• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Pdvsa pone en riesgo plantas de Caracas por falla en gas natural

El gobierno adquirió plantas a GTME, Derwick Associates, Duro Falguera, Elecnor y Waller Marine para blindaje eléctrico de Caracas | Foto:

El gobierno adquirió plantas a GTME, Derwick Associates, Duro Falguera, Elecnor y Waller Marine para blindaje eléctrico de Caracas | Foto:

La falta de líneas de transmisión impide que se puedan utilizar 3.000 megavatios de la generación que aporta el complejo de Guri

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las plantas térmicas que el Ejecutivo instaló entre 2009 y 2012 para garantizar lo que se llamó el blindaje eléctrico de Caracas, de acuerdo con los reportes de la Corporación Eléctrica Nacional, se activaron en el apagón ocurrido el lunes y permitió la restitución del servicio en un promedio de entre 30 y 50 minutos en la capital. No obstante, el déficit de gas natural debido a los retrasos en los planes de Petróleos de Venezuela, el uso de combustibles líquidos y la calidad del diesel están deteriorando las instalaciones.

“Esas son unas plantas de respuesta rápida que si estuvieran operando con gas natural su mantenimiento pudiera darse a las 25.000 horas de uso, que eso sería un promedio de 3 años. Sin embargo, están operando con diesel y eso obliga a un mantenimiento cada año y medio que se no se está realizando”, agregó el ingeniero José Aguilar, consultor en materia eléctrica. “Esas plantas no sólo tienen el problema de la carencia de gas, sino que dependen de que el presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, envíe el diesel, lo que genera enormes costos y complicaciones logísticas de transporte que demoran la distribución”, afirmó.

Los equipos de las plantas Picure, Guarenas, La Raisa, El Sitio y EDC Sur -junto con los instalados en las barcazas Rufina y Margarita- deberían operar en los horarios de demanda máxima de la región capital. Fueron adquiridas durante la emergencia que se decretó a finales de 2009 cuando se delegó la instalación a las empresas GTME y Derwick Associates, de capital nacional, y a las extrajeras Duro Falguera, Elecnor y Waller Marine.

Los reportes del Centro Nacional de Despacho señalan que en esos picos de demanda no siempre se ponen en funcionamiento debido a los retrasos en los suministros de combustible en los que incurre Pdvsa. A la situación se suma que actualmente Corpoelec está en mora en el cambio de filtros y revisión de turbinas debido a los problemas financieros que tiene la compañía.

El gobierno asegura que 2013 podría concluir con récord de capacidad de generación instalada por encima de 30.000 megavatios y, por primera vez, con la fuente térmica superando a la hídrica, pero casi un tercio de ese nivel de potencia no puede operar.

De un total de 189 unidades térmicas, que aportan 6.800 megavatios, por lo menos 89 requieren de un mantenimiento crítico por los residuos que deja el diesel, y por esta razón buena parte de estos equipos no está en funcionamiento y los que se cuentan muestran un desempeño contrario a normas ambientales.

“El gobierno de Hugo Chávez y ahora el de Nicolás Maduro lo que han hecho es tener una política eléctrica altamente contaminante y carente de incentivos para reducir el uso de combustibles líquidos como sí la hubo en el pasado”, dijo Armando Meleán, ex director de Electricidad del otrora Ministerio de Energía y Minas. “En el pasado Caracas tenía como energía alterna lo que suministraba el Guri, pero en este momento es todo lo contrario y las plantas que se instalaron sólo se prenden para momentos del día de alto consumo y cuando ocurre una emergencia”, añadió.

Rezago en planes. Uno de las críticas que hacen los expertos a la gestión del gobierno se refiere a la excesiva concentración de inversión en plantas de generación en comparación con transmisión. “Si en este momento se pusiera en marcha la planta de Tacoma no habría manera de sacar esos megavatios”, expresó Víctor Poleo, ex viceministro de Electricidad del Ministerio de Energía. “Aparte del mantenimiento que requiere la red existente, hace falta que se instale una nueva línea de transmisión incluso para sacar parte de la energía que se genera en Guri”, indicó.

Actualmente el sistema eléctrico cuenta con 3 líneas de transmisión de 765 kilovoltios, otras 3 de 400 kilovoltios y dos de 230 kilovoltios con un tiempo de instaladas que está entre 20 y 40 años. A criterio del ingeniero José Aguilar, se requiere una línea adicional 765 con una extensión de 750 kilómetros.

Sin transparencia

A principios de julio, el ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, se comprometió a restituir la información sobre el sistema eléctrico nacional que hasta noviembre de 2010 suministro el Centro Nacional de Despacho en su página de Internet.

“Estamos trabajando en la reactivación de la página porque estamos convencidos de que lo mejor es mantener a la gente informada", dijo Chacón a un grupo de periodistas. A cinco meses del anuncio aún no se concreta la promesa.

“La antigua Opsis, como antes se llamó el Centro Nacional de Despacho, emitía un boletín sobre las causas que ocasionaba la interrupción del servicio y había credibilidad”, recordó el ingeniero Miguel Lara, que fue director de la oficina. “La falta de transparencia lo que ha hecho es agravar más la situación”, afirmó.