• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Parilli: Ya tenemos una tarjeta de racionamiento virtual

Roberto León Parilli, presidente de Anauco | William Dumont/ El Nacional

Roberto León Parilli, presidente de Anauco | William Dumont/ El Nacional

El presidente de Anauco señaló que el gobierno ha sido bueno diagnosticando los abusos contra el consumidor, pero no curando la enfermedad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

--¿Un consejo a usuarios y consumidores para 2014?

--No desesperarse, organizarse y conocer muy bien sus derechos constitucionales.

--Aunque la cabuya siempre revienta por el lado del consumidor...

--Sí, es el más débil, sobre todo cuando la jalan duro de los dos extremos.

--¿Del extremo del Estadogobierno?

--Un extremo que ha dejado espacios para que la gente se defienda sola, ya que sus organismos están ocupados en el Plan de la Patria.

--¿El Indepabis?

--Dejó de ser un organismo autónomo para la defensa del consumidor y se convirtió en el brazo ejecutor de un ministerio.

--¿Y Anauco?

--Más que parte de la cabuya, es su soporte.

--¿Aran en el mar?

--No, hemos avanzado con el consumidor: el que tiene los reales en el bolsillo.

--¿Qué tal jala el otro extremo, el del sector comercial?

--Hay que frenar a los que especulan y se aprovechan de la escasez para enriquecerse.

--¿Corrió a Daka aquel día?

--Por supuesto que no. Me alegré por los que pudieron comprar, me entristecieron los que venían detrás de la cola, y me preocupan los que en adelante quieran comprar calidad y cantidad.

--¿Se instaló la cultura de las colas?

--Sí, este es el país de las colas. La gente ya no tiene idea de para qué las hace. Lo paradójico es que hay una campaña "bájale dos" y a la vez ordenan que dejen vacíos los anaqueles.

--¿Quién defiende los comercios invadidos?

--Por lo visto, ellos mismos, organizadamente.

--¿Quién paga los daños por los cortes de luz?

--El usuario, pese a que, según la ley, Corpoelec, uno de los peores servicios eléctricos del mundo, está obligado a reponerlo.

--¿Hay que educar al consumidor?

--Más que educarlo, formarlo e informarlo.

--¿Se ha informado sobre la estafa de los implantes?

--Muchísimo. Anauco está representado en Francia para defenderlas. En lo individual no hubiese habido defensa posible.

--¿El consumidor ideal?

--El que consigue todo lo que quiere y lo compra con tranquilidad cuando lo necesita.

--¿El consumidor más unido de la región?

--En poco tiempo será el venezolano, pues tenemos una gran escuela.

--¿Qué comparte Anauco con la revolución?

--Que la gente ha despertado y se ha activado.

--¿Qué le cuestiona?

--Sería bueno que la energía de un pueblo despierto se canalice de manera inclusiva, para el bienestar colectivo.

--¿Quién los respalda?

--No tenemos jefe. Somos autosuficientes en lo financiero y lo personal.

--¿Autosuficientes como el Estado?

--Este lo es solo de la palabra hacia afuera. No le ha quedado más remedio que entenderse con nosotros. En algunos casos hubiéramos querido que cumpliesen mejor con su deber.

--¿Darían clases al Estado?

--Podríamos dar y recibir. Lo importante es lograr puentes de comunicación para trabajar juntos en las coincidencias.

--¿Quién defiende a los consumidores de whisky?

--Les instamos a reducir su consumo y defendemos su derecho de conseguirlo.

--Y para conseguir dólares, ¿hay ciudadanos de primera y de segunda?

--Sí. Un ciudadano de primera en un país socialista es el que tenga una tarjeta de crédito: el producto financiero más oneroso y clasista del mercado.

--¿Lo más revolucionario de la revolución?

--Que lo que hoy es ley mañana no lo sabemos.

--¿Cuánto cuesta una ley de costos?

--No conseguir algunos bienes que desaparecen del anaquel.

--¿Ha vivido una aventura en Maiquetía?

--Muchas en lo personal, y como intermediario, en defensa del pasajero.

--¿Avanza el Metro?

--Todavía funciona, no así las empresas de azúcar, café o cemento.

--¿Son recuperables las empresas expropiadas y arruinadas?

--Si las devuelven a sus dueños bajo condiciones de trabajo entre el Estado y los particulares.

--¿Se repondrán los stocks?

--Tengo dudas. Lo que ocurre con los televisores ha pasado con otros rubros. Hace más de un año, Sundecop se estrenó fijando "precios justos" a 18 rubros y, por ejemplo, las marcas de champú bajaron de 87 a 15, coartando así el derecho de elegir.

--¿Aumentaría el precio de la gasolina?

--En 1.000%.

--¿Alquilaría un inmueble?

--No, los riesgos son muy grandes.

--¿Podrá bajar el gobierno los precios de las viviendas?

--No creo. La economía no es un potro salvaje que se puede dominar a la fuerza. ¿De qué sirve un "precio justo" si nadie vende el bien?

--¿Contribuye el consumidor a que lo estafen?

--Contribuye con una conducta propia de un Estado de necesidad: o compra leche a cualquier precio o el hijo no la toma.

--¿Y la publicitada lucha del Estado-gobierno contra el remarcaje y la usura?

--El gobierno ha sido bueno diagnosticando los abusos contra el consumidor, pero no curando la enfermedad.

--¿Quién indemniza a los usuarios de la patria?

--Nadie, porque el Estado se ha hecho dueño de todo y es mal indemnizador.

--¿Qué pasaría en Venezuela si se instituyere la tarjeta de racionamiento?

--Ya la población tiene una tarjeta de racionamiento virtual. Ya con la tarjeta formal no podemos comprar lo que queremos sino cuando hay, como en otros países radicales.