• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Mayores de 40 años tienen opciones limitadas de empleo

Trabajadores afirman que la improductividad de la industria pública no se debe al ausentismo | Foto Omar Véliz / Archivo

Foto: Omar Veliz

La población económicamente activa de Venezuela es muy joven, por lo que un trabajador después de la cuarentena es considerado viejo y le es difícil reinsertarse en un mercado con una baja oferta, señaló el experto Rolando Díaz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Los últimos dos años he metido papeles en varias empresas y no he conseguido trabajo. Mientras tanto, sobrevivo haciendo carreras con mi carro y de uno que otro plano que me encarguen por contrato”, contó José Antonio Pérez, ingeniero civil de 45 años de edad. Hace tres años fue despedido debido a una reducción de personal en la compañía constructora donde laboró por más de una década.

El caso de Pérez no es el único. Rolando Díaz, asesor laboral de instituciones nacionales e internacionales, afirmó que 70% del segmento de los trabajadores con más 40 años de edad y que perdieron el empleo en el sector formal se les cierran la oportunidades de reinserción laboral porque los empleadores optan por contratar a los de menos edad. “La población económicamente activa de Venezuela es muy joven”, dijo.

Explicó que la situación se complica porque el mercado laboral se ha contraído como consecuencia de la crisis económica y la caída de la producción, lo que ha generado una menor oferta de los empleos en la industria y más profundamente en la mediana y pequeña empresa.

Maryolga Girán, asesora legal de Conindustria, indicó que el problema fundamental es que la demanda de empleo supera con creces la oferta y los aspirantes mayores de 40 años tienen mínimas oportunidad. Agregó que solo cuando se trata de la búsqueda de talento, con experiencia, conocimiento y formación académica profunda, las empresas emplean a partir de los 40 años, pero la oferta de esas vacantes son muy pocas.

Gabriel Ernesto Calleja, abogado laboral y asesor de empresas e industrias en Carabobo, dijo que las oportunidades para los trabajadores adultos está muy cerrada, excepto en las áreas de recursos humanos, laboral e institucional porque tienen experiencia pragmática para tratar con las autoridades e instituciones estatales.

“En el campo tecnológico los empleadores se inclinan por los profesionales universitarios recién graduados y jóvenes”, añadió. El alto contenido punible de la  Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, Lopcymat, lleva a los empleadores a contratar a los jóvenes en lugar de los trabajadores mayores de 40 años, más propensos a enfermedades, sobre todo, ocupacionales, refirió.

En Europa (Alemania, Francia, España, Reino Unido, entre otros) Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) y Uruguay la población económicamente activa es más adulta y a los trabajadores que pasan de 40 años no se les considera viejos y están en la plenitud productiva.

Por eso, en Europa la edad para la jubilación son 66 años y las pensiones de vejez más bajas son de 800 a 1.200 euros mensuales, indicó Díaz. Agregó que la condición de una población económicamente activa joven hace que en Venezuela las edades para optar a una pensión, equivalente a un salario básico, sean a partir de los 55 años las mujeres y 60 años los hombres.

Se busca trabajo. “Mi esposo dejó de trabajar a los 42 años. Es soldador pero se cansó de esperar en los portones de las obras para que lo contrataran. Así que decidió quedarse en casa cuidando a los nietos mientras yo trabajo”, contó María Rodríguez..

La imposibilidad de volver a encontrar empleo formal después de los 40 años, apuntó Díaz, afecta más a la gente de los sectores populares -aunque con la crisis la situación también se presenta en los sectores medios-, lo que lleva a desempeñarse en la economía informal, quedarse inactivo en casa o vivir de alguna que otra misión del Estado.

Una fuente de una empresa de empleo, que pidió no mencionar su nombre, señaló que en los requerimientos de profesionales bilingües para cargos de supervisión, dirección y gerencia, los clientes piden que los aspirantes tengan de 40 a 50 años de edad, pero la plaza es cubierta enseguida que sale el aviso a la calle. “Para las otras ofertas generalmente piden entre 22 y 35 años”.

En una revisión de los anuncios del 11 de junio de páginas web sobre oportunidades de empleo, se observó que en la mayoría los empleadores tenían preferencia por las personas con menos de 40 años. Por ejemplo, para los operarios de máquinas de coser establecen entre 18 y 22 años; entre 25 y 35 años para secretarias, cajeros y oficinistas, y los promotores de 25 a 35 años.

“Tengo 45 años y soy enfermera. Dejé de trabajar por una emergencia familiar a los 38 años de edad y me ha costado mucho conseguir empleo. En las clínicas y hospitales públicos me reciben el currículum, pero me advierten que están solicitando gente más joven o recién graduada”, dijo Eloína Rivas.

Rolando Díaz afirmó que el gobierno no tiene un programa de reinserción laboral para los trabajadores que sobrepasan la cuarentena, con el agravante de que la opción de una pensión está a la vuelta de 15 años en las mujeres y 20 años en los hombres, siempre y cuando hayan cancelado al Seguro Social 720 cotizaciones semanales.


Cifras:

14 millones de trabajadores alcanzó la población económicamente activa en abril, según el Instituto Nacional de Estadística

1,5 millones de personas era la población inactiva en edades comprendidas entre 45 y  64 años, de acuerdo con los datos del INE