• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Panaderías racionan la venta de canillas

Panadería

Panadería

Establecimientos han tenido que limitar su producción por fallas en el suministro de harina de trigo. Despacho se normalizará la próxima semana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Panaderías en varias zonas de la capital racionan la venta de pan canilla a dos por persona debido a problemas con el suministro de harina de trigo. Manuel Grajea, propietario de la panadería Rocarena, dijo que el despacho ha sido escaso y que se ha visto obligado a limitar la producción.

“Tengo un mes comprando harina prepagada”, indicó, y añadió que su consumo es de 400 sacos al mes pero que últimamente recibe la mitad. “En diciembre despacharon un poco más, pero se me ha ido acabando”.

El presidente de la Asociación de Molinos de Trigo, Richard Dalke, explicó que las panaderías deben administrar sus inventarios por las fallas de distribución, que atribuyó a dos razones: la paralización por un mes de la empresa Monaca y el colapso de los puertos.

Puntualizó que la planta de Monaca, principal proveedora de harina de trigo panadera —abarca 30% del mercado—, estuvo paralizada durante un mes, debido a problemas con el sindicato de trabajadores.

Sin embargo, señaló que la empresa retomó actividades hace quince días y que la semana próxima debería observarse mejoras en el despacho. Refirió que los retrasos en los puertos generaron escasez de materia prima para los molinos, por lo que Monaca tuvo que prestar el trigo de sus silos a las demás procesadoras.

Juan Crespo, presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Harina, expresó que los problemas con el suministro no se deben únicamente a los conflictos laborales de Monaca. Dijo que ha habido fallas en la logística de transporte, que suelen tomarse vacaciones en diciembre, por lo que la situación, afirma, es peor en las regiones.

Agregó que la regulación sobre los camiones que cargan más de 30 toneladas provoca que los transportistas se abstengan de visitar el interior del país por miedo a perder la mercancía.

El sindicalista aseguró que existe suficiente trigo en los silos y que los molinos operan a plena capacidad. Coincidió con Dalke en que, además, esta es la época en la que tradicionalmente se consume más harina. Añadió que la mayoría de los molinos tienen clientes exclusivos y cuando uno de ellos se paraliza, afecta el suministro puntual de ciertos establecimientos.