• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Recursos a las misiones bajaron de 50% a 44,7% del gasto público

El Ejecutivo incorporó las asignaciones de las misiones como parte del incremento en las remuneraciones del sector oficial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las cifras de ejecución del presupuesto público de 2012 revelan que, por segundo año consecutivo, el peso del gasto social es inferior respecto a la cantidad que ha dispuesto el Ejecutivo.

Hace tres años fue la mitad de todo el gasto acordado, y para 2012 alcanza 44,7% en términos reales, es decir cuando los cálculos toman en cuenta la tasa de inflación.

De igual manera, el nivel de gasto social por cada ciudadano muestra una disminución en el último año, al caer de 271,3 a 223,3 bolívares per cápita. “El gasto social por habitante disminuyó 48 bolívares en comparación con 2011”, señala el economista Willians Ruiz, magíster de Análisis Económico de la Universidad Rey Juan Carlos, en Madrid, en un estudio que realizó sobre la gestión fiscal en Venezuela.

Ruiz muestra cómo a partir de 2003, debido a los efectos sociales que ocasionó el paro petrolero, el Gobierno creó el programa de misiones y en ese momento el nivel de gasto social para cada habitante llegaba a 168,2 bolívares. En ese entonces, el gasto social se llevaba 39% de todos los egresos fiscales. Esa tendencia siguió en alza hasta 2008, cuando aparecieron pequeñas variaciones con una marca en descenso.

En lo que respecta a los lineamientos del proyecto de presupuesto público 2013, los datos mencionan que la propuesta presentada por el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, parte de la premisa que “la política fiscal se concibe destinada a expandir progresivamente el acervo de recursos del cual dispone el Estado, y su eficiente distribución”, y se propone que las políticas monetaria y cambiaria se utilicen para moderar la inflación.

“Queda absolutamente claro, incluso para una persona que no posea conocimientos de economía, que para el Gobierno la política fiscal no es disciplinada sino que responde a sus necesidades inagotables de gasto”, dice indica Ruiz. “La política monetaria y cambiaria son herramientas para proveer liquidez a la necesidad del gasto, con lo cual devaluar es un objetivo para preservarlo”.

Remuneración elevada. Otro de los datos que Ruiz presenta en su estudio se refiere a que parte de las variaciones que ha registrado el gasto público se han utilizado para incrementar los sueldos y salarios de empleados de entes oficiales, y de acuerdo al Banco Central de Venezuela, desde el segundo trimestre de 2011 los incrementos ajustados por inflación en organismos del Gobierno son superiores a los que exhibe el sector privado.

“El crecimiento desmedido de las remuneraciones públicas responde a la incorporación de los pagos de las misiones como componente salarial y a la movilización de mano de obra hacia el sector construcción y afines que mueve el Gobierno”, asegura Ruiz.