de la Federación Nacional de Ganaderos,
presidida por el productor, Rubén Darío Barboza Carroz, se propone
tender puentes con el gobierno y las autoridades agrícolas para
diseñar un plan que permita recuperar la producción de carne y leche y
sustituir paulatinamente las importaciones.
“Venimos a tender puentes. Hay una gran confusión nos tratan como
políticos y no somos políticos. Para lograr la soberanía
agroalimentaria, tenemos que trabajar juntos, gobierno y productores,
es tiempo de dialogar”, dijo Barboza Carroz.
–¿Cuál es el objetivo de su gestión?
–Para producir suficiente carne y leche y lograr la tan anhelada
soberanía agroalimentaria, necesitamos engranarnos con el Gobierno.
Aunque haya habido errores, tanto el gobierno como nosotros podemos
cometer errores y tenemos derecho a la rectificación. Podemos
incrementar el rebaño nacional a través de un programa de
contingentamiento, es decir que por cada importación de leche, se
traiga también ganado y vientres.

Fedenaga debe rectificar en su estilo. Esta es una organización
gremial que se debe a los productores y como tal debe presentar un
plan al gobierno para garantizar el incremento de la producción. La
historia narra que fueron los ganaderos los que alimentaron los
ejércitos libertadores. Vamos a incrementar la producción.

–¿Cómo pretender producir más con una economía cada vez más controlada
y con ganancias rígidas?

–Se anuncian regulaciones de las ganancias, hasta 30%, nuestra
actividad ganadera nos permite tener unos márgenes de 16% sobre el
costo de producción, pedimos que se sinceren los costos y nos
garanticen mejores ingresos. Actualmente no ganamos eso, nuestra
actividad se ha ido deteriorando, no hay nuevas inversiones y la
maquinaria está obsoleta. Estamos es subsistiendo, porque no tenemos
rentabilidad. Hay que hacer magia para ser productor agropecuario y
agrícola. Por eso me dirijo al gobierno, para que nos asociemos para
producir alimentos y dejemos los complejos de un lado.

–El gobierno califica a los ganaderos de latifundistas y de oligarcas

–No somos los malos de la película. Nuestra meta como Fedenaga es
demostrarle al gobierno, que no somos oligarcas, no somos burgueses,
ni latifundistas, somos productores. Y a las pruebas me remito, una
finca como la hacienda Bolívar, fue intervenida, y antes producía
entre 5.000 y 7.000 litros de leche diario y enviaba 500 reses al
matadero y mantenía 300 hectáreas de maíz y se mantenían 1.500
animales en ceba, pero ahora esta finca produce es lástima. Los
comederos fueron destechados. Lanzaron un grupo de personas a la buena
de Dios y ahí están, la finca está totalmente deteriorada porque no
produce ni leche ni carne.

–El INTI tiene la meta de seguir con el rescate de tierras. ¿Qué opinan deesto?

–Hay que usar la metodología. Si el gobierno dice que necesita una
finca por causa de utilidad pública, lo primero que debe hacer es
negociar con el propietario y pagarle la finca. Se debe crear una
cultura agrícola, que los campesinos puedan aprender a manejar la
tierra y a cultivar, no como ahora que los colocan en unas tierras,
construyen unos ranchos y no hay ningún tipo de producción. Se
destruye una finca y no se genera ninguna producción.

– ¿Creen que el gobierno vaya a rectificar la forma de intervenir fincas?

–Claro que si lo creo. Con voluntad política y mutuo acuerdo se puede
hacer. Este es un momento beneficioso, porque el ministro es un
profesional en agronomía y él entiende el mensaje que enviamos. Espero
comunicarme con él porque tenemos mucho que aportar. Estamos
desarrollando un plan por regiones, para que se aproveche el potencial
de cada zona del país. Que cada región de acuerdo a su realidad pueda
desarrollar su potencial, esa propuesta que remos dársela a cada
gobernador.
Tenemos una propuesta para demostrarle al gobierno porque puede dejar
de intervenir fincas y devolverla la paz al campo. Creemos que
aplicando la tecnología de punta que existe, podemos garantizar que
las unidades de producción, medianas y pequeñas, incluso cooperativas,
puedan trabajar en el campo para garantizar el alimento para la
ganadería y multiplicarlo por 10.

– ¿Por qué cree que el INTI respetará la propiedad de las fincas
productivas, luego de 14 años con 11 millones de hectáreas afectadas?

–Yo si creo porque lo viví en carne propia cuando la intervención de
la finca El Chao que es una unidad modelo en Encontrados. Tiene
ordeño de vacas y búfalas, fabrican queso, tienen cultivo de tilapia
rosada, producen carne y palma aceitera. Y esa finca fue invadida y el
INTI le dijo a la gente que saliera, porque esa finca estaba
productiva y era necesaria para la seguridad alimentaria del país.
Esa finca fue devuelta a sus dueños. Y el INTI dijo que no iba a
permitir que se intervinieran fincas productivas. Entonces vamos a
observar y a evaluar esto. Los ganaderos debemos estar alerta y ante
invasiones llamar al INTI y documentar con fotos nuestra
productividad. Yo llamo a los ganaderos a dar un voto de confianza a
las autoridades y que canalicemos cualquier denuncia a través de
Fedenaga.

–¿Qué opina de que se aplique un impuesto a las tierras ociosas eimproductivas?

–Se deben fijar los parámetros de lo que es una tierra ociosa, para no
caer en la discrecional de cualquier funcionario. Los ganaderos
tenemos que tener bien documentada la producción de las fincas, porque
una finca no está en las mismas condiciones en invierno que en verano.
El impuesto es positivo porque obligaría a las personas a trabajar la
tierra y poner productivas sus fincas o venderla a alguien que si
quiera trabajar. El gobierno también debe hacer estudios
socioeconómicos a los productores para que puedan poner a producir sus
fincas. Elías Jaua, cuando fue ministro aterrizó en mi finca, cuando
yo era presidente de Fegalago, y pudo constatar la productividad de la
finca, pese a haber recibido una denuncia de finca ociosa, hecha por
personas de forma errada. El consejo que le doy al gobierno es que nos
sentemos a trabajar para mejorar la producción y también para
recuperar la seguridad en el campo.