• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Militares reciben empresas básicas con baja producción

Insuficiencia de insumos y repuestos, combinada con la obsolescencia tecnológica, es la principal debilidad de la industria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Baja producción, incremento de las pérdidas y de la nómina es el común denominador de las empresas que ahora reciben los militares designados por el Gobierno para administrar Sidor, CVG Venalum y la Corporación Venezolana de Guayana.

En Gaceta Oficial 40159 se publicaron los nombramientos de Ángel Bautista Marcano al frente de la Corporación Nacional del Aluminio, de Justo Noguera en la Corporación Siderúrgica de Venezuela, de Carlos Osorio en CVG, de Euclídes Campo en CVG Venalum y de Iván Hernández en Ferrominera Orinoco.

Sidor y Venalum han tenido una caída sostenida en los niveles de producción, aunque por causas distintas.

Al cierre de 2012 la siderúrgica cerró el ejercicio fiscal con una producción de 1,7 millones de toneladas de acero, 39% de lo que llegó a producir en 2007 cuando era administrada por la transnacional argentina Ternium.

De acuerdo con la Memoria y Cuenta del Ministerio de Industrias de 2012, Sidor tuvo que afrontar -entre las limitaciones­ el incremento en la nómina, la regulación de los precios de venta de cabillas y hojalata al mercado nacional en 30% por debajo al costo de producción, así como una ejecución del programa de inversiones de sólo 8%.

Las pérdidas superaron en 43% las registradas en 2011 y se ubicaron en 3,16 millardos de bolívares.

En el sector aluminio, CVG Venalum redujo la mitad de sus celdas operativas en diciembre de 2009 para contribuir con el programa de emergencia eléctrica dictado por el Ejecutivo. Después de la desincorporación de más de 50% de las celdas, la conjugación de falta de insumos y conflictos laborales hizo más crítica la producción, generando que en el primer trimestre de 2012 la capacidad operativa cayera a 20%.

En el informe de gestión del Ministerio de Industrias se destaca que las pérdidas de la reductora se duplicaron en un año, aumentando los costos de producción en 52%.

A diferencia de otras empresas del sector, Venalum registraba cifras azules hasta 2008.

No escapa de un escenario similar Ferrominera Orinoco, que ahora con Iván Hernández, un profesional con 27 años de servicio en la industria del hierro y que presidía la briquetera Comsigua desde 2009 cuando fue estatizada.

FMO logró recuperarse de la crisis mundial del hierro, pero el principal obstáculo en la gestión ha estado en la baja disponibilidad de insumos y repuestos.

Aunque incrementó la producción en 1% en comparación con 2011, produce a 73% de su capacidad instalada. Actualmente la planta de pellas está paralizada por una falla en un transformador, lo que ha obligado a Sidor a cargar con todo el suministro de materia prima al sector briquetero.

Reclamos en puerta. En todo el sector está pendiente la discusión de las cláusulas económicas de los contratos colectivos, tras cuatro y cinco años de mora en el caso del sector aluminio, así como el pago de los pasivos laborales para lo cual se estima un monto superior a 4 millardos de bolívares.

La Central Bolivariana de Trabajadores informó que la cuantificación de los pasivos había sido entregada al Ejecutivo en 2012, y en el segundo semestre el presidente Hugo Chávez no descartó que la deuda pudiese ser cancelada con bonos Petrorinoco.