• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Mayoría de organismos públicos no ha pagado alza salarial de 10%

Bolívares / AFP

Bolívares / AFP

Tampoco ha sido ajustado el ticket alimentación a la nueva unidad tributaria, informó el sindicalista Antonio Suárez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:



El grueso de los organismos de la administración pública central y descentralizada no ha cancelado el aumento de 10% correspondiente al salario mínimo vigente desde el 6 de enero pasado, dijo Antonio Suárez, directivo de la Federación Unitaria Nacional de Empleados Públicos.

El dirigente de Fedeunep refirió que tal atraso afecta a un porcentaje importante de los 2,3 millones de trabajadores activos, además de los jubilados y el personal contratado. Con el incremento, el nuevo salario mínimo quedó en 3.143 bolívares mensuales.

El dirigente indicó que muchos organismos tampoco han ajustado el ticket alimentación con la nueva unidad tributaria, que pasó de 107 a 127 bolívares a partir del 19 del presente mes, lo que compromete aún más el poder adquisitivo del ingreso de los empleados públicos, ya devaluado por la inflación.

Suárez insistió en la necesidad de que el Ejecutivo cambie el tabulador de sueldos la administración pública, donde el primer emolumento de la escala es el salario mínimo, lo cual ha ocasionado la situación en que muchos empleados técnicos universitarios (TSU) y con años de servicio perciban este ingreso.

Otra materia pendiente es el contrato marco del sector público vencido hace ocho años, cuya negociación ha enfrentado múltiples trabas por parte del Ministerio del Trabajo. “La mora electoral de las federaciones no puede ser la excusa para no sentarse a negociar y por eso proponemos discutir con los sindicatos de base legitimados tal como se hizo en el anterior contrato”, sostuvo el sindicalista.

El representante de Fedeunep dijo que celebran las recientes firmas de las convenciones colectivas de empresas del Estado como Pdvsa, Metro y Cantv, las cuales benefician a 200.000 trabajadores. Sin embargo, advierte que eso plantea una situación de inequidad contra los empleados públicos que esperan desde 2006 por su contrato.