• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Prevén que el Sicad no evitará que el paralelo sea el marcador

Cadivi | Foto: Nelson Castro

Eventualmente, advierte el documento, la Comisión de Administración de Divisas será utilizada únicamente para respaldar importaciones que el Ejecutivo considere prioritarias | Foto: Nelson Castro

El banco HSBC asegura que el anclaje cambiario para contener el alza de los precios no será viable por mucho más tiempo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ante la poca claridad que existe sobre el funcionamiento del Sistema Complementario de Administración de Divisas y las restricciones que a partir de ahora tienen las empresas que quedaron excluidas del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda extrajera, la cotización del dólar en el mercado paralelo preservará su importancia como marcador de las transacciones fuera del mercado oficial, lo que afectará la economía, según un informe del banco HSBC.
“Podría producirse un alivio en el mercado no oficial, pero seguirá teniendo la importancia adquirida una vez que el Sitme comenzó a desatender los volúmenes de demanda de los importadores”, dice el reporte.
También afirma que aunque el Gobierno informó que el llamado modelo de Vickery será el utilizado en las subastas –la cotización la fijará la puja que realicen las empresas y no el Gobierno- existe el inconveniente de que la tasa final será impredecible lo que afectará los importadores que no podrán planificar el costo de sus operaciones de compras externas.
Eventualmente, advierte el documento, la Comisión de Administración de Divisas será utilizada únicamente para respaldar importaciones que el Ejecutivo considere prioritarias. Aumentará cada vez más el flujo de dólares a través de las subastas en el Sicad, lo que también traerá un beneficio fiscal para el Gobierno, pues Petróleos de Venezuela venderá sus dólares a un tipo de cambio mucho más alto.
La firma señala que la creación del Sicad implica que el Gobierno ha flexibilizado el tipo de cambio y por ende su control. Refiere que la dinámica inflacionaria y el surgimiento de la escasez siguen siendo un serio problema en la economía venezolana. “Ante la negativa de aumentar el suministro de dólares (el cual está condicionado a las perspectivas petroleras en el corto plazo) el anclaje cambiario para contener la dinámica del alza de los precios no podrá ser viable por mucho más tiempo debido al alto costo fiscal que implica”.
Calcula que el déficit fiscal de la economía (diferencia entre egresos e ingresos) está proyectado entre 12% y 14% del producto interno bruto (cantidad de bienes y servicios que produce una nación en un año). “La percepción de un tipo de cambio barato junto con un control de los precios alimenta la escasez y la demanda inestable de dinero”.