• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Plantean dolarizar prestaciones y salario para revalorizarlos

Según Cendas, el salario mínimo equivalía a 37,10 dólares en agosto | Foto AFP / Archivo

Según Cendas, el salario mínimo equivalía a 37,10 dólares en agosto | Foto AFP / Archivo

Habría que hacer un referéndum, dijo Oscar Meza del Cendas. Para el economista Humberto García primero se debe corregir la macroeconomía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los trabajadores deben tener la libertad de escoger que su salario, prestaciones y pensiones le sean cancelados en moneda extranjera como el dólar, para revalorizar su dinero en bolívares, dijo Oscar Meza, director del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros.

Indicó que los haberes de los trabajadores y pensionados cada vez valen menos por las distorsiones de la paridad cambiaria y la inflación. “Esta medida, que se debe consultar en un referéndum con trabajadores, jubilados y pensionados, es la manera adecuada de recuperar el poder adquisitivo del ingreso”, sostuvo.

En la mesa de análisis Inflación y Canasta Alimentaria: ¿Es posible dolarizar los salarios?, organizada por Cedice Libertad, Meza refirió que la depreciación del ingreso de los trabajadores se ha profundizado en 2014 y más fuertemente en 2015, cuando la inflación y la caída del PIB cerrarán en 200% y 10%, mientras que la escasez superaba 36% en agosto pasado, lo cual ha colocado el sueldo básico en 37,10 dólares.

Insistió en que el salario mínimo debe cubrir el costo de la canasta alimentaria, sin embargo en el país se necesitan siete sueldos mínimos para ello. Sobre la indexación automática de los sueldos con la inflación, Meza indicó que eso no ocurre en Venezuela y “ha impedido que las cosas empeoren”.

Humberto García, miembro de la Academia de Ciencias Económicas y profesor de la Universidad Central de Venezuela, afirmó que la indexación profundizaría la hiperinflación. Consideró que antes de una medida de dolarización del salario se deben corregir las políticas macroeconómicas debido a la ineficiencia del gasto público.

Añadió que el nivel de los salarios no se corresponde con la productividad, pues han cerrado muchas empresas e industrias y las existentes sobreviven en medio de una política gubernamental con un régimen cambiario altamente distorsionado y los controles de precios que incentivan prácticas especulativas en detrimento de la actividad productiva.

Sin política salarial. Genny Zúñiga, del Centro de Estudios Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello, destacó que el gobierno no tiene una política salarial e incumple la Constitución, la cual establece un ingreso mínimo vital suficiente para que el trabajador cubra sus necesidades básicas.

Agregó que la mayoría de los trabajadores del sector formal de la economía gana un poco más o igual a un salario mínimo, que está en 7.421,68 bolívares mensuales.

Zúñiga resaltó que en el país seis de cada diez trabajadores no tienen estabilidad laboral porque se desempeñan mediante acuerdo verbal, sin contrato o con contrato a término de seis meses. Otra debilidad de los trabajadores es que 80% de ellos no está afiliado a los sindicatos.

Bachillerato no basta
La falta de educación y capacitación para el trabajo productivo limita las oportunidades de ingreso al mercado laboral, de acuerdo con el Centro de Estudios Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello. “En Venezuela se gradúa de bachiller 56,2% de la población, sin embargo el conocimiento adquirido no es suficiente para conseguir empleo”, dijo Genny Zúñiga.

La investigadora del centro de la UCAB precisó que la tasa oficial de desocupación (7%) no debe ser interpretada como un indicador de bienestar, pues hay muchos problemas con la calidad del empleo en Venezuela. Añadió que el desempleo juvenil, que abarca a las personas con edades entre 15 y 24 años, es elevado con una tasa de 20%.

La industria manufacturera, sector que ofrece las mejores oportunidades de empleo productivo, registra desde hace años un decrecimiento, lo cual repercute en la capacidad empleadora del sector, indicó.