• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Precio de la cesta petrolera nacional cae $ 4,36 el barril

Desaceleración económica en China y lenta recuperación de Estados Unidos indican tendencia a la baja del crudo, dijo experto José Toro Hardy

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El precio de la cesta venezolana de exportación de crudos y productos cayó 4,36 dólares el barril entre la semana pasada y la concluida ayer. Pasó de 102,47 a 98,11 dólares por barril, respectivamente, como consecuencia de la “percepción de una amplia disponibilidad de suministros en los principales centros consumidores”, reportó el Ministerio de Petróleo y Minería.

El despacho informó que “los precios promedio semanales retrocedieron fuertemente presionados por expectativas desalentadoras sobre el desenvolvimiento de la economía global”. La canasta venezolana media 100,85 y 104,9 dólares el barril en octubre y 2012.

El experto petrolero José Toro Hardy señaló que los precios internacionales petroleros experimentan una tendencia a la baja por la caída de la economía en Europa, la anémica recuperación de Estados Unidos y la desaceleración de Brasil, la India y China, esta última con un crecimiento de 7,5% menor al histórico 10%.

El ex director de Pdvsa explicó que hay una relación estrecha entre el comportamiento de la economía y la demanda petrolera. Si la primera crece aumenta el consumo, pero si se estanca o decrece el consumo desciende.

Toro agregó que a Venezuela las cosas se le complican porque las exportaciones petroleras representan 96% de sus ingresos de divisas con las que importa bienes y servicios dentro de la economía de puertos del Gobierno. Afirmó que la destrucción del aparato productivo del país le impide al sector cubrir una posible escasez de los productos, principalmente alimentos.

Según el experto, el país tiene dificultades para aumentar la producción petrolera y contar así de volúmenes adicionales para colocar en el mercado internacional. Tampoco puede suplir más productos por el alto consumo doméstico (600.000 barriles diarios) de derivados de hidrocarburos como gasolina y diesel, cuyos precios son inferiores a los internacionales.