• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Pago del servicio de la deuda es mayor al presupuesto de salud

Pdvsa

Pdvsa

Los pasivos de la nación superan las necesidades presupuestarias de sectores de vital importancia para la población

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El servicio de la deuda de la República y de Pdvsa alcanzó un total de 13,9 millardos de dólares en 2012, de los cuales 7,7 millardos fueron para cancelación del capital y 6,2 millardos de dólares al pago de intereses, que aumentaron 40,9% con respecto a 2011 –cuando sumaron 4,4 millardos de dólares. Esto indica que las erogaciones para cumplir con los pasivos de la nación y la petrolera superaron los presupuestos de salud y educación del año 2012.
El presupuesto aprobado por la Asamblea Nacional para el año pasado –incluyendo los créditos adicionales- llegó a 110 millardos de dólares al tipo de cambio vigente para entonces de 4,30 bolívares por dólar. En el caso de las asignaciones para el sector educación se aprobaron 13,6 millardos de dólares, lo que equivale a 300 millones menos que lo que se debió pagar por las acreencias de la República y Pdvsa.
En el caso del sector salud el presupuesto sumó 9,6 millardos de dólares: 30% menos de las obligaciones del Gobierno en deuda total calculada en dólares.
Al cierre de 2012 la deuda, que abarca la interna, externa, el Fondo Chino y las acreencias de Pdvsa, llegó a 201,4 millardos de dólares, según cifras oficiales. De ese total sólo en deuda interna (calculada en dólares a 4,30 bolívares por dólar) alcanzó 57,3 millardos de dólares; mientras que en la deuda externa de Pdvsa los compromisos suman 78,5 millardos de dólares. En el caso de la República los pasivos alcanzaron 43,5 millardos de dólares y en el Fondo Chino se adeudan 21,9 millardos de dólares, de acuerdo con números del Banco Central de Venezuela y del Ministerio de Planificación y Finanzas.
El peso del endeudamiento en el producto interno bruto es actualmente de 54 puntos del PIB, sin tomar en cuenta el costo por estatizaciones y otros compromisos no documentados. La cifra es superior a la que se registraba en 2011, cuando el peso sobre el PIB era de 43 puntos.

¿Cuántos bonos? La gran mayoría del endeudamiento externo de la República y de Pdvsa corresponde a emisiones de deuda que se han hecho en los últimos años. Hasta la fecha la petrolera ha emitido 17 papeles de distinta duración, entre los que se encuentra un papel -Pdvsa 2017- con dos versiones. El bono más costoso que ha tenido que lanzar la petrolera es el Pdvsa 2023, colocado en febrero de 2011 con un cupón de 12,75%, con el fin de obtener suficientes compradores para 1 millardo de dólares, que fue el monto total de la emisión. Cada año Pdvsa debe honrar sólo en tasas de interés 1,65 millardos de dólares.
La República ha emitido 19 papeles distintos por un monto de 39,5 millardos de dólares. El total que paga la nación en tasas de interés es de 3,5 millardos de dólares entre los años 2013 y 2038. El bono más costoso que ha lanzado la República es el Global 2018, con un cupón de 13,65%, por 1 millardo de dólares en febrero de 2003.

Cambio de política
En 2012 el Gabinete Económico cambió su política de endeudamiento ante el creciente peso que ganaban los compromisos en divisas sobre el presupuesto de la nación. Desde entonces decidió enfocarse en las emisiones de deuda interna en bolívares a través de los instrumentos denominados DPN, cuyo valor está por debajo de 20,1% de la inflación, pero que por lo menos permite drenar algo de la liquidez monetaria (cantidad de billetes y monedas en circulación más depósitos bancarios) que al cierre del 15 de febrero sumó 699,8 millardos de bolívares.
También ha puesto mucho más hincapié en renovar sus compromisos con la República China a través del Fondo Pesado y del fondo binacional que se pagan con envíos de petróleo y no con erogaciones de divisas.
Con la eliminación del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera, el Ejecutivo además desaparece la presión por alimentar un mercado de divisas que le obligaba a emitir o recomprar bonos cada cierto tiempo.