• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Modelo socialista no atrae inversión en zonas especiales

Imagen referencial de divisas / AFP

Imagen referencial de divisas / AFP

Economistas afirman que las violaciones a la propiedad privada, el marco legal que rige país y el control cambiario no generan confianza a empresas extranjeras   

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace una semana se llevó a cabo el seminario internacional Zonas Especiales y de Desarrollo Estratégico de Venezuela: Un Modelo Revolucionario para la Economía, cuyo propósito fue debatir la creación de áreas especiales en el país e incentivar la inversión de capital extranjero, dijeron los representantes del gobierno que participaron.

El proyecto está incluido en la Ley de Regionalización Productiva de la Patria,  aprobada por el presidente Nicolás Maduro vía habilitante en noviembre de 2014 y en el que señalan como zonas especiales Paraguaná, en Falcón, y Ureña, en Táchira. Además de Puerto Cabello-Morón, en Carabobo, y la faja petrolífera del Orinoco.

La propuesta permitiría aumentar los ingresos en divisas, que se han visto  afectados por el derrumbe del precio del petróleo, el cual conduce a que el país reciba ahora menos de la mitad de dólares que en 2014. Sin embargo, especialistas concordaron en que en un contexto de recesión será muy difícil que tenga éxito. Más aun cuando el vicepresidente de la República, Jorge Arreaza, destacó que para entrar a las zonas las empresas deben adherirse al Plan de la Patria para profundizar el modelo económico.

“Las zonas no son viables por el modelo socialista y talante arbitrario del gobierno, que en lugar de atraer aleja a los inversionistas”, afirmó el director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas, Víctor Maldonado.

Agregó que en el país no está garantizado el derecho a la propiedad privada. Datos de Conindustria lo respaldan. Desde 2002 hasta octubre de 2014 (último disponible) hubo 1.315 intervenciones.

Los juicios que tiene abierto el país en cortes internacionales de arbitraje es otra señal que desmotiva la inversión foránea, añadió Maldonado. Cálculos de Ecoanalítica indican que el Estado adeuda 12,7 millardos de dólares a  empresas nacionalizadas.

Félix Arellano, profesor de la Universidad Central de Venezuela, coincidió con Maldonado. Indicó que en el país se han promulgado una serie de leyes que cercan la actividad industrial, de las que no estarán exentas las empresas que decidan invertir en el territorio nacional.  

 Arellano explicó que la naturaleza de las zonas económicas que se han emprendido en otros países es precisamente que ofrecen condiciones especiales. “China, por ejemplo, tiene áreas especiales muy exitosas porque da más derechos políticos  y libertades económicas a las empresas que participan”. 

En el más reciente reporte del Doing Bussines, elaborado por el Foro Económico Mundial, entre 189 países Venezuela ocupa el puesto 181 en la facilidad de hacer negocio. Según el informe, los principales obstáculos para invertir son la política cambiaria, la burocracia ineficiente, el marco legal (las leyes orgánicas de Precios Justos y del Trabajo) y la inflación.

Arellano opinó que la creación de las zonas es “un titular de periódico”, que solo sirve para transmitirle al país un mensaje de que se están tomando medidas. 

El economista Luis Oliveros, al igual que Arellano, cree que la propuesta no es más que propaganda del gobierno. Sobre la zona de la faja petrolífera del Orinoco sugirió que antes de traer nuevas inversiones hay que mejorar las condiciones de las empresas que ya están operando allí. “Hay proyectos de la faja cuyos costos de producción del barril están cercanos al precio actual del petróleo en el mercado. No están generando rentabilidad”. 

 En las regiones. Empresarios de Táchira y Carabobo expresaron que la propuesta puede reactivar el parque industrial de sus regiones, pero coinciden en que son necesarias ciertas condiciones para dinamizar la producción en las zonas.     

“En la frontera debe haber buena vialidad, servicios, un aeropuerto, que se levante el cierre nocturno para que la zona económica especial funcione como debe ser”, dijo Isabel Castillo, presidente de la Cámara de Comercio e Industria de San Antonio del Táchira.

Añadió que es imprescindible garantizar que los productores tendrán acceso a divisas para poder adquirir materia prima y producir de manera eficiente y oportuna. 

En Ureña el gobierno prevé desarrollar los sectores textil, calzado, talabartería, agrícola, automotor y metalmecánico. Para el 26 de diciembre estaba pautada una reunión entre el gobernador José Vielma Mora y empresarios para precisar detalles sobre cómo funcionará la zona, pero aún no se ha concretado. Sin embargo, en el seminario de Caracas Vielma Mora aseguró que en la entidad están preparados para exportar y atraer nuevas inversiones.

Los empresarios de Carabobo también solicitan que se amplíe la información sobre la zona económica que existirá en dos municipios del estado. “Es necesario identificar los espacios y terrenos donde se instalarán las empresas que califiquen para este tipo de iniciativa, también es preciso tener claridad sobre los incentivos que recibirán”, expresó el presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Cabello, José Manuel Rodríguez.

Aseguró que recibieron de buena manera la creación del área entre Morón y Puerto Cabello, pero agregó que el anuncio es el mismo que se hizo entre marzo y abril del año pasado, del que luego no tuvieron más detalles.

Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecámaras-Carabobo, reiteró que es un anuncio viejo. “Los países toman este tipo de decisiones para estimular la producción en esas zonas, donde hay condiciones favorables. Hay que ver cuáles serán las medidas de tipo fiscal, de vialidad, de divisas y la vocación a la que estará dirigida la zona”, dijo Del Vescovo.

Lo deteriorado del sistema económico desestimula la producción. “Una zona de este tipo aislada no resolverá el problema”, afirmó. 

Exportaciones en duda. El vicepresidente de Planificación y Conocimiento, Ricardo Menéndez, explicó en el seminario de las zonas especiales y de desarrollo estratégico de Venezuela, realizado la semana pasada, que las empresas que vengan a invertir en el país no solo contribuirán a cubrir la demanda nacional, sino también a incrementar los niveles de exportación.

En la Gaceta Oficial 40554 se establecen incluso incentivos para las empresas que logren exportar elevados niveles de su producción, entre los beneficios está la exoneración del pago del impuesto sobre la renta. Sin embargo, los economistas son menos optimistas con el tema de que las empresas logren exportar, por las mismas condiciones que afectan la producción nacional.

El economista Luis Oliveros dijo que las políticas del gobierno han llevado a que las exportaciones del país cayeran en más de la mitad desde que Hugo Chávez asumió el poder. “En 1998 las ventas no petroleras llegaron a 5,5 millardos de dólares, la proyección al  cierre de 2014 es de menos de 3 millardos de dólares, aun por debajo de 2013 cuando fueron 3,3 millardos”.Oliveros recordó que el año pasado el gobierno cambio varias condiciones para generar incentivos y aun así no logró que las divisas que entran al país por este concepto aumentaran.

“A las empresas les permitieron vender dólares en el Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, Sicad II, y les incrementaron el porcentaje de las divisas que podían quedarse. A pesar de eso las exportaciones cayeron. Eso deja claro que el aparato productivo nacional no está generando lo suficiente”.

Las cifras: 

  • 6 millones de prendas de vestir pueden elaborar al mes las empresas en la zona Ureña-San Antonio, en Táchira, afirmó el gobernador de la entidad José Gregorio Vielma Mora. 
  • 60%descendieron las exportaciones no petroleras entre 1998 y el tercer trimestre de 2014, según data oficial. 
  • 180 empresas participaron en el seminario de las zonas económicas celebrado la semana pasada. 130 nacionales y 50 extranjeras. 
  • 1.315violaciones a la propiedad privada hubo entre 2002 y octubre de 20144, según Ecoanalítica. 
  • 30 millardos de dólares en promedio es lo que dejará de recibir el país por la caída del precio del petróleo