• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Profesionales deben trabajar más de 4 meses para comprar la canasta alimentaria

El salario de profesores universitarios, médicos y técnicos está muy por debajo de los 226.462,17 bolívares que cuesta la cesta de víveres que mide el Cendas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El incremento vertiginoso del precio de los alimentos en el país ha hecho que a los trabajadores cada vez se les complique más servir comida en sus platos. Dirigentes gremiales y sindicales reiteran que las alzas salariales decretadas por el presidente Nicolás Maduro, han sido insuficientes y piden que se proteja el sueldo con medidas que frenen la inflación.

Entre los trabajadores más afectados por el aumento en el precio de los alimentos están los que cobran salario mínimo, pues con los 15.051,15 bolívares que ganan al mes, apenas pueden cubrir 6% de la canasta alimentaria que ascendió en mayo, a 226.462,17 bolívares, según elCentro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros.

Los profesionales con mayor grado de instrucción y más tiempo de experiencia no corren con mejor suerte. Los profesores universitarios a dedicación exclusiva, por ejemplo, con estudios de pregrado y posgrado, tienen un salario base de 56.690,48 bolívares al mes; es decir, que su ingreso mensual cubre 25% de la canasta alimentaria por lo que deben trabajar 4 meses para adquirirla por completo. Mientras un profesor instructor a tiempo completo que cobra al mes 29.980,72 bolívares, solo puede cubrir 13% de la canasta; necesita reunir 8 mensualidades para comprarla.

“Lo que estamos viendo es que el sector profesoral está en situación de carencia alimentaria, porque a ese sueldo base se le hace un conjunto de deducciones, hay que restarle lo de la caja de ahorros, el pago de HCM y seguros complementarios, además de la política habitacional. Cuando vamos a ver el sueldo real es 15% más bajo y eso alcanza para muy poco”, dijo Víctor Márquez, presidente de la Federación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela.

Alertó que en vista de que los profesores reciben sueldos bajos han tenido que reducir sus gastos en comida, lo que les ha hecho perder peso. “En el último mes hemos visto a más compañeros que han reducido su peso; cuando les preguntamos a qué se debe nos señalan que el dinero no les alcanza para subsistir, que apenas hacen dos comidas y que ni siquiera son bien nutridas”.

La situación de los médicos es más compleja. Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana, aseguró que los especialistas deben aumentar las horas de trabajo para poder llevar la comida a sus casas. “Los pacientes están muriendo de mengua y los médicos de hambre”.

Recordó que según la escala salarial vigente, un director de hospital devenga 18.628 bolívares, un salario que le alcanza para cubrir apenas 8% de la canasta; es decir, que necesita 12 mensualidades para pagarla. Mientras que el médico especialista cobra al mes 12.935 bolívares, o 5% de la cesta de alimentos, requiere casi 18 sueldos para pagarla.

Pablo Zambrano, directivo del Sindicato de la Salud, indicó a los trabajadores del sector todavía les cancelan 13.000 bolívares al mes de ticket de alimentación.

Todos igual. Los técnicos superiores universitarios y los profesionales que trabajan en la administración pública pasan por una situación similar. Un TSU I nivel II gana 18.305,59 bolívares, con lo que puede pagar 8% de la canasta alimentaria; es decir, que debe trabajar 1 año y 3 meses para adquirirla completa, y el profesional III, nivel VII, que cobra 37.038,51 bolívares, solo puede comprar 16% de los alimentos. Debe reunir más de 6 mensualidades para pagar la cesta.

“Como todos los trabajadores del país, los funcionarios son impactados por la inflación y la escasez”, dijo Antonio Suárez, presidente de la Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos.

Considera que para mejorar el ingreso se deben buscar mecanismos adicionales al ajuste de sueldos que rápidamente es disuelto por el alto costo de la vida. Dijo que una fórmula sería dar un bono compensatorio sin incidencia salarial mientras dure la crisis económica y que una vez superada pasaría a formar parte del salario.