• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Papel higiénico y leche llegaron al Bicentenario con Carlos Osorio

Los consumidores se encontraban afuera del Bicentenario desde el jueves en la madrugada | Foto: Raúl Romero

Los consumidores se encontraban afuera del Bicentenario desde el jueves en la madrugada | Foto: Raúl Romero

El supermercado del gobierno reabrió las puertas ayer, pero en los anaqueles faltaban artículos de higiene personal y limpieza del hogar  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer desde la una de la madrugada ya había gente fuera del abasto Bicentenario de Plaza Venezuela haciendo cola para entrar a comprar. El establecimiento que permaneció unos días cerrado por inventario volvió a abrir luego de que una comisión presidida por el vicepresidente de Soberanía Alimentaria, Carlos Osorio, llegó al lugar para hacer una inspección.

“Aquí hay un gobierno dedicado las 24 horas del día a garantizar la seguridad alimentaria de nuestro pueblo. Estamos activando todos los mecanismos para asegurar la distribución efectiva de los alimentos”, aseveró.

En el comercio había café, aceite de soya, papel higiénico, harina de maíz, leche líquida y en polvo. También pollo y carne importada de Brasil, pero para adquirirlos, además de las colas que había que hacer para entrar, era necesario hacer otras más pequeñas alrededor de las neveras.

De las carnes los consumidores se podían llevar dos piezas. Cuando todavía estaba Osorio en el abasto se armó una trifulca entre clientes que se querían llevar los pollos. Las autoridades presenciaron el incidente.

En su visita el funcionario insistió en lo abastecido que se encontraba el lugar y le pidió a los consumidores que no se preocuparan por las denuncias de escasez. Afirmó que en 2014 fueron distribuidas en las redes de mercados gubernamentales más de 4 millones de toneladas de alimentos, y aseguró que actualmente tienen más de 600.000 toneladas para comercializar.

Los clientes, sin embargo, que tuvieron que esperar hasta las 10:00 de la mañana para entrar a comprar, después de que se fueron los funcionarios se quejaron de que no consiguieron todo lo que buscaban. “No había aceite de maíz, el de soya no me gusta. Tampoco había azúcar. Aunque no venía a comprar leche ni café aproveche que conseguí para llevarme”, dijo Rosa Maldonado, de 72 años de edad, que estaba desde las 6:00 am en la cola y pudo entrar pasadas las 11:00 am.

“Yo no sabía qué había. Me vine a hacer mi cola a ver si abrían y encontraba lo que me falta en casa. Conseguí leche en polvo que tengo meses buscando, pero me dejan llevar solo una. También me llevo un paquete de papel de 12 rollos porque es lo que me dejan comprar”, afirmó Dayana Brito, una consumidora que salió a las 4:30 am de su casa en Charallave para llegar a Caracas temprano y poder comprar.

Los clientes también reclamaron la ausencia de artículos de limpieza e higiene personal. “Yo tengo mucha ropa sucia en mi casa esperando que consiga detergente para lavar. Vine para acá y nada. Tampoco había desodorante y cloro vendían solo uno”, dijo María Gómez, cuando salió del abasto.

Osorio reconoció las fallas de abastecimiento en esos artículos. “Sabemos que hay fallas coyunturales ahí”. Y afirmó que trabajan en resolverlas.

Pasillos con uniformados.  Los consumidores que acudieron al abasto Bicentenario eran vigilados por una gran cantidad de guardias y policías nacionales que con armas largas y equipos antimotines caminaban entre las colas y pasillos.

Los funcionarios formaban parte de un dispositivo de seguridad que se desarrolla en los centros de distribución de alimentos, dijo la ministra de Interior, Justicia y Paz, Carmen Meléndez, que también participó en la inspección al mercado.

Los guardias no se encuentran solo en los mercados públicos, también vigilan las colas en negocios privados.