• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Negocian regresar Agroisleña a sus dueños

Castro Soteldo aseguró que Agropatria atiende a 420.000 productores | Foto: Archivo

Castro Soteldo aseguró que Agropatria atiende a 420.000 productores | Foto: Archivo

El próximo viernes el ministro Wilmar Castro Soteldo se reunirá con representantes de la empresa expropiada 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Wilmar Castro Soteldo, ministro de Producción Agrícola y Tierras, informó que están en un proceso de negociación para posiblemente devolver Agroisleña, empresa expropiada en 2010, a sus dueños originales.

En una entrevista en Globovisión, el funcionario declaró que el 5 de febrero se reunirá con directivos de la empresa y escucharán las propuestas que tienen. “Los representantes de la empresa solicitaron una reunión para negociar este litigio, vamos a ver qué oferta trae cada quien por su lado”, dijo.

Con la frase “ven a mí que tengo flor”, el presidente Hugo Chávez ordenó hace más de cinco años la toma de la empresa privada para crear luego Agropatria. Productores y dirigentes gremiales han denunciado que el cambio afectó la producción nacional porque aumentaron las trabas para adquirir semillas, fertilizantes y repuestos para maquinarias.

Castro Soteldo, sin embargo, aseveró que en los últimos años la empresa ha aumentado la cantidad de productores que atiende. “En 2005, 2008, antes de la ocupación forzosa que hizo el gobierno nacional, la empresa atendía a 114.000 productores y ahora atiende a 420.000 productores”, reiteró.

El grupo español Agroinsumos Iberoamericanos, accionista mayoritario de Agroisleña, difundió un comunicado el jueves en el que recordaron que luego de la toma del gobierno no han recibido ningún pago. Aseguraron que esperan que la compensación se dé, y afirmaron su “vocación de volver a contribuir con la producción agrícola venezolana”.

Revisan precios. Castro Soteldo también indicó que evalúan el aumento de precios de la carne y el pollo, que han solicitado productores. Añadió que buscan un precio “deseable” que incentive el trabajo en el campo, pero que sea “justo, adecuado y barato para el pueblo”.