• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Polar, objeto del deseo para el chavismo

| Foto Archivo

Polar | Foto Archivo

El diario Las Américas reseña que la empresa cervecera ha sufrido expropiaciones y su presidente, Lorenzo Mendoza, es hoy investigado. El conflicto comenzó entre 2002 y comienzos de 2003, cuando la compañía fue señalada por Chávez de “sabotaje contra el gobierno revolucionario y el pueblo venezolano” 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Empresas Polar se ha mantenido en la mira del gobierno chavista durante gran parte de su período. Desde su principal líder, el fallecido Hugo Chávez, hasta el actual jefe de Estado Nicolás Maduro, le han dedicado parte de su tiempo a atacar a la principal empresa de alimentos y bebidas en Venezuela y a su presidente, Lorenzo Mendoza.

En el más reciente episodio,  un grupo de diputados del oficialista partido de gobierno, PSUV, consignó una denuncia ante la Fiscalía, donde piden investigarlo por  traición a la patria, usurpación de funciones y asociación para delinquir. Pero, ¿cuándo comenzaron los ataques contra Polar?

El diario Las Américas reseña que la génesis de este conflicto ocurrió entre 2002 y comienzos de 2003, cuando Empresas Polar fue señalada por Chávez de “sabotaje contra el gobierno revolucionario y el pueblo venezolano”, al asegurar que habían participado del paro nacional que se produjo en Venezuela en aquella época.

Posteriormente, la expropiación de los silos, galpones, áreas de almacenaje, patios de maniobras, terrenos, locales y maquinarias de las Empresas Polar en Barinas en 2005 provocó la inmediata reacción de Mendoza, quien catalogó este acto de “injusto, desconcertante e inconstitucional”.

En cadena nacional, Chávez le ofreció garantías al gran empresario sobre sus derechos. “El Estado no va atropellarle sus derechos, para nada, ahora estoy seguro que Mendoza tiene que aceptar que aquí hay un Gobierno (…) Te voy a llamar Lorenzo, no te pongas bravo, los puentes no se pueden romper”, dijo, recuerda el diario.

El año 2009 fue el momento en que Chávez recomendó al presidente de Empresas Polar “no dejarse llevar por los grupos opositores que andan por ahí convocándote a reuniones y presionándote para que los ayudes a hacerle la guerra al Gobierno, a derrocar a Chávez”.

Tras estas palabras, las amenazas de expropiación a la Polar cobraron mayor vida. En 2010, el primer mandatario emitió el Decreto N° 7.395 con el que se ordenaba la adquisición forzosa de los galpones de Empresas Polar ubicados en la Zona Industrial 1 de Barquisimeto, con el objetivo de construir “viviendas populares dignas para el pueblo larense”.

Mendoza acudió al Tribunal Supremo de Justicia para interponer un recurso. “No me retes Mendoza, no me retes, usted tendrá mucha plata pero yo estoy aquí electo por la mayoría de los venezolanos”, fue la respuesta de Chávez.

En 2011, indica el diario Las Américas, Chávez apuntó al dueño de Empresas Polar como un posible candidato de la oposición para las elecciones del próximo año, pero la respuesta del empresario fue enfática: “Yo no soy político, yo no tengo ninguna aspiración a la Presidencia, soy un empresario comprometido y apasionado en lo que representa la empresa privada como generadora de bienestar y prosperidad para muchos”.

Maduro, heredero del expediente contra la Polar

La política de Nicolás Maduro no ha sido distinta a la de Chávez respecto al caso de la Polar, pese a que hubo amagos de acercamiento. El 11 de mayo de 2013, el mandatario informó que el entonces ministro Rafael Ramírez había tenido un encuentro con Mendoza. “Se hizo la reunión y fue cordial, Rafael le transmitió un mensaje que yo le envié. Vamos a trabajar juntos, pero una cosa es trabajar juntos, usted en su misión y en su papel y yo en el mío. Pero no gobernar juntos, aquí no hay pactos ni cogobierno con nadie”.

Días después, el 14 de mayo de 2013, Maduro (acompañado de todo su gabinete económico) se reunió con Mendoza en el despacho de la Vicepresidencia de la República. "Lo convoqué a una reunión, le voy a decir 4 verdades", había dicho. En la reunión hablaron de las circunstancias del mercado venezolano, de la producción de harina y acordaron bajar el tono de los señalamientos con el fin de generar confianza en la población.

El diario Las Américas señala que al año siguiente, el 26 de febrero de 2014, se llevó a cabo la Conferencia Nacional por la Paz instalada en el Palacio de Miraflores, donde Mendoza le solicitó al presidente Maduro la instalación de una “Comisión de la Verdad” para analizar la economía del país y propuso un plan con doce puntos para reactivar la economía. “Yo creo que el país requiere una reflexión profunda de lo que está ocurriendo en la parte económica”, sugirió.

“La reunión se dio. El apretón de manos entre Maduro y Mendoza se pudo haber convertido en el pacto para trabajar en conjunto para garantizar la distribución de alimentos, pero no. En 2015, el gobierno de Maduro anunció la expropiación de un depósito de la Polar en La Yaguara, al oeste de la capital, para construir edificios de la Misión Vivienda Venezuela”, agrega la publicación.


La denuncia contra Mendoza

El calificativo “pelucón” del presidente Maduro al empresario, sostiene la nota publicada en el diario Las Américas, subrayaría la línea de acción del chavismo hacia la Polar. Recientemente, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, mostró un audio donde supuestamente participan el empresario y el economista Ricardo Hausmann, quienes discutían un paquete de medidas económicas para Venezuela con el Fondo Monetario Internacional como una posible salida a la crisis.

El presidente de Polar respondió inmediatamente: “Regularmente converso con economistas de distintas tendencias y puntos de vista, que se encuentran trabajando tanto en Venezuela como en el exterior, para conocer sus opiniones sobre la situación económica del país e intercambiar planteamientos que aporten soluciones para superar la difícil situación que vivimos todos los venezolanos”.

Estas explicaciones fueron insuficientes. Maduro pidió que se procesara a Mendoza.

La bancada chavista de la Asamblea Nacional (AN) asumió la tarea encomendada y consignó este miércoles en el Ministerio Público una denuncia contra el dueño de Empresas Polar, Lorenzo Mendoza, y contra el economista venezolano Ricardo Haussman. Los ciudadanos son acusados de tres delitos: traición a la patria, asociación para delinquir y usurpación de funciones.

Mayoría de venezolanos respalda a Polar

El presidente de la encuestadora Datanálisis, el economista Luis Vicente León, catalogó los ataques a la Polar como "inadecuados" porque el gobierno quiere poner en contra a una empresa, a la cual 90% de la población venezolana le otorga una evaluación positiva, mientras que 84% cree que "hace su mejor esfuerzo" para tratar de seguir produciendo por el país, a pesar de la crisis económica y de los controles que imperan en el mercado.

A su juicio, las recientes denuncias del chavismo que han aparecido en la palestra solo poseen una intención electoral, al reconocer que son una empresa de vanguardia. "El ataque del presidente Maduro a Lorenzo Mendoza por su conversación con Haussman es fundamentalmente un acto de campaña política", dijo en su cuenta de Twitter.

León señaló que el audio que mostró el presidente de la Asamblea Nacional en el que participaban Mendoza y el economista Ricardo Hausmann no representa ninguna forma de delito, porque "en el medio de una crisis económica, es absolutamente normal que los afectados discutan sobre las opciones financieras para salir de ella".

Por lo tanto, aseguró que esta actitud del gobierno de Maduro solo busca culpar a alguien de la crisis que no puede resolver y de incrementar una conexión con el electorado ante unos comicios que son "los más difíciles" para ellos por todo el desbarajuste económico que han generado.

Más allá de continuar los ataques a la empresa privada, el presidente de Datanálisis insiste en que "en este momento, sería mucho más útil llamar a todo el sector privado a buscar soluciones conjuntas a los problemas que nos agobian".

Lea la nota completa del diario Las Américas aquí