• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Parque industrial de Carabobo opera a 60% de su capacidad

La planta de Pepsi, en la Zona Industrial de Valencia, se paralizó desde el 16 de septiembre | Foto Tibisay Romero / Archivo

La planta de Pepsi, en la Zona Industrial de Valencia, se paralizó desde el 16 de septiembre | Foto Tibisay Romero / Archivo

Varias empresas han tenido cierres temporales y otras desconocen si volverán a abrir ante la falta de divisas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En lo que va de 2014 la industria automotriz y de autopartes que operan en Carabobo han sido las más afectada por la falta de divisas: trabajan solo a 10% de su capacidad instalada, según fuentes vinculadas al sector.

Carabobo cuenta con uno de los más importantes parques industriales del país. Sin embargo, la dificultad para conseguir la materia prima y los insumos debido a las demoras causadas por la adjudicación y liquidación de divisas ha comprometido la productividad de la manufactura.

Se han registrado paralizaciones de plantas, trabajo a media máquina para rendir  los inventarios, recesos y vacaciones forzadas y  el abandono de los dueños de algunas fábricas por considerar que el negocio no es productivo con las actuales condiciones de la economía nacional.

De acuerdo con empresarios, este año la industria ha trabajado, en promedio, a 60% de su capacidad instalada. Reconocen que el sector automotor y sus conexos ha sido el más afectado.

Pepsi paralizada. La planta de Pepsi de bebidas no carbonatadas, que està ubicada en la Zona Industrial de Valencia, se paralizó desde el 16 de septiembre. Sus trabajadores han señalado que el principal problema es que no cuentan con los cuerpos de lata y tapas para envasar el té Lipton y los jugos Yukery que elaboran. También han tenido problemas con algunas pulpas de frutas. 175 empleados directos se encuentran en vacaciones forzadas con un pago que representa el salario básico, sin los correspondientes bonos. El miércoles 15 estaba prevista una reunión con representantes del gobierno regional, pero fue suspendida.

Clorox abandonada. Los empleados de la planta de Clorox, en el municipio Guacara, consiguieron el lunes 22 de septiembre los portones de la fábrica cerrados con candados y cadenas. La empresa había decidido cesar sus operaciones por improductividad debido las dificultades económicas del país. Luego de algunas protestas, el gobierno decidió asumir el control, pero la planta continúa paralizada. Sus 101 obreros y 23 empleados confían en que luego de la reunión que tuvieron con el vicepresidente Jorge Arreaza se reanuden las labores.

Cierre de Suramericana. El lunes 29 de septiembre, los 23 trabajadores de Suramericana de Soplado, única planta de  tanques de gasolina en el país, encontraron en los portones de la empresa, en Los Guayos, un pendón en el que los dueños les notificaban que procedían al cierre definitivo y que recibirían sus cheques. Los empleados se movilizaron a la Inspectoría del Trabajo para buscar amparo y el miércoles 8 de octubre entregaron un documento en la Presidencia de la República. Aún siguen sin respuestas.

El control de Venoco. Trabajadores de la planta Venoco, situada en el municipio Guacara, protestaron entre finales de septiembre y comienzos de octubre cuando el gobierno no permitió el ingreso a sus directivos y gerentes. La empresa se encuentra en una etapa de transición de dueños privados  a manos del Estado, a través de Petróleos de Venezuela. Las operaciones  no se han detenido. El 8 de octubre el vicepresidente Jorge Arreaza participó en una asamblea con empleados y ofreció aumentar la producción.