• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Medicinas ilícitas se venden en kioscos y gasolineras

La Cámara Venezolana de Medicamentos advierte que el contrabando y robo incide en las fallas de inventarios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El contrabando y robo de medicamentos es difícil de cuantificar en unidades y bolívares, pero representan un porcentaje inmenso en el mercado farmacéutico que genera fallas importantes de inventario, señaló la directora de Asuntos Técnicos de la Cámara Venezolana de Medicamentos, Mercedes Santana.

Las medicinas ilícitas se comercializan en establecimientos no autorizados por el Ministerio de Salud y sin el correspondiente permiso sanitario, principalmente en kioscos, peluquerías, tiendas de hoteles, bombas de gasolina, buhoneros y el mercado de Quinta Crespo, advirtió.

Agregó que el ilícito de medicamentos es un problema de salud pública porque limita el acceso de los pacientes al tratamiento que le prescribe el médico y pone en riesgo su vida.

Puntualizó que el delito se produce de dos maneras. El contrabando de extracción, cuando los productos salen de Venezuela hacia otros países o de importación, cuando vienen de otras naciones.

La extracción tiene origen en los robos y hurtos que ocurren en el país. Según las últimas cifras de Caveme, entre 2009 y 2010 se contaron 58 robos en carreteras, que totalizaron 18.379.243 bolívares, y afectó 11 laboratorios. La zona de mayor incidencia de estos delitos fue oriente, donde ocurrieron 13 casos que perjudicaron 5 empresas y significaron pérdidas de 8.500.000 bolívares.

El contrabando de importación llega por caminos diferentes a los de la cadena formal, y los medicamentos los comercializan empresas de maletín. Los fármacos se identifican porque no tienen registro sanitario y pudiesen ser falsificados o estar adulterados, expresó.

Santana refirió que el delito se produce con los remedios de muy bajo costo, con precio regulado, pero también con los de alto costo que extraen del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y lo venden a otros países, generalmente a Colombia e islas del Caribe.

"Mercadean medicamentos que al salir de la cadena formal de comercialización escapan de las prácticas y control de calidad determinadas por las autoridades sanitarias, y pueden convertirse en productos deteriorados o degradados que afectan la salud de los pacientes", enfatizó.

Cálculo difícil. La directora de Caveme denunció que el contrabando de medicamentos trae consecuencias al Estado porque tiene que hacer más inversiones en salud para cubrir las pérdidas de medicamentos.

Los fabricantes y distribuidores también son afectados por las cuantiosas pérdidas económicas y por las fallas de inventario que se generan en el mercado, que no se pueden reponer rápidamente. Dijo que cuando se recupera un lote es destruido, no se vuelve a comercializar.

Destacó que el más perjudicado es el paciente, que debe afrontar problemas de acceso al medicamento cuando los robos producen escasez, y no pueden obtener un tratamiento completo.

Isabel Castillo, de la Cámara de Comercio de San Antonio, reconoció: "La gente viene y los pasa poco a poco si es que los va a llevar para comercializar. Ahora tengo entendido que las personas los llevan para consumo personal. No he observado que trasladen los medicamentos al vecino país en grandes cargamentos. Ahora de que si se ven las medicinas de Venezuela allá en Cúcuta, sí es verdad".

Santana precisó que el contrabando es un negocio, compran fármacos a bajo costo o se los roban y obtienen ganancias incalculables cuando los expenden. Es difícil medir el ilícito de extracción, el que lo puede determinar es el país que lo recibe cuando se produce el decomiso. En Venezuela lo que podemos hacer es denunciar el robo, indicó.