• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Pequeños comercios restringen venta por terminal de cédula

La harina, el aceite de maíz, la leche y el detergente en polvo siguen siendo los productos más buscados | Foto Omar Véliz

La harina, el aceite de maíz, la leche y el detergente en polvo siguen siendo los productos más buscados | Foto Omar Véliz

Comerciantes insisten en que la medida es para evitar que los mismos usuarios sean los que compren siempre y se lleven todos los productos, pero consumidores dicen que el abastecimiento no ha mejorado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La medida de restringir las ventas en los supermercados de acuerdo con el número en que termina la cédula de identidad de los consumidores, que se empezó a aplicar en la red de abastos del Estado y que se extendió a algunos establecimientos privados, llegó ahora a los pequeños comercios independientes en los que expenden artículos de primera necesidad.

En un recorrido realizado por el centro y este de Caracas se constató que en varios negocios, algunos de propietarios venezolanos y otros de dueños asiáticos, tenían letreros en las puertas en los que se detallaba los días en que se permite comprar según como termine la cédula. En la mayoría la secuencia es la misma: terminales de cédula 0 y 1 compran los lunes, 2 y 3 los martes, 4 y 5 los miércoles, 6 y 7 los jueves, y 8 y 9 los viernes.

Las ventas los fines de semana varían de acuerdo con el negocio. En los abastos Bicentenario atienden los sábados a los clientes con cédulas terminadas del 0 al 4, mientras que los domingos les venden a los que tienen cédulas cuyo último número vaya del 5 al 9. Sin embargo, ayer en la sede de Plaza Venezuela colocaron un aviso que indica que hoy se atenderá solo a ciudadanos con terminales 3 y 4, y mañana los del 0, 1 y 2.

La restricción ha generado reacciones diversas entre los consumidores. Algunos afirman que ha servido para mermar un poco las largas colas que se formaban para adquirir los productos con fallas de abastecimiento, otros agregan que se trata de una forma alterna de coartar la libertad de compra de los ciudadanos.

“Sí es cierto que las colas han bajado, aunque no han desaparecido. Pero el problema mayor es que tienes que comprar lo que haya el día que te toca. Antes uno venía cuando sabía que había llegado algo de lo que necesitas, ahora no es así. Si hoy no hay pollo o carne, me toca esperar hasta el próximo viernes”, detalló Helen Rodríguez mientras hacía cola en el Bicentenario de Plaza Venezuela.

Yorgelis Reyes, vecina en la cola, rechazó que la medida se extienda a bodegas y pequeños comercios. “Eso debería ser solo para los supermercados en los que se forman las colas. Es una locura que hasta para comprar en el negocio que queda cerca de tu casa debas esperar tu turno”, dijo.

Una de las encargadas de un automercado en La Candelaria, que prefirió no ser identificada, aseguró que la semana antes de Carnaval, cuando empezaron a vender por número de cédula, hubo un conflicto entre los consumidores y los propietarios del negocio.

“La gente se puso agresiva, se quejó de que vendiéramos así, pero no tenemos muchas opciones. Es una manera de lograr que los productos alcancen para más ciudadanos y no se los lleven las mismas personas”, dijo.

Escasez persiste. Consumidores insisten, sin embargo, en que la venta por los terminales de cédula no ha logrado mejorar el abastecimiento.

La harina y el aceite de maíz, la leche líquida y en polvo, el café, la azúcar, el detergente en polvo, los lavaplatos, los desodorantes y los jabones de tocador siguen siendo los productos más buscados. “Es lo que no consigues en casi ningún lado, ahora se está desapareciendo hasta el arroz. A los mercados llegan las presentaciones más caras. Los regulados los consigues en los buhoneros hasta en 70 bolívares un kilo”, dijo Mayerling Flores cuando compraba en un supermercado en La Castellana.

Comerciantes reiteran en que no han dejado de recibir despachos, pero aseguran que cada vez reciben clientes de otras ciudades, que evitan que los productos permanezcan en los comercios.

Llegaron las captahuellas
Las máquinas captahuellas que serán instaladas en la redes de supermercados para limitar las ventas de productos por clientes ya llegaron al país, informó el pasado jueves el superintendente de precios justos, Andrés Eloy Méndez. “Las estamos programando y nos va a ayudar mucho a bajar la cola. Incitar a la cola es parte del golpe (de Estado)”, sostuvo.

La Superintendencia para la Defensa de los Derechos Socieconómicos afirmó que en el primer semestre se estabilizará el abastecimiento y la distribución de alimentos y productos básicos en los distintos puntos de comercialización del país. 

Con la instalación de esta medida se "neutralizará a los bachaqueros”, dijo Méndez en VTV. El Superintendente indicó que personas que estaban ligadas a delitos domésticos habían migrado al machaqueo. Aseguró que ya se está trabajando para desmantelar estos grupos. 

“El pueblo está consciente de que el gobierno está trabajando sin descanso para que con las captahuellas se estabilice el abastecimiento”, expresó.

Las captahuellas fueron instaladas en la red de distribución del Estado desde hace varios meses.