• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Orlando Camacho: “Pretendemos que se rompa el cochinito y se mueva la rueda”

“Somos nacionalistas y buscamos oportunidades”, señaló Orlando Camacho | Foto Manuel Sardá

“Somos nacionalistas y buscamos oportunidades”, señaló Orlando Camacho | Foto Manuel Sardá

El presidente de Fedeindustria afirma que las medidas económicas van en la dirección correcta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Fedeindustria, Orlando Camacho, respalda la creación del sistema de divisas complementarias, Dicom. Explica que para obtener dólares anteriormente se prefería vender a la tasa que aparece en Internet, pero ahora el nuevo mecanismo permite la participación de exportadores, sector turismo y socios privados de Petróleos de Venezuela, entre otros.

El gremio que preside agrupa a más de 3.500 afiliados a través de cámaras regionales y además cuenta con cámaras sectoriales. “Casi todas son empresas pequeñas y medianas familiares que han ido creciendo de generación en generación”.

Fedeindustria participa en el Conglomerado Nacional Industrial Petrolero, que busca elevar las capacidades de manufactura de productos dentro de la industria nacional para que sean vendidos a Pdvsa.

―¿No tienen temor de que Pdvsa también caiga en impago con ustedes?
—Hay un convenio en el CNIP que se llama Credialianza. A través de un sistema de financiamiento con la banca pública se le permite al empresario el pago oportuno. De esta manera, gana el industrial porque coloca un producto en bolívares, y gana Pdvsa que compra a un precio más económico y directo a la fábrica sin intermediarios. El fabricante puede planificar su procura y su producción. El sistema de financiamiento ayuda a las dos partes; es decir, al flujo de caja de Pdvsa y al flujo de caja del fabricante. Este último, por medio de Credialianza, introduce la factura en el Banco de Venezuela y a la semana la entidad le liquida la factura.

―¿No hay peligro de que alguna empresa sobrefacture para obtener los dólares en Dicom?
—El Dicom no es una tasa preferencial.

―Es una tasa que aumenta dentro de un sistema controlado.
—Pretendemos que la pequeña y mediana industria participe rompiendo el cochinito y así mover la rueda para usar la capacidad instalada.

―Es peligroso romper ese cochinito en una economía inflacionaria.
—Los industriales hemos tenido que traer siempre los ahorros para comprar materia prima. Lo más importante es el mercado. A veces hay que ir por debajo del costo para ganar mercado. Los empresarios son arriesgados.

―¿No temen que esta crisis también se los lleve por delante?
—Creemos que las medidas económicas van en la dirección correcta. Le tenemos más miedo a la competencia. Un mismo producto, con condiciones distintas, es difícil de vender. Nuestras empresas no vendieron por años, sino que les compraban. Ahora tenemos que salir a ofrecer los productos y exponer las bondades.

―¿Los cambió la crisis?
—La crisis nos mejoró como industriales. Yo veo a Venezuela con mayor calidad de oferentes y lo que tenemos que responder rápido es a los competidores internacionales y nacionales.

―Fedecámaras y sindicalistas independientes denunciaron en la Organización Internacional del Trabajo la destrucción de empleos y el cierre de empresas.
—Fedeindustria siempre ha participado en la OIT. Tenemos encuentros semanales en el Ministerio del Trabajo con el ministro Oswaldo Vera y vemos que se puede generar empleo bajo el actual esquema legal. Vemos que hay empresas que ven oportunidades desde otro punto de vista, buscan la invención.

―¿Cuál es la diferencia entre un empresario inscrito en Fedecámaras y Conindustria, y uno que pertenece a Fedeindustria?
—Somos nacionalistas, buscamos oportunidades y queremos contribuir a ser una Venezuela próspera.

―¿No se trata de oportunismo? ¿No es acaso un bozal de arepa estar tan cerca del gobierno?
—Somos independientes. Tenemos las mismas situaciones y creemos que debemos representar la institucionalidad y coadyuvar al Estado a buscar las soluciones. Fedeindustria es un gremio incluyente.