• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Persistirá escasez de café nacional por más de 4 años

Una hectárea sana debería producir entre 40 y 50 quintales de café, pero se producen 5 quintales | Foto Henry Delgado / Archivo

Una hectárea sana debería producir entre 40 y 50 quintales de café, pero se producen 5 quintales | Foto Henry Delgado / Archivo

Bajos precios y la prohibición de venta del rubro a intermediarios afecta a 55.000 productores del sector

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los pequeños productores de café están imposibilitados técnica y económicamente para realizar un control efectivo de la roya anualmente. La falta de rentabilidad que dejan los bajos precios del rubro y la ausencia de medidas gubernamentales han permitido que la enfermedad causada por el hongo hemileia vastatrix, considerada como la más grave que ataca a este cultivo, prolifere desde el año pasado en los sembradíos.

“70% de las fincas cafetaleras del país están afectadas por roya y broca”, aseguró Dioleidis Páez, directora de Café de Fedeagro.  Dijo que para que estás hectáreas estén productivas hay que sanearlas, sembrar nuevo cafeto y hacer los controles de roya anual. Prevén que tardaría mínimo cuatro años en volver a generar cosecha. Y advierte que el café nacional continuará escaseando.

Desde que Agroisleña –ahora Agropatria– fue expropiada el 4 de octubre de 2010, el Ejecutivo es el responsable de la venta de plaguicida. Sin embargo, productores han declarado en reiteradas oportunidades que ha habido fallas en el suministro.

Páez agregó que varias veces han presentado estudios sobre la enfermedad y su impacto, pero el gobierno ha hecho caso omiso.

La producción de este año mermó casi 70%; de aproximadamente 1,2 millones de quintales generados en  2013 descendió a 400.000 quintales este año, según datos oficiales.

Una hectárea sana debería producir, a partir del cuarto año, entre 40 y 50 quintales de café. No obstante, están produciendo 5 quintales, que equivale a 230 kilos.

“El sector cafetalero atraviesa la crisis más severa de los últimos años y la ausencia del producto la perciben los consumidores en los supermercados”, afirmó. “Producir un quintal de café cuesta más que lo que pagan por el”, aseveró.

Por tal razón, piden al Ejecutivo un aumento en los precios. El quintal de café corriente que le pagan al productor a 2.800 bolívares, solicitan que lo suban a 4.500 bolívares. El de café lavado tipo A, que cuesta 3.641 bolívares, que lo incrementen a 5.000 bolívares y el lavado tipo B que pase de 4.500 a 6.200 bolívares.

Prohibición. Otra preocupación que afecta a los productores de café es la prohibición de venta del rubro a intermediarios. En el decreto N° 1508, publicado en la Gaceta Oficial 40557 del 8 de diciembre pasado, se establece que los productores solo podrán arrimar o comercializar sus cosechas, de manera directa y sin intermediación, ante la Corporación Venezolana del Café a través de los puestos de compra de sus compañías filiales: Empresa Nacional del Café, Café Venezuela y Fama de América.

Todo esto con el propósito de abastecer la Reserva Estratégica Nacional de Café. “Queda prohibida la venta de café verde, café en pergamino y café en cereza, por parte de productores y productoras a intermediarios y cualquier otro actor”, dice el decreto.

La representante de Fedeagro indicó que la medida perjudica a los 55.000 productores del ramo. “Debido a los bajos precios que fijó el gobierno tenemos que venderle a los privados para generar algo de rentabilidad y seguir cosechando”, expresó.

Contó que le suministran el rubro a Exportadora Pacas, dedicada a la producción, beneficiado y exportado de cafés especiales, gourmet y convencional. Esta empresa es la que le facilita los insumos al productor durante el año para la cosecha y les otorgan créditos para cultivar. Hay 5 en el país y agrupa a 12.000 productores.

Toman guayoyo más claro. Propietarios de panaderías y luncherías han empezado a percibir fallas en el suministro del café en granos que compran para preparar en sus negocios. “Cuesta conseguirlo, pero afortunadamente no nos hemos quedado sin paquetes. Fuimos precavidos y compramos suficiente, pero sí hemos tenido que pagarlo por encima del precio establecido”, afirmó el encargado de una cafetería en Los Cortijos.

Agregó que las fallas críticas son las de la leche. “A veces me quedo sin nada y solo puedo vender café negro”. En los comercios expenden el café pequeño entre 15 y 20 bolívares y el grande oscila entre 25 y 40 bolívares.

Los consumidores sí han tenido más inconvenientes para conseguir el café para sus casas. “Tengo varias semanas visitando supermercados y nada que hay, en mi casa estamos estirando lo que nos queda. Hacemos el guayoyo más claro que de costumbre porque no hay”, dijo Gabriela Núñez, vecina de El Cafetal.

El café fue uno de los 15 artículos de la canasta alimentaria que estuvo escaso en noviembre, según el más reciente informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros.

En una visita, el miércoles, a supermercados del centro y este de Caracas no se encontró café a precio regulado. Las presentaciones disponibles son las de café gourmet cuyo precio parte de 125 bolívares el kilo.