• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Padres eligen campamentos con pernocta  por falta de boletos aéreos

Niños en el Museo de los Niños en Caracas | Manuel Sardá

La demanda de planes vacacionales en el exterior acyó más de 50% | Manuel Sardá

Ofrecen seguridad con vigilancia privada, tienen planta eléctrica, tanque, ambulancia y médicos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La escasez de boletos aéreos y los altos precios para los destinos internacionales disponibles han contribuido a que la asistencia de niños y jóvenes a campamentos con pernocta se incremente 35% en comparación con el año pasado, dijeron directores de campamentos. Sin embargo, los planes vacacionales ida por vuelta registraron un descenso en la cantidad de campistas de entre 70% y 80%.

Horacio Gonzalez, director general de OhanaCamp, indicó que este año el proceso de inscripción fue a última hora. “Los padres nos mantuvieron a la expectativa. Llamaban para reservar pero nos advertían que estaban buscando boletos aéreos. En julio, una semana antes de comenzar el primer campamento acudieron a formalizar la inscripción”.

Este año, una semana cuesta 9.200 bolívares, pero en 2013 era 4.800 bolívares. A pesar de que el precio subió más de 90%, la participación supera a la del año pasado. De 890 niños y jóvenes de entre 5 y 14 años de edad que fueron a su hacienda en el estado Aragua, este año lo harán 1.200, dijo González.

Agregó que atiende a familias con poder adquisitivo que exigen comodidad, atención personalizada y la mayor seguridad para sus hijos. La hacienda está equipada con planta eléctrica, tanque de agua y personal de vigilancia. Además, están en contacto con la policía de la zona a través de radios.

Sus gastos en materiales, comida y seguridad aumentaron 70% este año. “Lo más difícil de conseguir son los alimentos, estamos ubicado a casi dos hora de Caracas y hay que traer todo”, afirmó

Marianela Delgado, madre de dos niñas, contó que su plan para estas vacaciones escolares era irse para Aruba dos semanas con sus hijas y su esposo, pero no consiguió boletos para agosto. Solo había para octubre y costaba 19.000 bolívares por persona. “Decidimos sacrificarnos y mandar a las niñas de campamento dos semanas para que no estén encerradas tanto tiempo en casa. Pagamos 36.800 por las dos, menos del precio de dos boletos”.

El director del campamento La Escondida, Alfredo Marturet, informó que la semana en su finca, en Barlovento, cuesta 12.500 bolívares, 123% más que el año pasado. Sin embargo, el precio incluye póliza de seguro, servicio médico y ambulancia.

Añadió que los padres son rigurosos con la seguridad por lo que ha incrementado la vigilancia privada. Ofrecen actividades novedosas a caballo, bicicleta montañera, cuerdas, tirolina. Además, siembra, ordeño, fumigación de ganado, kayak, kayakpolo, manualidades, tiro al blanco, arco y flecha que requieren de costosos materiales.

A Carlos Martínez, padre de 3 niños, le ocurrió algo similar a lo que le pasó a Marianela Delgado. El destino que había escogido para las vacaciones era Panamá, pero habría tenido que invertir 190.000 bolívares para adquirir 5 boletos. “El monto escapa de mi presupuesto. Optamos por posponer las vacaciones familiares para cuando cambié la situación del país. Enviaremos a los muchachos al campamento La Escondida que ya lo conocemos, pero solo una semana. Pagué 37.500 bolívares”, dijo.

En el Campamento La Encantada envían a los campistas a una hacienda que está ubicada entre El Junquito y La Colonia Tovar. Carolina Vereda, coordinadora, señaló que la semana cuesta 10.100 bolívares. Sin embargo, ofrecen descuentos para impulsar la participación. Si compran 3 semanas suma 26.800 bolívares y a los hermanos les restan 12%.


Ida por vuelta

Laura Palumbo, administradora y madre de dos niños de 8 y 10 años de edad, contó que aunque sale de vacaciones en agosto tiene que pagar un campamento a sus hijos porque son muchos días sin actividades para ellos. “El presupuesto familiar no alcanza para un mes de campamento. De 8.400 bolívares que pagaba por niño por 2 semanas, este año aumentó a 14.000 bolívares. Solo puedo pagar una semana, después veré que hago”, expresó.

El representante de OhanaCamp indicó que la semana de campamento ida por vuelta, sin pernocta, subió 66% y muchos padres han desistido de inscribir a sus hijos o han reducido el número de semanas. Calcula que este año  participarán 120 muchachos mientras que en 2013 fueron 600.

Mariah Corina Redondo, coordinadora general de DayCamPitos, coincidió con el director de OhanaCamp y aseguró que el número de campistas se redujo 35%.

Aunque la jornada va desde las 8:00 am hasta las 7:00 pm, incluye desayuno, almuerzo y merienda, combina: deportes; recreación infantil y actividades extremas, adaptadas para las diversas edades, a los padres no les cuadran las cuentas.

“La semana cuesta 7.930 bolívares, 61% más que en 2013, lo que está pegando en el bolsillo”.


Varados en el país

Algunos jóvenes que deseaban estudiar inglés o francés fuera del país, realizar actividades recreativas y conocer un destino foráneo se quedaron con las ganas.

Román Ocando, director de Extelarix Internacional, empresa que organiza campamentos para aprender idiomas en Canadá, Inglaterra o Estados Unidos afirmó que la demanda cayó más de 50% por la restricción en la venta de boletos aéreos.

Señaló que otra de las razones por las que ha descendido la participación de jóvenes en estos campamentos es que el Centro Nacional de Comercio Exterior no otorga divisas oficiales para estos programas y la devaluación del bolívar incrementó de manera exponencial el precio. 

Estudiar una semana en Canadá cuesta 1.200 dólares, 60.000 bolívares a tasa de cambio Sicad II, en Estados Unidos 1.500 y en Inglaterra 2.000 dólares. Aclaró que subió solo 5% en relación con 2013. El precio incluye programa académico, alojamiento, comida, paseos y excursiones. 


Cifras


1.100 bolívares cuesta una semana de fútbol en el Caracas Fútbol Club para niños y jóvenes de entre 4 y 19 años de edad. Son 2 horas diarias en el Cocodrilos Sports Park. 

6.500 bolívares es el precio de una semana del curso Mini-Cocineros La Pandilla Sabrosa, dirigido a niños a partir de los 5 años hasta los 15 años. Las clases son de 2:00 a 6:00 pm. 

1.500 bolívares cuesta una semana en el Banco del Libro con el programa de cuentos y aprendizajes para niños de 4 a 9 años de edad. Horario: 8:00 am a 12:00 m. 

4.500 es el precio del curso El Verano Fotográfico Digital que Roberto Mata preparó para niños de 10 y 17 años de edad. Horario: 9:00 am a 3:00 pm.

drodriguez@el-nacional.com