• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Piden al Gobierno comprar y subsidiar cosecha de maíz

Cosecha de maíz

Cosecha de maíz

Fedeagro propone que el Ejecutivo les dé el mismo trato que le otorga a las importaciones del rubro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ausencia de un ajuste en el precio de la harina precocida de maíz ha provocado que se paralice parte de la compra de cosecha nacional que aún se encuentra en los silos. La industria alega que no puede costear el nuevo precio del maíz a 2,20 bolívares el kilo, mientras no se revise el precio del producto terminado y se reconozca el incremento en los costos de producción.

Antonio Pestana, vicepresidente de Fedeagro, sostiene que en el caso del estado Portuguesa hay 30 millones de kilos de maíz blanco sin colocar y lo mismo sucede en los estados Bolívar y Guárico.

“Tenemos muchas asociaciones de productores que tienen maíz represado en depósitos propios o alquilados, que no se ha podido vender a la industria, porque ésta alega que no puede trasladar el costo de la materia prima al producto terminado, en este caso la harina precocida, si el Gobierno no sube el precio”, dijo Pestana.

El vicepresidente del gremio agrícola sostiene que si hasta ahora el Ejecutivo ha estado subsidiando el precio del maíz blanco importado a la industria para evitar el alza de la harina, debería hacer lo mismo con la cosecha nacional.

“El Gobierno está garantizando el maíz comprándolo afuera a 2,54 bolívares y lo subsidia y lo vende a 1,50 bolívares a la industria, entonces debe hacerlo con el maíz nacional, que está más barato que los 2,54 bolívares del importado. Que compre el Gobierno el maíz blanco nacional en 2,20 bolívares y le ponga un precio para venderlo a la industria en 1,5 bolívares, así ni pierde la industria ni se arruina a los agricultores”, dijo Pestana.

Señaló que hay algunos productores que tienen más de tres meses con el maíz guardado en los silos, acumulando deudas y costos financieros. El vicepresidente de Fedeagro indicó que los agricultores también están conscientes de la necesidad de elevar el precio de la harina. “A nosotros no nos conviene que un eslabón de la cadena, como es la empresa procesadora de maíz, quiebre debido a las pérdidas de producción. Es injusto que se someta a la empresa privada a esta situación a costa de un Gobierno que sí tiene músculo financiero para soportar un precio bajo de la harina”, refirió Pestana.

El directivo de Fedeagro señaló que debe darse prioridad a la producción nacional y planificar importaciones entre febrero y junio, pero sólo si hay déficit.