• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Petrocaribe y envíos a Cuba impiden colocar crudo en mercados más favorables

Condiciones desventajosas y falta de transparencia pueden llevar a la nueva Asamblea Nacional a revisar los acuerdos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Nos van a encontrar de frente”, afirmó el presidente Nicolás Maduro al asegurar que luego de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre la oposición tendría como uno de sus principales objetivos “destruir convenios internacionales” como el de Petrocaribe o los firmados con China y Rusia.

Sin embargo, pese a las advertencias del mandatario, “los diputados de la nueva Asamblea Nacional están en potestad de revisar este tipo de convenios y, si la mayoría lo considera, someterlos a modificaciones”, dijo la diputada Vestalia Sampedro, miembro de la actual Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico.

El economista y profesor universitario Luis Oliveros señaló que una de las razones por las que deberían revisarse estos acuerdos es porque algunos han generado pérdidas de recursos para Venezuela. Recordó que Petrocaribe y los envíos a Cuba han perjudicado económicamente al país porque han impedido que la producción de Petróleos de Venezuela sea colocada en otros mercados que hubiesen pagado en efectivo y a corto plazo.

El diputado reelecto Williams Dávila, miembro de la Comisión de Política Exterior, Soberanía e Integración, coincidió con Oliveros en que por el desplome de más de la mitad de los ingresos de divisas debido a la baja de los precios del crudo deben revisarse los envíos que hace la nación. “No estamos en una situación privilegiada como para subsidiar a otros países”.

Agregó que los acuerdos también deben revisarse porque sobre ellos hay muchas dudas. “Las comisiones de Contraloría y de Política Exterior de la actual Asamblea no han tenido acceso a los convenios para saber el grado de compromiso que tiene el país. En una sesión pedimos que nos mandaran los convenios específicos en materia petrolera, de asistencia energética, pero  nunca tuvimos acceso a la información”.

La diputada Sampedro aseguró que la Comisión de Finanzas también hizo la solicitud y no recibieron respuestas: “Hay muy poca transparencia. Hace falta que se revisen, que haya rendición de cuentas”.

Los diputados sostuvieron que el gobierno solo le ha presentado al Parlamento convenios marcos, sin mayores detalles de las condiciones establecidas en los acuerdos específicos.

Cuestión de política. El internacionalista y profesor universitario Félix Arellano concordó con que es muy relevante que los convenios internacionales sean sometidos a contraloría. Añadió que las relaciones deben existir, pero en condiciones favorables para todos.

“No es inteligente la ruptura de acuerdos internacionales, es irracional, no conviene. Lo importante es hacer una revisión, que se sepa cómo se han realizado”, afirmó.

El diputado Dávila descartó que la intención de la nueva Asamblea sea perjudicar la integración regional, aunque aseguró que el gobierno venezolano no buscaba esos fines cuando firmó los convenios.

“Nosotros partimos de la integración latinoamericana, pero hay que ver los intereses del país. Además, estos acuerdos fueron hechos con un interés geopolítico no para fortalecer la integración latinoamericana. Lo que buscaba el gobierno era obtener apoyo en organismos internacionales como la Caricom. Prevaleció más un interés geopolítico que una necesidad de integración”, reiteró.

LO DIJO:

“La derecha venezolana viene a destruir los convenios de cooperación con Petrocaribe, con China, Rusia y con el resto de América Latina y el Caribe. Nos encontrarán de frente”

Nicolás Maduro

Presidente de la República

Despachos a Petrocaribe superan $ 50 millardos

Petrocaribe es uno de los convenios energéticos que más ha afectado las finanzas del país en los últimos 10 años debido a las condiciones que comprende el acuerdo, dijo el economista y profesor universitario Luis Oliveros.

El convenio fue firmado en 2005 por el presidente Hugo Chávez y establece que Venezuela enviará crudo a crédito a 14 países del Caribe. Entre los lineamientos se menciona que según el precio del petróleo el financiamiento puede ser de hasta 80% del total de la factura, pagadero en 25 años con una tasa de interés de entre 1% y 2% y con 2 años de gracia.

Además, la parte de la factura que debe ser pagada de contado no se cancela solo con efectivo. Algunos lo han hecho en especies como caraotas y arroz.

Entre 2006 y 2014 Venezuela despachó en promedio de 186.000 barriles de petróleo por día a Petrocaribe (además de Cuba). La factura asciende a 50 millardos de dólares, de los cuales solo se ha pagado muy poco, según una investigación de Oliveros.

“En el momento estelar de Petrocaribe mandamos más de 250.000 barriles diarios de petróleo. Hoy estamos mandando alrededor de 170.000. Ese crudo se le vendería a cualquier otro cliente y se conseguiría el dinero en efectivo”, insistió el economista.

Aseguró que las ventas actuales por el convenio representan más de 62 millones de barriles al año, lo que se traduce en más de 2 millardos de dólares. “Es dinero que Venezuela no recibe en el momento en que más lo necesita. Esos 2 millardos que no están entrando al país son más que las reservas líquidas que tenemos hoy en el Banco Central de Venezuela”.

Agregó que lo poco rentable del convenio se evidenció también este año cuando el gobierno debió rebajar en más de la mitad la deuda que tenían República Dominicana y Jamaica por los envíos a Petrocaribe. “Necesitaban dinero y remataron la deuda. Ese dinero pudo cobrarse completo si se le vendía a otro mercado”, reiteró.

La isla debe más de $ 14 millardos

En octubre del año 2000 el presidente Hugo Chávez y el entonces mandatario cubano, Fidel Castro, firmaron el Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela, que comprende el envío de crudo venezolano a cambio de servicios de salud, educación, cultura y deporte.

Una de las principales dudas de analistas nacionales es el precio del barril que se ha usado como referencia para calcular el pago por los servicios que ha prestado el personal cubano en Venezuela. Pero datos del economista Luis Oliveros, basados en el precio del mercado del crudo, indican que la isla tiene una deuda de más de 14 millardos de dólares.

Su colega Orlando Ochoa dijo: “El acuerdo hay que revisarlo, mucho más porque sabemos que servicios como el de Barrio Adentro (que ofrece atención médica en comunidades de bajos recursos) se han dejado de prestar con la disminución de los recursos fiscales”.

A juicio del analista, el convenio bilateral puede mantenerse pero con otras  condiciones: “Si Cuba está en un proceso de transición, Venezuela puede seguir apoyándola, pero en términos financieros claros. Se le pueden otorgar facilidades, pero sin subsidios implícitos de grandes proporciones que terminen afectando los ingresos de caja de Pdvsa y por consiguiente perjudiquen al país”.

Opacidad empaña convenios con China

Las relaciones entre Venezuela y China, que comprenden el intercambio de dinero y servicios del país asiático por envíos de crudo, no están mal valoradas por Carlos Álvarez, de Ecoanalítica.

Sostuvo que se trata de una relación que les conviene a ambos países. “Venezuela tiene limitada la entrada de divisas y está escasa de productos. El convenio con China le otorga liquidez y le permite surtir un poco el mercado. China tiene exceso de liquidez y demanda petróleo. Con estos acuerdos garantiza su entrada de crudo en el tiempo”, dijo.

Desde 2007 se han creado 2 fondos a través de los cuales Pekín ha prestado 56 millardos de dólares, 10 millardos este año. Del total, el país ha cancelado más de la mitad con los envíos de crudo, según cifras de Ecoanalítica.

Lo que empaña el Fondo Chino Venezolano es la poca claridad que hay sobre las negociaciones, agregó Álvarez: “Hay mucha opacidad sobre lo que se está haciendo. No sabemos cuál es la negociación, cómo se está calculando el barril de petróleo, cuánto se está enviando”.

Agregó que las relaciones deben mantenerse, pero el gobierno tiene que rendir cuentas sobre dónde está invirtiendo el dinero que recibe. “Se cree que los recursos se han usado para pagar el servicio de deuda externa, por ejemplo, cuando en teoría no es para eso que le prestan”.