• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Obras residenciales expropiadas hace 4 años siguen inconclusas

Los vecinos de La Encantada se organizaron para solucionar los problemas con el complejo residencial

Los vecinos de La Encantada se organizaron para solucionar los problemas con el complejo residencial

Junta interventora tardó 2 años en protocolizar 265 apartamentos que tienen 3 tipos de tuberías sin anclaje en una columna y filtraciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A finales de octubre de 2010 el presidente Hugo Chávez ordenó la expropiación de seis desarrollos urbanísticos y la ocupación temporal de otros ocho en defensa de las familias que denunciaron la paralización de las obras, cobros ilegales de ajustes por inflación e incumplimiento de contratos por parte de las inmobiliarias.

“El Estado les garantiza sus apartamentos a las familias que han adquirido viviendas en los seis conjuntos residenciales expropiados y los ocho con medidas de ocupación temporal (…) el Estado asumirá la conclusión de los proyectos, y los recursos para ello provendrán, en parte, de la banca pública y privada”, dijo unos días después el ministro de Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina.

Sin embargo, cuatro años después las obras no han sido concluidas y los propietarios califican de negativa la intervención porque retrasó aun más la entrega de las viviendas.

“La junta interventora hace caso omiso a quienes supuestamente quieren proteger”, señaló Raniero Tassoni, coordinador del Frente Unido con Propiedad, una asociación civil en la que se organizaron los vecinos de La Encantada para resolver los problemas de su comunidad.

Raniero indicó que 75% de las variables urbanas del conjunto está por terminar. Faltan drenajes, torrentes, iluminación, vialidad, urbanismo y áreas verdes. A las obras, dependiendo de la urbanización, les faltan entre 75% y 30% por construir. La razón del retraso dicen es el cambio de junta interventora, falta de materiales y de recursos. Les trasladan la culpa al banco, la constructora, la urbanizadora y la junta.
 
Retrasos. María Da Roche, residente de la torre Uruyen Sur del Conjunto Auyantepuy, señaló que en 2008 comenzó a pagar la inicial fraccionada de su apartamento que le entregarían en 2010, pero fue tres años después cuando firmó. “Comencé a remodelar el apartamento antes de la protocolización. Estaba a punto de dar a luz y necesitaba mudarme lo más pronto posible. Como yo, muchos han hecho lo mismo”, expresó.

Reconoció que el edificio no debería contar con la habitabilidad, debido a las fallas de ingeniería y a los vicios ocultos de los apartamentos. “En una sola columna de la vivienda ubicaron las tuberías de aguas blancas, negras, y electricidad, y no están ancladas. Las paredes de la cocina tienen filtraciones. De los cuatro sótanos de estacionamiento, funciona uno. No hay caminerías, áreas verdes ni zonas de recreación para los niños.
Abundan los desechos de la construcción, vigas rotas y restos de materiales”.
Indicó que la junta interventora tardó 2 años en protocolizar 265 apartamentos. Los propietarios desesperados reciben los apartamentos sin puertas en las habitaciones ni vidrios en las ventanas y sin cilindro en la puerta principal, para ellos resolver las faltas.

Arturo López, otro residente de La Encantada, contó que están a la espera de la respuesta del Tribunal Supremo de Justicia sobre la demanda de nulidad de la resolución del ministerio de Vivienda y Hábitat que establece que los inmuebles de los urbanismos intervenidos o expropiados solo podrán ser vendidos a la Inmobiliaria Nacional S. A. durante los primeros cinco años desde la fecha de la protocolización del documento de venta.

El Dato

El precio de un apartamento en el Conjunto Auyantepuy fue 351.500 bolívares en 2008. Instalarle una cocina empotrada, dos clósets, la reja de la puerta principal y las de las ventanas requiere de una inversión de 700.000 bolívares aproximadamente en 2014. “Aunque el gobierno dice que hay que agradecerle que el inmueble se haya comprado a precio de 6 años atrás, el retraso en la entrega ha generado que la inflación encarezca su equipamiento y remodelación”, dijo Maria da Roche.