• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Maduro afronta reto de resolver incumplimientos con China

Será prioridad la agenda económica con China para profundizar los acuerdos | Cortesía Prensa Miraflores

Será prioridad la agenda económica con China para profundizar los acuerdos | Cortesía Prensa Miraflores

El banco de desarrollo del país asiático exige mecanismo de contabilidad más estricto en el uso de los préstamos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El fallecimiento del presidente Hugo Chávez no tuvo mayores efectos en los precios en el mercado petrolero mundial, sobre todo en occidente, pero en el continente asiático hubo ligeras alzas en la cotización de un combustible como el fuel oil. El motivo se debe a las dudas que existen con respecto a los suministros del producto a China por parte de Petróleos de Venezuela.
La cotización de fuel oil en ese país registró un alza en yuanes equivalente a 72 centavos de dólar entre el 1° y 8 de marzo. Eso revirtió el descenso que había tenido el precio del derivado del petróleo a finales de febrero,  ocasionado por una reducción en la demanda.
La incertidumbre no sólo obedece a las dudas que la desaparición de Chávez genera en las relaciones con Pekín, sino también a los problemas de refinación que afronta Pdvsa tras el accidente en Amuay y la reciente negativa de las autoridades chinas de aprobar un nuevo financiamiento al Gobierno venezolano, que se paga mediante suministro de crudo y fuel oil.
 “Diplomáticos chinos en Venezuela han dicho que el BDC (Banco de Desarrollo de China) rechazó la petición de nuevas facilidades de crédito”, informó un reporte de Petroleum Argus en febrero. “Es poco probable que el BDC conceda 4 millardos de dólares, que se están buscando, hasta que haya una contabilidad más fuerte sobre cómo Caracas gasta el dinero de China”, añade la publicación con sede en Londres.
El informe explica que el dinero forma parte de lo que se negoció a finales de 2012, cuando representantes del Ejecutivo venezolano estuvieron en Pekín para renovar el financiamiento vigente desde 2007. También reitera que el Gobierno sí solicitó al BDC un préstamo de 15 millardos de dólares, pese a que Venezuela lo niega.
Tras la desaparición de Chávez, aparecen diferentes informaciones que advierten sobre los desafíos de corto plazo que afrontan las relaciones económicas entre China y Venezuela, de allí que se considere como una prioridad para el Gobierno, ahora formalmente representado por Nicolás Maduro.
“El jefe del consejo de supervisión del Banco de Desarrollo de China, Yao Zhongmin, dijo en Pekín que los préstamos de Venezuela conllevan riesgos, por lo que el banco tiene un plan de contingencia”, señalan reportes difundidos la semana pasada que citan declaraciones del funcionario de la institución a la agencia Bloomberg.
Los representantes del BDC desde septiembre 2011 han criticado la ejecución de los préstamos a los técnicos del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, Bandes, que funge como el organismo receptor del financiamiento. Incluso, el presidente de la institución financiera china, Chen Yuan, entregó a Chávez hace año y medio un informe con los retrasos en las obras y las recomendaciones para un mejor uso de los créditos.
El ministro de Petróleo y Minería y presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, declaró a principios de febrero que en breve plazo viajaría a China en compañía del ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, pero el traslado de Chávez de La Habana a Caracas y las complicaciones de salud del mandatario postergaron el encuentro.
No obstante, se hizo una nueva gestión y el ministro de Relaciones Exteriores, Elías Jaua, estuvo en Pekín donde se reunió con su homólogo chino, Yang Jiechi, y con Yu Zhengsheng, uno de los líderes del Partido Comunista de China; sin embargo, fuentes vinculadas al Bandes indican que Jaua regresó a Venezuela sin tener una respuesta concreta de nuevos desembolsos.

Metas inconclusas. Las quejas del Gobierno chino no se limitan sólo a que no exista control en la utilización del dinero que le entrega al Bandes, sino también a la indefinición en los gastos de capital que debe asumir Pdvsa en proyectos conjuntos principalmente con la CNPC (Compañía Nacional de Petróleo de China) y Sinopec en las empresas mixtas de Sinovensa para la producción de 110.000 barriles diarios de crudo mejorado, Petrourica donde se esperan 450.000 barriles al día de crudo extrapesado y en el bloque Junín 4 de la faja del Orinoco donde se extraer 200.000 barriles diarios.
Otra de las objeciones de Pekín se refiere a los incumplimientos de aumento de producción por parte de la estatal toda vez que en 2007, cuando se gestionó el acuerdo con el BDC, hubo el compromiso que aumentaría 800.000 barriles diarios entre ese año y 2012.
Los representantes de Pdvsa han argumentado que la meta no se pudo cumplir debido a los recortes de producción que realizó Venezuela como miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en la segunda mitad de 2008, y que se mantiene el sistema de cuotas de la OPEP.