• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Mercado de Valencia se quedó sin mercancía luego de inspección

Muchos frigoríficos y expendios de pollo no tienen productos que ofrecer | Foto Tibisay Romero

Muchos frigoríficos y expendios de pollo no tienen productos que ofrecer | Foto Tibisay Romero

Los comerciantes le piden al gobierno que les suministre productos regulados para cumplir con lo que establece la Ley de Precios Justos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dueños y encargados de negocios de frigoríficos y ventas de productos lácteos en el Mercado Periférico La Candelaria en Valencia están a la espera de que el gobierno les suministre carne, pollo, cerdo, quesos y huevos a precios regulados para cumplir con lo que establece la Ley de Precios Justos. Sin embargo, aún no han recibido mercancía.

Informaron que hace 20 días fiscales de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos y guardias nacionales los obligaron a vender las carnes y quesos a precios controlados, a pesar de que mostraron las facturas que certificaban que la mercancía había sido adquirida a un precio muy superior.

Humberto Flores, presidente de la Asociación de Expendedores del Mercado Periférico La Candelaria, afirmó que no están en desacuerdo con las fiscalizaciones, pero esperan que las solicitudes de despacho de mercancías para poder vender a precios regulados se concreten. Añadió que han llevado comunicaciones a varias instancias, incluso al presidente Nicolás Maduro en Miraflores, y hasta ahora siguen sin respuesta.

“Después de la inspección nadie ha venido al mercado. Hay 1.500 padres de familia que sufren por falta de trabajo. Nadie nos abastece de productos regulados”, reiteró Flores.

Muchos frigoríficos y expendios de pollo no tienen productos que ofrecer, mientras que otros trabajan con muy bajos inventarios. “Nos exigieron vender la carne en 250 bolívares el kilo y estamos comprando el toro con hueso y pellejo entre 540 y  600 bolívares cada kilo en canal. Al sacarle el hueso y las sobras se pierden casi 30 kilos, por lo que se hace muy difícil trabajar así y nadie quiere vender a pérdida”, señaló el dueño de un establecimiento que pidió no mencionar su nombre.

Consumidores se quejaron y aseguraron que luego de la fiscalización pareciera que la escasez empeora. “Los funcionarios dijeron que iban a supervisar los frigoríficos en las calles cercanas y si eso pasa, y obligan a vender todo a precio muy barato, lo que viene después es más escasez”, afirmó Carmen Centeno, que buscaba pollo y carne para comprar.