• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Poca disponibilidad de tiempo y dinero retrasó compras navideñas

En el centro de Caracas una muñeca Malcriada costaba en promedio 4.500 bolívares | Foto: EFE

En el centro de Caracas una muñeca Malcriada costaba en promedio 4.500 bolívares | Foto: EFE

Negocios de Caracas se llenaron ayer de consumidores que adquirían regalos y ropa para estrenar hoy. Los clientes recorrían varios locales antes de decidir comprar. El elevado precio de los productos fue la queja constante 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las cajas registradoras de negocios en centros comerciales y en el oeste de Caracas abrieron y cerraron ayer con más frecuencia de lo habitual porque no faltaron los clientes que buscaban a última hora regalos para sus familiares.

“Esto siempre es así, las compras a última hora no nos extrañan, somos venezolanos y es típico que esperes el día antes del 24 para llevarte lo que te hace falta”, afirmó Rubén Peña, propietario de una juguetería cercana a la esquina de El Chorro.

Pero además de la costumbre de algunos consumidores de postergar las compras, la poca disponibilidad de dinero y de tiempo hizo que este año muchas personas tardaran en comprar lo que requieren. “Hasta hoy fue cuando conseguimos el dinero para el regalo de mis sobrinas. Habíamos salido a ver precios, pero no teníamos el efectivo, por eso es que nos tocó esperar hasta tan tarde”, indicó Maryory Rodríguez, una de las personas que hacía cola para entrar al General Import de La Hoyada.

Yuly Morillo, otra de las consumidoras, coincidió con Rodríguez. “Yo tuve oportunidades muy buenas para comprar lo que pidieron de regalo mis dos hijas, pero por no tener el dinero me tocó salir ahora. En otras Navidades yo para esta fecha estaba tranquila porque tenía todo”, dijo.

La poca disponibilidad de algunos juguetes también retrasó las compras. “Hoy fue cuando conseguí la muñeca Malcriada, que busco para una niña que es como mi hija. Ya había ido a varios negocios y no la encontraba. Está cara, pero todo sea por complacer”, agregó Aixa Rojas después de pagar 4.500 bolívares en otra juguetería de la zona.

El alto precio de los productos era una queja constante que compartían tanto consumidores como comerciantes. “Todo ha aumentado mucho, por eso es que las ventas han bajado tanto. Una muñeca Cicciobello, que el año pasado te costaba cuando mucho 3.000 bolívares, ahora está en 4.500 y no todos tienen para pagar eso”, añadió otro vendedor que prefirió no ser identificado. Esperan que hoy haya más movimiento en los locales.

En la búsqueda de mejores precios los consumidores visitaban varios comercios antes de comprar. En una juguetería en la avenida Baralt había una larga cola de clientes que eran marcados en los brazos para mantener el orden. “Yo llegué temprano y me tocó el número 425, pero me salí. Si me dices que es por comida me quedo, pero no voy a hacer cola para comprar un juguete”, dijo Adriana Luna.

Estrenos incompletos. Aunque muchos consumidores adelantaron las compras de ropa y calzado para estrenar en Noche Buena y fin de año, ayer las tiendas y zapaterías de los alrededores de La Hoyada y del centro comercial Sambil estaban llenas de clientes.

“A pesar de que este año ha habido menos movimiento que en otras ocasiones las ventas han estado buenas”, afirmó el propietario de una zapatería en el Sambil. Señaló que luego de las fiscalizaciones de la Superintendencia Nacional de Precios Justos les obligaron a bajar algunos precios, al igual que a otros negocios.

Digna Barsia fue una de las clientas que compró ayer. Afirmó que únicamente en ropa para que sus tres hijas estrenen hoy y el 31 gastó en promedio 35.000 bolívares. “Los precios son una exageración. Mi niña menor tiene 2 años y una faldita para ella me salió en 2.000 bolívares”.

Consumidores coincidieron en que la prioridad es la ropa para los niños. Aseguraron que si antes acostumbraran adquirir atuendos completos (ropa y zapatos) ahora deben conformarse con solo ropa. “Yo busco un par de zapatos que le combine con las mudas de los dos días, no hay dinero para más”, dijo Luisa Tovar. 

Navidad en colas

En los comercios privados en los que expenden productos del programa del gobierno Mi Casa Bien Equipada continuaban las colas de consumidores esta semana. En Daka de Bello Monte los clientes pernoctaban con sus familias para no correr el riesgo de perder su puesto y poder comprar. En el Imgeve de Chacao los clientes madrugaban para entrar.

En los comercios han repartido números para que las personas vayan a comprar de acuerdo con el turno que les corresponda. Pero los consumidores deciden acudir a los establecimientos mucho antes de lo que les toca, de modo de asegurar el electrodoméstico.

Una de las personas que durmió el domingo afuera de Daka afirmó que lo que lo motiva son los bajos precios. “No vas a conseguir un televisor de 39 pulgadas en 9.000 bolívares en ningún otro lugar y no hay dinero para comprarlo más caro”, dijo. 

Las restricciones no faltan en los negocios. En Daka se pueden adquirir máximo cuatro productos por persona: dos marca Haier, y dos de otras marcas comerciales. Mientras que Imgeve solo permite llevar dos equipos por cliente. Además de los televisores, se expenden neveras, lavadoras, hornos y cocinas.